Ola de calor también tiene seco al embalse de la Salvajina

Septiembre 27, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Embalse de Salvajina se encuentra al 27 % de su capacidad lo que garantiza agua para Cali hasta este diciembre. Lluvias bajarán hasta 50 % por Fenómeno del Niño.

[[nid:467695;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/09/embalse-salvajina-nivel.jpg;full;{Se puede observar cómo el verano redujo dramáticamente el nivel de la represa dejando a la vista extensas playas. Al fondo el dique da cuenta de la falta de agua. Su nivel de agua solo garantizaría el suministro para Cali hasta diciembre. Fotos: Oswaldo Páez | El País}]]

Los  niveles del embalse de Salvajina,  que regula el agua  del río Cauca, del cual se abastecen el 75 % de los caleños,  no son los mejores.  La represa se encontraba el viernes en el  27 % de su capacidad total, lo que garantizaría el suministro del vital líquido para Cali solo hasta diciembre. Lea también: ¿Se avecina un racionamiento de agua en Cali?

Quienes habitan cerca del embalse dicen que hace  meses no llueve. “Desde julio no vemos una gota de lluvia y al embalse, desde el  río Cauca arriba,  entra solo agua con arena y barro que no sirve para nada. Cada día el agua en Salvajina es más poca”, comenta Carlos Alberto Ambuila, lanchero que transporta a la comunidad por este embalse desde hace 20 años.  

La CVC y Emcali tienen centradas sus esperanzas en que los niveles aumenten en los próximos dos meses con las lluvias, pero los pronósticos del Ideam no son alentadores. Lloverá, pero no lo esperado,  debido al Fenómeno del Niño. 

 “Hemos registrado con preocupación  que los niveles del río Cauca han venido disminuyendo por efectos del verano. En ese sentido los caudales promedios en estos meses eran  de 40 metros cúbicos por segundo entrando al embalse, hoy registramos 25 metros cúbicos”, explica Rubén Darío Materón, director de la CVC.

Con las lluvias del  próximo  trimestre se espera   mantener el volumen del embalse,  garantizando las descargas de Salvajina al río Cauca para afrontar  los primeros tres meses del 2016, “que serán meses con déficit de agua... pero las  precipitaciones estarán, según el Ideam, por debajo del 50 % del promedio histórico”. 

Materón proyecta que los ríos tributarios, que también surten de agua al Cauca, ayuden para aumentar los niveles en la Bocatoma en Cali. 

 “En Juanchito tenemos que garantizar que lleguen 100 metros cúbicos porque si llegan 40 0 60  la bocatoma no puede captar el agua y entonces hay problema, por eso  estamos manejando la llave en Salvajina: Ábrala aquí para que el caudal que llegue abajo sume con  los ríos  tributarios”.

No obstante y el panorama, el Director de la CVC  es optimista y dice  que garantizarán  los caudales del  Cauca hasta el primer trimestre del 2016.

Abajo, en la zona plana, en la bocatoma de Puerto Mallarino, las mediciones son claras. Se necesita que el río Cauca tenga un nivel de 2,5 metros. Por ahora está en un promedio de 3 metros.

“Yo creo que Salvajina es una de las represas con los niveles más bajos del país porque le han sacado jugo con la generación de energía hídrica y se olvidaron del río y la comunidad”,  explica Hugo Salazar Jaramillo, presidente de la junta directiva de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Acodal.

Para Inés Restrepo, investigadora del Grupo de Gestión Integrada del Recurso Hídrico de Cinara,  la ciudad no se quedará sin agua, pero sí tendrá una serie de problemas. “Vamos a tener periodos secos donde se concentre la contaminación y habrá que suspender por horas el servicio”.

[[nid:467691;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/09/grafico-caudal-rio-cauca.jpg;full;{}]]

En la gerencia de acueducto de Emcali, tienen claro que “esta es la crisis de agua más grave que vive Cali  desde 1948”, no solo por los caudales del Cauca, sino de otros ríos como Pance, Cali y Meléndez desde los  que se surten otras plantas de tratamiento.   

“Se espera en los próximos meses unas lluvias moderadas que te ayudan, pero no te recuperan las cuencas. Van a mejorar, pero no lo que se necesita”, advierte Julián Lora, gerente de Acueducto de Emcali.

El funcionario explica  que el plan b, en caso de que los niveles del Cauca no sean los mejores, son lo pozos profundos de Aguablanca y algunas obras previstas en la bocatoma.

“También, antes de culminar el año tendremos los tanques de Nápoles  y ya están operando los tanques de La Campiña, que se construyeron precisamente para las épocas de escasez”,  comenta Lora. 

Eduardo Arbeláez, jefe del Departamento de Planeación de Acueducto y Alcantarillado de Emcali, precisa que actualmente se está considerando, junto con la CVC la posibilidad de construir unos espolones (pequeños muros)  en el río Cauca, en el sector de la bocatoma, para encauzar  los caudales del río y poder extraer el vital líquido.  

“Estos espolones  harán que la línea de flujo del río se desvíe un poco buscando la bocatoma, es decir, conducir la corriente  de agua directo a la planta. Eso no requiere de muchos cálculos ni recursos”, explica. 

Construir estos  espolones con escombros bien cimentados es una de las alternativas que se manejan. “Eso lo edificaríamos a corto plazo”,  complementa Arbeláez.     

Para algunos sectores y veedores de servicios públicos de Cali los bajos niveles del  río Cauca y otros afluentes se notan  a través de los constantes cortes del servicio. 

“Nos están haciendo un  racionamiento de agua camuflado. A los usuarios de la ladera les cortan el agua día de por medio  y apoyan el servicio con carrotanques. En la zona baja los cortes de acueducto   son frecuentes y eso sin hablar de las bajas presiones en la zona del centro”, sostiene José Grimaldo, veedor de  servicios públicos de Emcali. 

El gerente Lora  precisa que el 80 % de Cali   recibe  el suministro de agua de manera ininterrumpida las 24 horas del día. “Hemos tenido suspensiones en las comunas 1, 18 y 20. En algunas ocasiones en la Comuna 3 (centro de la ciudad). Lo que quiero dejar claro es que  no hay racionamiento de agua. Aquí lo que hemos hecho es un esfuerzo enorme para garantizar el servicio de agua y estar al frente de  este problema ”.

El otro mal del Cauca  Las cargas contaminantes   del canal sur que desembocan justo antes de la bocatoma de Puerto Mallarino, en el río Cauca,  son otros de los cuestionamientos frecuentes.  Según  Emcali   ya realizan un plan para canalizar estas aguas, pero necesitan del control, por parte del Dagma,  de las aguas servidas de asentamientos de desarrollo incompleto.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad