Nuevo horario de rumba en Cali deja un balance agridulce

Nuevo horario de rumba en Cali deja un balance agridulce

Marzo 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
José Luis Carrillo Sarria | Reportero de El País
Nuevo horario de rumba en Cali deja un balance agridulce

Carrera 66 entre calles 10 y 13. Es el segundo punto de mayor generación de decibeles. Por allí circulan 1504 carros, 607 motos y 37 camiones en un lapso de tres horas . Aquí el problema radica en que muchos locales colindan con viviendas. Los ruidos registrados aquí impiden hablar.

Alcaldía anuncia endurecimiento de operativos. Reactivación económica avanza lenta.

Las cifras dicen que tras  dos meses de haberse firmado  el decreto de la ampliación del horario de la Ley Zanahoria,  en Cali se realizaron 28 operativos nocturnos contra el ruido y se aplicaron  seis medidas preventivas por impacto ambiental; han sido  sancionados 85 caleños por conducir en estado de alicoramiento y  la mayoría de los homicidios de los fines de semana se cometen entre las 6:00 p.m. y 11:00 p.m. Lea también: Establecen los nuevos horarios de la rumba en Cali

Pero para Gloria Márquez, del barrio Juanambú, la ampliación  significa que el  bum, bum, bum que retumba  en su casa, por causa de la discoteca con la que comparte pared, se prolongó dos horas más. Una situación similar vive   Victoria Motoa, en El  Gran Limonar,  quien cuenta que se disparó la presencia de autos con  parlantes al frente   de su hogar. A su vez,   Fernando García, en  El Refugio,  manifiesta que  sus horas de sueño los fines de semana son nulas por  las   riñas que suscitan el consumo de  licor y drogas en el sector.

Laura Lugo, secretaria de Gobierno de Cali, explica  que en estos dos meses la extensión del horario de la noche no afectó negativamente la seguridad de la ciudad. Para la funcionaria   el incremento  de homicidios   en  Cali, que pasó de  203 casos  entre  enero y las tres primeras semanas de febrero en 2015,   a 214, en  el mismo periodo de este año,  no tiene que ver con la ampliación  de la hora de rumba.  “Estamos trabajando en ello y sé que poco a poco se dará esa reducción. La mayoría de estos homicidios no se presenta en las zonas de rumba sino en el Oriente”.

Datos del Observatorio Social de la Alcaldía revelan que el  incremento de homicidios se registró   en las comunas 13, 14, 15, 18, 20 y 21. Ninguna de ellas cobijadas por el  aumento de las horas de rumba.

 La Alcaldía dice que esta primera fase del programa Rumba Responsable fue de acercamiento y sensibilidad. Y ahora  arranca la segunda etapa con el proyecto de cultura ciudadana e  implementación de los CAI (Centros de Atención Inmediata de la Policía).  “Serán 20 y estarán en las zonas de  rumba y  en puntos críticos. Los controles se están ejerciendo. Y,  si hay que sancionar, lo haremos”, precisa.   

Otra de  las expectativas con la ampliación  del horario era la generación de empleo. Los dueños de establecimientos nocturnos sostienen que en estos dos meses es difícil establecer el número de trabajos generados y las ganancias en el sector. 

Carlos Fernando Velasco, presidente de la Junta Directiva de la Asociación de Establecimientos Nocturnos, Asonod, manifiesta  que  “hay que entender que llevamos 19 años en que la noche perdió  terreno y al caleño se le borró el tema. Es muy temprano para hablar de una reactivación económica. En términos generales hay optimismo  y en la medida en que se entienda que abrir la noche va de la mano de seguridad, retenes, controles de alcoholemia, legalidad y  control de ruido, todo irá mejorando”.

Explica, además, que todavía no hay contratación masiva  porque aún se  está en el proceso de que el caleño salga en la noche. “Los que más salen son los jóvenes y aún se siguen marchando  para Yumbo, cambiar el chip será lento”. Lo que lo que ha notado en estos meses es que el caleño está llegando más tarde a rumbear, sobre las 11:00 p.m.

 Alejandro Vásquez, ahora asesor del Alcalde en temas de la noche, explica  que esa reactivación comercial esperada podría darse para el segundo semestre del año. “Más que la rumba, lo que se está buscando es una ciudad con una oferta de servicios integrales nocturnos en cultura, recreación, deportes, etc”.

Comenta que, según cifras del Dane, los sectores que más crecen  son   hoteles, restaurantes y  comercio, “y allí tenemos una primera respuesta: mientras el desempleo en el resto del país sube, en Cali no”. 

[[nid:514378;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/03/ep001095532.jpg;full;{Parque del Perro. Es la zona con más flujo vehicular: 2233 carros, 224 motos y 3 camiones en un lapso de tres horas. La semana pasada se constató presencia de Policía. Su impacto se irradia a varias cuadras. Los decibeles (dB) alcanzados allí impiden hablar. Foto: Elpais.com.co}]]

No obstante, uno de los sinsabores de estos dos primeros meses de ampliación es el tema del ruido. Mónica Duque, líder del grupo de impactos comunitarios del Dagma, precisa  que los mayores puntos de conflicto por ruido son las zonas mixtas, es decir, esas donde el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, permite la combinación de zonas residenciales y comerciales. Concretamente cuatro: Juanambú y Granada, El Peñón, El Parque del Perro y la Carrera 66, en el Sur.

   “Venimos trabajando duro cada ocho días, desde el 6 de febrero hemos realizado 25 operativos. Hemos visitado 130 establecimientos y aplicado seis medidas preventivas”, dice.  

 Agrega  que uno de los fenómenos que detectaron es que los  grandes generadores del ruido, más allá de los bares y  discotecas, son los  vehículos que transitan, la   gente que compra bebidas alcohólicas en estancos  y las consumen en la calle  con la música de sus  carros a todo volumen.   El Dagma dice que pasarán de la etapa de sensibilización a la de generación de sanciones.

Ante esto,  moradores del barrio   Junambú y Granada dicen que no les importa los números de operativos ni las estrategias de cultura ciudadana, ya que el problema de convivir con bares y discotecas  se incrementó. 

“Aquí donde vivo yo, el horario lo extendieron hasta las 6:00 a.m. Además del ruido,  cuando salimos del apartamento, lo que encuentro  en la puerta es un basurero de colillas, botellas, etc”, comenta Gloria Márquez, quien añade que ha llamado al Dagma y radicado derechos de peticiones, entre otros. 

  Otro de los problemas que padece es que obstaculizan la entrada del parqueadero  del edificio de apartamentos donde habita. “Una vez mi esposo tuvo un infarto y cuando fui a salir, la puerta del garaje estaba bloqueada por un automóvil; me tocó llamar a un amigo para que nos llevara al hospital”, dice.

Elena Páez, de la JAC de Juanambú, asegura que la ampliación de la Ley Zanahoria aumentó los  problemas del sector. “Fue lo peor. La rumba es desde el jueves. Aquí hicieron un solo operativo y fue avisado, no pasó nada. Entonces, que se hagan más controles porque así es complicado convivir”.

Así son los horarios  Los días  lunes, martes y miércoles la rumba  es hasta la 1:00 a.m. Los jueves, viernes y sábados, el horario se extendió hasta las 4:00 a.m. en las comunas 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 17, 19 y 22. En las comunas  13, 14, 15, 16, 18, 20 y 21, donde las autoridades  implementan planes especiales de control, la autorización es hasta las 2:00 a.m. Los domingos  la rumba va  hasta las 11:00 p.m., en toda la ciudad a no ser que el lunes sea festivo.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad