"Ocho mil estudiantes de cobertura no están en los colegios": Secretario de Educación de Cali

"Ocho mil estudiantes de cobertura no están en los colegios": Secretario de Educación de Cali

Agosto 14, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Ruiz G. | Reportera de El País

Édgar Polanco, secretario de Educación de Cali, aseguró que hay ocho mil niños cubiertos con la ampliación de cobertura que no aparecen.

El secretario de Educación, Édgar Polanco, dijo que con ‘niños invisibles’ colegios buscan evitar perder recursos de contratación.

Ante la polémica desatada por denuncias sobre contratación del programa de Ampliación de Cobertura Educativa, el secretario del ramo, Édgar Polanco, reveló que ocho mil niños cubiertos bajo esta modalidad no aparecen.Dijo, además, que algunas instituciones están utilizando ‘niños invisibles’ para garantizar el pago de lo contratado, poniendo en jaque a la matricula oficial.¿Qué es lo que está pasando de fondo con la contratación de la ampliación de cobertura?Lo que pasa es que los colegios de cobertura atienden a un número determinado de niños. Sin embargo, no todos quedan registrados en el sistema de matricula del Ministerio de Educación. Los que no se registran son los que yo llamo los ‘niños invisibles’.¿Y cómo funciona?Supongamos que la Secretaría de Educación contrata la cobertura con un colegio para cien estudiantes, pero al inicio del año lectivo solo llegan 85. Entonces el colegio le dice a la Secretaría: permítame reponer los 15 estudiantes que faltan (esto, para cobrar por cien cupos completos). Ellos los reemplazan con otros estudiantes. Pero ese grupo de estudiantes que fueron reemplazados, conforme avanza el año, no los suben al sistema de matrícula, entonces, al final del año, cuando el Ministerio de Educación adelanta una auditoría censal, encuentra más niños en las aulas que los que hay registrados.Entonces, ¿es como una lista paralela de estudiantes?Sí. son niños que tienen en las aulas, pero que son invisibles por eso, porque no aparecen ni en la matrícula del Ministerio ni de la Secretaría, pero que luego presentan para que los subsidios sean validados y así aseguran los recursos de la cobertura e incrementan su cupo de estudiantes.¿Y eso cómo afecta al sistema educativo?Si no se establecen precisos límites a la ampliación de la cobertura puede verse en riesgo la matrícula oficial, como ha venido ocurriendo. Eso conllevaría entonces a la necesidad de suprimir planta de docentes, lo cual sería inaceptable en una ciudad que tiene déficit educativo. Históricamente, desde hace cinco años la matrícula oficial viene en decadencia. Hoy estamos en 172.000 estudiantes promedio, cuando en otra época llegamos a tener 184.000. Contrario a lo que ha pasado con la cobertura contratada, que ha tenido un aumento casi exponencial en la matrícula. De los 50.000 estudiantes con los que arrancó el 2003 se pasó a casi cien mil contratados hoy.¿Qué otras irregularidades se detectan en este proceso?Cuando vamos a ver quiénes son los niños presentados para validarles el subsidio, aparecen muchachos de 21 años para cursar sexto de bachillerato, estudiantes de colegios oficiales o que no pueden atenderse en aulas regulares porque necesitan metodologías flexibles y dichas instituciones no tienen esas metodologías. No podemos reconocerlos, porque incurriríamos en un ilegalidad. Tenemos reporte de uno de nuestros supervisores que se encontró con que cuando fue a revisar el censo de matrícula y a contar los estudiantes de un colegio, llegó un bus con 30 niños. Lo más curioso es que llegaron con uniforme de otro colegio, los bajaron y el dueño de la institución dijo que esos niños eran de ahí. Ya solicité ampliación del informe porque, de ser necesario, lo pongo en conocimiento de las autoridades porque eso es un intento de fraude.¿Qué más han encontrado?El informe de supervisión que tenemos a la fecha da cuenta de que el 7,3 % de estudiantes inicialmente contratados en cobertura no están en los colegios, estamos hablando de cerca de ocho mil muchachos. Por eso aplicamos el descuento por alumno ausente y esa es la rebaja de la que se están quejando algunas instituciones. Vienen a decirnos que les permitamos reemplazar esos estudiantes, pero yo les estoy diciendo que no. Eso lo que fomenta es que la deserción aumente, hoy esta es más alta que la de la matrícula oficial (que es del 5%).¿Quiénes son los que se están beneficiando con este manejo de la cobertura?Estamos hablando de cifras astronómicas, la contratación de cobertura es cercana a los $118 mil millones, eso significa que hay unos recursos importantísimos. Hay instituciones en las que fácilmente las cuentas de cobro son por $2000 millones o $3000 millones,. Por supuesto hay un interés económico muy fuerte especialmente en ciertas instituciones, porque no puedo decir que sean todas. Hay presión económica y política, sin duda.¿Y de dónde viene la presión política?Digamos que, de alguna manera, el Senador López (Alexander) ya tomó partido sobre el particular. A mí me sorprende que en unas declaraciones que dio a un medio de comunicación haya dicho que no entiende cómo o por qué se privilegian las nóminas de los docentes oficiales sobre la ampliación de cobertura contratada. En otras palabras, pensaría uno que entonces se prefiere que la nómina de docentes se desfinancie con tal de cumplir los compromisos económicos que tengamos con ese sector, lo que me parece una posición, si es política aceptable, pero que aquí no compartimos para nada. Afirma también que los recursos que llegan para el servicio educativo se han desviado o tomado otro rumbo. Yo siempre he tenido la imagen del Senador como un defensor de la educación pública y me parece que sus declaraciones son absolutamente infortunadas, porque lo que menos beneficia es ampliar una cobertura desmedida con una matricula oficial en declive, esto es llegar al riesgo de que no tengamos con qué pagarle a nuestros docentes. Nosotros reconocemos que hay fallas en la infraestructura educativa oficial, no estamos llegando a todos los sectores, pero el debate central debería ser cómo mejoramos la educación del sector oficial y cómo retenemos a nuestros estudiantes en el sistema, y no más en cuántos cupos me tocan o cuantos estudiantes me van a reconocer.¿Otras figuras políticas están generando esas mismas presiones?Hemos recibido observaciones concretamente del concejal Jhon Jairo Hoyos y Roy Alejandro Barreras. Ellos tendrán sus intereses y pactos políticos, los cuales, seguramente, estarán relacionados con las elecciones al Congreso, pero yo desconozco realmente las minucias que puedan tener esos acuerdos. Lo cierto es que ellos han hecho frente común como defensores del sector de la cobertura contratada. Yo no digo que no tengamos una situación de cobertura que atender, pero tampoco le han dado crédito o reconocimiento a lo que está haciendo esta Secretaría.Hemos sidos muy rigurosos en la supervisión de los estudiantes al punto de que hemos detectado un ausentismo del 7,3%.Entonces, ¿usted cree que hablar de cobertura se convirtió en un motivo para hacer campaña política?Siempre lo ha sido y es absolutamente un hecho. Son cien mil niños, o sea cien mil familias, y estamos hablando de un sector muy fuerte y que se vuelve muy atractivo para el sector político.Han hecho acusaciones muy graves sobre funcionarios suyos que cobran dádivas y hasta favores sexuales por la contratación de la cobertura...Les he reiterado que si ellos tienen la evidencia de que eso está ocurriendo, yo seré el primero en colocar la denuncia, pero que me las den. Yo no puedo ir ante un fiscal acusando a un funcionario de algo que a mí no me consta. La percepción que tengo de esta situación es que mis funcionarios están siendo objeto de una presión muy fuerte. El grupo de inspección y vigilancia que está a cargo del cumplimiento de la seguridad social de los docentes ha recibido panfletos amenazantes que yo mismo he conocido.¿Y por qué solo hasta ahora, cuando a la Secretaría se le cuestiona por el proceso de contratación, usted decidió dar a conocer la situación de sus funcionarios?Por respeto a su intimidad. Algunos de ellos me han manifestado su temor, entre ellos el Director de Cobertura que fue amenazado hace un par de semanas con una llamada telefónica intimidante. El ya presentó la denuncia penal. Entenderá que alrededor están las familias de los funcionarios y hay un temor generalizado en ellos de que algunas de esas amenazas puedan hacerse efectivas. Cuando hoy estas personas vienen y hacen este tipo de acusaciones en público, yo tengo que salir a decir que a mis funcionarios los han amenazado por estas cosas.Pero ¿sí se han dado a la tarea de investigar si estas denuncias sobre anomalías son ciertas? ¿Hay investigación al interior de la Secretaría?Nosotros establecimos unos controles que parten de la base de vincular a personal de planta administrativa para dejarlos como punto de control en todo el proceso. Anteriormente manejabamos la cobertura solo con contratistas, para mí eso es un riesgo muy grande, porque son personal flotante, temporal, mientras que el personal de planta tiene la vocación de permanencia y de memoria institucional, y eso es lo más importante. Es esta memoria de los funcionarios sobre este proceso lo que nos ha permitido salirle adelante al problema. Si las autoridades judiciales van a levantar las investigaciones, bienvenidas sean. Son ellas las que determinarán si es que se ha establecido un cartel, complot o situación para obtener provecho indebido de la cobertura. Desde la Secretaría estamos prestos a dar toda la información que sea necesaria.Usted dice que la matricula oficial va en declive. ¿Qué pasó entonces con la búsqueda de niños puerta a puerta para llevarlos a los colegios oficiales?Al principio de año tratamos de llegar a un acuerdo con las asociaciones de los colegios para que nos ayudaran. A ellos se les facilitaba la búsqueda por su cercanía con la comunidad. En efecto, a la Ciudadela Isaías Duarte Cancino nos llegaron 550 estudiantes nuevos, casi duplicando la matricula del año pasado, pero infortunadamente en otros establecimientos educativos oficiales no ocurrió así y de alguna manera se nos congeló la matricula oficial, lo cual nos genera una situación problemática. Si nosotros no alcanzamos la matricula mínima establecida ante el registro que tenemos en el Ministerio de Educación pues simplemente lo que nos falte para llegar a esa mínima cuota nos lo descontarán de los recursos que nos envían.Falló la estrategia entonces...Somos conscientes de que nos ha faltado marketing con la población, que tenemos que mejorar infraestructura y acceso a la educación. Tenemos mucha confianza en que el proyecto de 'TIT@: educación digital para todos' sea un incentivo para que nuestros estudiantes que están en colegios privados deseen llegar a la matricula oficial. Hemos adquirido tarjetas del MÍO, cerca de 1500 estudiantes se van a beneficiar con los $500 millones que invirtió la Alcaldía para asegurarles pasajes diarios para que lleguen a los colegios. Son estrategias que tenemos que emplear para retener y cautivar a nuestros estudiantes, además, porque la población estudiantil de hoy es bastante exigente y crítica.El traslado de estudiantes a otras instituciones ha sido también un tema polémico. ¿Cómo se surtió ese proceso?Se les comunicó a los establecimientos educativos el deber de facilitar la reubicación de algunos estudiantes que venían siendo beneficiarios del subsidio a establecimientos educativos, bien sea oficiales o a otros contratados. Lo que encontramos es que en los colegios contratados a los cuales se había ordenado la reubicación y que se iban a beneficiar de la nueva población dijeron que no podían recibirlos, no sabemos cuales fueron las razones. Eso ocasionó que los muchachos se quedaran retenidos en dichos colegios y hoy están por fuera del subsidio educativo. Hoy están estudiando, no puedo decir que no, pero no tienen el beneficio.¿Y cuántos estudiantes quedarán por fuera?Dentro del proceso se ordenó trasladar a cerca de 8000 mil estudiantes, de los cuales unos 1500 fueron efectivamente reubicados. La preocupación es que los que no fueron reubicados (más de 6000 estudiantes) no están beneficiándose del subsidio educativo.El proceso de traslados de estudiantes ha traído consigo las quejas de algunos padres de familia porque los colegios quedan muy lejos del lugar de residencia de los niños...Hemos atendido casos particulares sobre estas inquietudes en la central didáctica de la Secretaría. En ese orden de ideas, la directriz que hemos dado es que a esos estudiantes, si es el caso, se les revise la reubicación. No tenemos problema que en las zonas deficitarias de educación podamos trasladar a los estudiantes a colegios oficiales o a colegios de ampliación de cobertura, si los cupos están llenos en los oficiales. Algunos de esos fallos de tutelas han sido favorables para que los niños se queden en los colegios donde están. Lo que sí nos preocupa es que han salido algunos fallos que nos ordenan contratar colegios para que los niños sigan allí, pero esos colegios están inhabilitados para contratar. Al grupo jurídico que está revisando el caso les sugerí instaurar una acción de tutela por vías de hecho porque a los funcionarios no nos pueden obligar a cometer ilícitos. Soy respetuoso de la legalidad y las circunstancias que me impiden contratar. Si no me lo permite la ley, yo no voy a hacer lo contrario.¿Cuántos colegios están inhabilitados para contratar con la Secretaría?Inicialmente fueron 44 colegios los que quedaron en régimen controlado. Después de los recursos de apelación y otros argumentos que presentaron, quedaron 17 establecimientos. Estar en régimen controlado significa que se dieron incumplimiento en los requisitos impuestos por la ley. Uno de los más comunes que encontramos fue el de inconsistencias en la seguridad social para los docentes. El decreto 2355 y la resolución 11940 del Ministerio de Educación manifiestan que por el simple hecho de que haya un incumplimiento en la seguridad social, que además es causal de caducidad de los contratos, ese establecimiento debe clasificarse en régimen controlado. El propio decreto 2355 establece la prohibición a las entidades territoriales para contratar establecimientos educativos en el régimen controlado. Estos colegios quedan inhabilitados, pero esto es temporal. Este año se vuelven a expedir las resoluciones de costos para el 2014 y si estos colegios demuestran que han cumplido con todo, podrán volver a contratar el próximo año.¿Cuál va a ser la estrategia para aplicar más controles sobre la contratación de ampliación de cobertura?Hay cosas que hay que hacer. Una de ellas es la auditoria censal a todo el sistema educativo, a lo privado, la matrícula contratada y la oficial. Estamos trabajando para que sea el próximo año. Incluso queremos implementar el recurso de registro biométrico para los estudiantes, que venga el niño con la huella para ver si existe y evitar el tema de los cambiazos. Este esquema se ha aplicado en Soacha y Medellín, con excelentes resultados. Hoy estamos siendo muy estrictos porque queremos dar un mensaje: o nos organizamos y jalamos para el mismo lado y beneficiamos a toda la educación de la ciudad, o seguimos todos velando por los intereses particulares.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad