Obras tienen minada red vial alterna de Cali

default: Obras tienen minada red vial alterna de Cali

Los barrios que soportan los desvíos viales por el MÍO o las Megaobras están destrozados. Y los planes de recuperación no están a la vista.

Obras tienen minada red vial alterna de Cali

Julio 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Obras tienen minada red vial alterna de Cali

Los barrios que soportan los desvíos viales por el MÍO o las Megaobras están destrozados. Y los planes de recuperación no están a la vista.

Cráteres, forámenes, huecos, troneras... el léxico no da a basto para denominar el fenómeno por el que, dado el deterioro de su malla vial, Cali semeja un campo bombardeado al estilo Bagdad o Afganistán.Parece una ironía del progreso, pero esas calles reventadas, son justo aquellas que conectan a sectores de la ciudad con la modernidad. Justo por ello, recibieron el impacto colateral de los desvíos viales mientras se construían las obras del MÍO o las Megaobras. San Fernando Viejo y Nuevo, Caldas, Buenos Aires, Mayapán, El Caney, en el Sur; o Vipasa, La Merced, La Flora, Granada, Metropolitano, Salomia, en el Norte; o Ciudad Córdoba o El Vallado en el Oriente, tienen sus vías secundarias o terciarias destrozadas porque debieron recibir el ‘desplazamiento forzado’ del flujo vehicular que circulaba por las vías principales, por donde va el trazado del MÍO y donde se levantan las Megaobras.Puntos críticos abundan. Pero la Calle 47 Norte en Vipasa, la Av. 4 Norte en La Flora, la Carrera 70 en Caldas, son sitios neurálgicos con tendencia a empeorar. Como lo evidencia Beatriz Caicedo, una residente del barrio Vipasa, quien relata que su casa ya agrietada sobre la 47 Norte, cimbra al paso del articulado del MÍO, entre la Av. 3 Norte y la Av. 4 Norte. “Esta calle es residencial, no vehicular, y hasta las casas se están cayendo”, dice. Entretanto, Juan Pablo Jaramillo sostiene que allí han visto de todo. “A don Nacho, el del taller, le toca sacar todos los carros con los ejes partidos cuando caen a los huecos”, dice mientras su vecina, Illary Vahos, da el apunte mortal: un conductor murió por el impacto al caer en un cráter. Habitantes de las áreas afectadas coinciden en que las vías que se usaron como desvíos eran vías residenciales por lo tanto, no estaban en condiciones para recibir, ni el volumen ni el peso de ese flujo vehicular que se les trasladó. Y tienen la percepción de que terminadas las obras, el tráfico volverá a las vías principales, pero ellos heredarán sus calles dañadas. Óscar Zuluaga, dueño de una panadería en la Calle 47 Norte con Av. 4 Norte, dice estar cansado de todos los problemas que a diario ve desde atrás de la vitrina. “Aquí se insultan, se atropellan, se agreden por los trancones y los choques que generan los huecos”, dice mientras un hombre añade que todo estaba bien hasta que entraron las rutas del MÍO y desviaron por ahí el tráfico mientras construían las estaciones de la Av. 3 Norte.Élmer Fabio García, secretario de Infraestructura y Valorización del Municipio, y María Claudia Álvarez, directora de la Cámara Colombiana de Infraestructura Valle, coinciden en que la responsabilidad recae en los contratistas.“En las Megaobras el contrato dice que el concesionario tiene dos años, una vez terminada la obra, para el mantenimiento de la obra como tal, incluidas las vías de los planes de desvíos aprobados por el comité de movilidad, y es responsabilidad del concesionario entregarlas en buen estado. Por ello, todos los contratistas toman fotos antes, para entregarlas igual”, dijo Élmer Fabio García.Y respecto a las vías de desvíos ocasionadas por el MÍO, el funcionario dijo no conocer por parte de Metrocali si cada contratista debe establecer el mantenimiento éstas. María Claudia Álvarez señaló que “los contratos del MÍO contemplan una etapa llamada ‘Habilitación de vías’, que tarda un mes después de culminada la obra, donde los contratistas deben dejar las vías tal como las encontraron”.Pero Jaime Quesada, director de construcciones de Metrocali, dijo que dicha ‘habilitación de las vías’ “no significa reparar toda la vía, porque con el deterioro que ya traían, les quedaba una vida útil muy pequeña. Lo que hacemos es un mantenimiento de bacheo para dejarla en el mismo estado o condiciones de servicio en que estaba, pero es una solución remedial, no va a durar mucho y en meses o años tendrá que ser intervenida”.De otra parte, el funcionario señaló que “el Conpes financia el 70% del MÍO, pero tiene una restricción que no permite usar estos recursos de la Nación en mantenimiento vial porque son recursos con una destinación específica, que son sólo a las obras de troncales y pretroncales”. Residentes de algunas de las zonas afectadas confirman que las vías estaban en mal estado desde antes y que con los desvíos simplemente se pusieron peor. Por lo mismo, Quesada añadió que Metrocali ha destinado algunos recursos para bacheos cuando termina las obras, “pero nuestra labor no es hacer mantenimiento vial; hace dos o tres administraciones atrás no se les hacía mantenimiento de rutina y ya presentaban desgaste, incluso de redes de alcantarillado y acueducto que debían reponerse, por lo cual el deterioro que presentan no es imputable al sistema MÍO”.Igualmente consideró que “no se puede decir que porque Metrocali empezó a prestar un servicio de ciudad, donde la misma comunidad lo pidió, se le impute todo el daño de la malla vial. No es justo porque el peso de un alimentador es igual que el de un colectivo de los que todavía andan por la ciudad. Los padrones sí son un poco más pesados, pero por allí pasan vehículos de carga, volquetas, tractomulas, colectivos, que generan más daño y que también nos afectan porque nuestro parque automotor también se daña”.De hecho, el secretario García dijo que “debemos ponernos de acuerdo entre Metrocali y nosotros para recuperar las vías. Metrocali deberá asumir las vías del plan de desvíos y el Municipio el mantenimiento de las alternas, de segundo o tercer orden. Una vez terminadas las obras tendría que hacer un repaso y ver cuántos metros cuadrados de vías internas son y prever el presupuesto para su intervención a futuro”. Lo cual significa que no será en el corto plazo.HuecosAlrededores de Comfandi de Guadalupe, en Santa Anita. Calle 70, entre carrera 5 y Carrera 4, en Quintas de Salomia. Cra. 6, entre calles 5 y 8, en pleno centro, está desbaratada por el inmenso flujo de carros por desviación por el hundimiento de la Av. Colombia. Cra. 8a con 34: los huecos paralizan el tráfico cuando cambia el semáforo.Vía Cascajal, corregimiento El Hormiguero, sufre deterioro tan extremo que se rumora la suspensión del servicio del alimentador A17B del MÍO.Carrera 24C con Calle 4, San Fernando, antes del Parque del Triángulo.Av. 3 Norte con Calle 38A: la construcción del MÍO produjo la destrucción de varias calles a la redonda.Calle 59 entre carrera 1D y Cra. 2a, barrio Los Almendros. La Ciudadela Comfandi y El Caney. Calle 73 No 1A1 y Av. Ciudad de Cali, a una cuadra de la intersección con la Cra. 1a.Carreras 76 y 73, de la calle 5 a la 1a. barrio Alférez Real. Vías aledañas al trazado de la Troncal de Aguablanca, si antes estaban malas, ahora están peor.Calle 4C, entre carreras 34 y 36, recibió todo el tráfico de buses cuando se construyó la estación del MÍO en San Fernando. Nunca fue reparada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad