“Nunca seré instrumento de ningún concejal”: Gilberto Zapata, contralor de Cali

Febrero 27, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez C. | Editora de Poder

El contralor de Cali, Gilberto Hernán Zapata, reconoce que hay falencias en el control fiscal y que se necesita un cambio de actitud. Dice que no se prestará para presionar a funcionarios.

El nuevo contralor de Cali, Gilberto Hernán Zapata Bonilla, quien en enero logró su sueño de llegar a ejercer el control fiscal, está empeñando en cambiar la imagen de la entidad y recuperar la confianza de la ciudadanía. Aunque fue elegido por unanimidad por los 21 concejales, asegura que no tiene compromisos con ellos, que trabajará con los mejores y que no se prestará para ser usado por los miembros del Cabildo. Sobre ese y otros temas habló Zapata con El País.Luego de haberse frustrado su elección hace cinco años, ¿por qué decidió volver a aspirar al cargo? Fui jefe de la División de Auditoría hace 18 años y luego gerente de la Contraloría General. Adquirí cultura del proceso auditor en Colombia. Fui de los elegibles para contralor hace cuatro años, perdí y cerré círculo. Tengo una hoja de vida limpia, no sólo en lo académico sino que conozco el control fiscal. Presenté mi hoja de vida ante el Tribunal Superior de Cali. De 21, fui el mejor calificado. Creí que podría serle útil a la comunidad y a Cali.Al postularse otra vez, ¿quiso sacarse la espinita?No, soy una persona espiritual. Luego de perder seguí estudiando medicina y como docente en la Facultad de Derecho. Cuando se dio la oportunidad de ser contralor presenté mi hoja de vida y como politólogo aplique lo que aprendí en la Javeriana, ser el jefe de mi campaña política, e hice el cabildeo y me eligieron. No era camisa de fuerza ser contralor, si no, seguiría de docente.Usted fue elegido por unanimidad y eso lleva a pensar en que de pronto adquirió demasiados compromisos. ¿Cómo hizo, esta vez, para que todos los concejales votaran por usted?El Tribunal Superior entregó dos nombres al Concejo. Había tres aspirantes para escoger. Yo empecé a hacer cabildeo como persona realista de la cultura política, toque las puertas de los 21 concejales. La mayoría fue receptiva y hubo unanimidad frente a mi nombre. En los cabildeos se hacen promesas, ¿a qué se comprometió usted?No hice ningún compromiso y los 21 concejales puedan dar fe. Mi compromiso era con Cali y ahí está mi hoja de vida. Mi hoja de ruta en la campaña era mi transparencia y mi gestión por Cali. Les hable de mi rol de académico y cuando me postulan, el discurso es el de un académico que llega al control fiscal.¿Qué lectura le hace al enfrentamiento que se ha dado entre los concejales nuevos y los viejos, y cuyo trasfondo sería la puja por los puestos de la Contraloría de Cali?Respeto eso. Esa es una cultura que viene de atrás. He quedado al margen de ello. Voy a hacer el control fiscal con los mejores, con hojas de vida ejemplares. No me quiero meter en eso, el Contralor no tiene por qué hacer política. ¿Qué compromisos adquirí yo? Adquirí el compromiso con Cali, ellos tienen que dar fe de que cuando empecé mi campaña les dije que la academia por encima de todo. No voy a ser el representante de ninguno en particular. Ningún concejal me dijo: ‘Me va a dar esto’, no. Me apoyaron por mi hoja de vida y experiencia.¿Conoce la famosa ‘sábana’ donde están repartidos los puestos de la Contraloría y la Personería?No la conozco. La gestión tiene que ser con los mejores y eso les he dicho. Un político canadiense, que me enseñó en Estados Unidos, hablaba de la teoría de los repartos, en cualquier sistema político el que ayude va a tener un reparto, acá parroquialmente se conoce como sábana, pero no me he querido meter en eso. Les he dicho doctores, por favor, los mejores nombres, los más transparentes. Como Contralor tenemos las mejores herramientas, si no aplican, les digo, me muero de la pena, pero la gestión tiene que ser con los mejores. La planta es global, no tenemos que cazarnos con nadie ni con un funcionario en particular. El contralor es autónomo para mover sus fichas, en la medida en que no golpeé el derecho ni la dignidad humana a un funcionario ni al organismo de control.¿Cómo derrotará esa cultura de que algunos líderes políticos y concejales se creen dueños de los puestos?Ha hecho carrera que el diputado o el concejal es el dueño del cargo; no, qué pena, esto es una dinámica. Aplaudo la declaración de Andrés Santamaría que dice que la Personería es de los caleños. Yo comparto eso. La Contraloría también es de los caleños. Debemos iniciar un proceso de capacitación de los funcionarios, de sentido de pertenencia, el gran ganador tiene que ser Cali, pero ha hecho cultura que el ganador es el concejal. Con todo respeto, sin hablar mal de los concejales, juntémonos y capacitémonos y empecemos desde el interior a hablar de una pedagogía de la transparencia.En la Contraloría se enfrenta al problema de empleados, recomendados por políticos, que se amparan con el fuero sindical, por lo que se dificulta moverlos. ¿Cómo va a hacer para corregir eso, si hay cuatro sindicatos?He hablado con sus juntas directivas. Para nadie es un secreto que ellos, de una u otra manera, ante el advenimiento de un nuevo contralor, se blindan con el fuero sindical, que lo respeto, pero estoy asesorándome de doctos en la materia para saber cómo debe ser el tratamiento frente a ellos porque va a llegar el momento en que toda la planta, excepto directivos, van a ser jóvenes funcionarios pertenecientes a un sindicato. Ellos tienen todas las garantías, el respeto a la dignidad humana, pero por el lado de la Contraloría vamos a tener la asesoría legal para ver qué hacemos, porque se va a volver una bola de nieve en que van a ser más los sindicatos que los funcionarios.Se escuchan voces inconformes en el Concejo que dicen que usted les ha incumplido y que sólo les da cuota a concejales de su partido, el Liberal, y a los demás no los tiene en cuenta... Con honestidad y con la verdad, eso es falso. Invito a que analicen los nombramientos que he hecho. He reemplazado a dos que renunciaron. Le doy gracias a la bancada liberal, que me postuló, pero me avalaron todos los grupos políticos en el Concejo. No es cierto que esté nombrando liberales, a los 21 les doy las garantías. Yo no he llegado a ser utilitarista ni a ser instrumento de ningún concejal. He leído a Kant, que habla de que el hombre es un dato a priori de valor absoluto, y habla de la dignidad humana y de que el hombre es un fin en sí mismo, y nunca será un instrumento ni medio. Les digo a los caleños, no seré nunca instrumento de ningún concejal, por el contrario, soy el fin de hacer las cosas excelentes, sigo a Kant.Se dice que usted le firmó una carta en blanco al concejal Carlos Pinilla y que si no cumple, él la presentaría como su renuncia...No es cierto. Dentro de la campaña hubo acusaciones infames, se habló de que le había firmado una carta al doctor Pinilla. Se dijo que la esposa de Rodrigo Guerrero era prima mía y ni la conocía. Uno aprende del crecimiento espiritual y carga lo que quiere, yo no voy a cargar eso. Yo no he firmado ninguna carta. Como abogado, no voy a firmar mi sentencia de muerte. Ha hecho carrera que algunos funcionarios usen los organismos de control para presionar las administraciones de turno, ¿cómo va a garantizar que no ocurra en su gestión?Estudié ética, pero uno no necesita ir a una universidad para ser ético. La ética viene desde la cuna. Tengo herramientas sólidas en ética y moral. En el cabildeo les dije a los concejales que no voy a ser instrumento para que un concejal le vaya a poner zancadilla al Alcalde ni a un secretario de despacho, porque si no, para y vámonos. Igual, si en un momento determinado el funcionario que es objeto de control, se le detectan hallazgos sólidos, se lo haré saber a su jefe inmediato, pero no voy a esconder la realidad. No voy a ser show publicitarios ni ruedas de prensa para dañarle la moral, la ética y la dignidad a un ser humano. Entregaremos informes soportados y sólidos. Por eso rotaré el personal para que no haya cordón umbilical entre el que hace el control y el funcionario. Las contralorías han perdido credibilidad y la gente las ve como entes que no arrojan resultados. Incluso, el Ministro del Interior las cuestionó. ¿Qué hará para cambiar esa imagen?Respeto esas apreciaciones, pero uno no puede esconder la realidad. Las contralorías tienen que mejorar, pero es un trabajo colectivo, algo importante es la participación ciudadana. Hay que hacer pedagogía en el servidor público, cambiar la cultura. Hay que hablar de un apostolado para el servicio a la comunidad. Hay que hablar de la revolución de los buenos, que somos muchos. Vamos a implementar unas premisas éticas, morales. Todo hombre aspira a un sumo bien. Yo aspiro a un sumo bien, y es que la Contraloría de Cali durante mi gestión deje huella, que sea la más representativa y que, cuando pasen los años, digan allá estuvo Zapata. Tenemos que empezar por hacer hallazgos sólidos, porque se están cayendo en las primeras de cambio. ¿Cuál va a ser su meta en la Contraloría en estos cuatro años?Inicialmente, concientizar al servidor público de que en la Contraloría de Cali hay que tener una actitud distinta. Es un cambio de actitud frente al control fiscal. A los 198 funcionarios les digo, pensemos en que tenemos una oportunidad histórica de servirle al control fiscal. En Cali se habla de megaobras, estadio, la mirada está puesta acá, especialmente en los órganos de control, de tal suerte que para hacer una labor quijotesca tenemos que pellizcar al servidor público, que tenga ética, moral. Ese discurso es el que planteo de entrada, que tengamos un funcionario probo, transparente, con principios, con formación en su rol. Ese es mi reto, ofrecer a Cali la transparencia en el control fiscal, que al final digan que dejé huella. No lo voy a hacer solo, les pido que en el interior de la Contraloría nos unamos con un norte, no vamos a poner zancadilla a nadie ni vamos a ser instrumento de nadie, y que la comunidad nos acompañe con las veedurías ciudadanas y participación.¿En qué estado encontró las denuncias presentadas contra el pasado gobierno municipal?La Oficina de Responsabilidad Fiscal, a la fecha que yo me posesioné, adelantó de 28 a 30 investigaciones, ha habido quejas posterior a mi llegada. Ya he nombrado comisiones para esos casos. No quiero ser irresponsable en entregar un informe a priori, quiero tener los soportes, los hallazgos, pero no voy a ahorrar un minuto para decirle a la comunidad, se presentaron estos hallazgos. Vamos a apoyar a la comunidad para que presente sus quejas con toda la reserva y nombrar comisiones de impactos para que generen resultados. No vamos señalar, queremos ser respetuosos para que la ciudadanía tenga confianza.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad