Nuevas pistas de la misteriosa muerte de las hermanas Restrepo

Nuevas pistas de la misteriosa muerte de las hermanas Restrepo

Febrero 16, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Nuevas pistas de la misteriosa muerte de las hermanas Restrepo

Después de encontrar la casa en desorden, los familiares de las hermanas Restrepo Villegas han cedido varias de las pertenencias a personas necesitadas.

Familiares de las fallecidas tienen en su poder elementos que ayudarían a resolver dudas sobre el caso. Exigen revisión por parte de la Fiscalía.

El fin de semana pasado, la muerte de Fabiola y Marina Restrepo Villegas conmovió a Cali. No sólo porque se trataba de dos mujeres de la tercera edad, sino por el aparente estado de abandono y avanzada descomposición en el que se encontraron sus cuerpos.Pero este caso, que fue descartado como un homicidio por parte de las autoridades, ahora tomaría un nuevo rumbo luego que familiares de las fallecidas rompieran el silencio para revelar nuevos detalles de lo que hoy sigue siendo un misterio.“Pensamos que se trataba de una muerte natural o una intoxicación, pero en vista de las cosas que se han presentado, creemos que es algo completamente diferente”, dice Silvia Ríos, cuñada de las hermanas Restrepo Villegas, quien junto a Leandro Restrepo, sobrino de las señoras, se ha dedicado a recolectar pruebas.El lunes 10 de febrero, dos días después de que la Policía y el CTI hicieran presencia en la casa donde vivían las mujeres, Silvia y Leandro ingresaron a la vivienda ubicada en el barrio Caldas, en el Sur. “El cuarto de mi tía Fabiola estaba completamente revolcado. Encima de la cama y en el suelo había ropa y papeles tirados, lo que me sorprendió, porque ella era muy organizada y su habitación siempre estaba impecable”, asegura Restrepo. Ante esto, la reacción del sobrino de las mujeres no se hizo esperar. “Cuando fui a llamar a la Policía, el teléfono no funcionaba y ahí me percaté de que el cable de la línea telefónica había sido arrancado y en el piso estaba tirada una caja de dientes con una mancha de sangre sobre ella”.El País logró ingresar a la vivienda donde residían las mujeres, con edades entre los 70 y 77 años. En la habitación de Marina, un espacio de no más de tres metros de ancho por tres de largo, descansa una cama con sus tablas. El colchón sobre el que dormía la mujer tiene una mancha de sangre y rastros de vómito. Silvia denuncia que “entre los papeles que encontramos tirados en la sala estaban las escrituras de la casa, pero faltan las de cuatro apartamentos y una finca nuestra”.Según la Fiscalía, en el reporte no aparece registro alguno del desorden en la casa, ni de los elementos que los familiares encontraron. “Queremos que la Fiscalía tenga en cuenta lo que hemos hallado para saber qué fue lo que realmente pasó con mis tías y por qué eso no está documentado en el informe oficial”, reclama Leandro, quien el jueves presentará ante el fiscal asignado al caso los elementos que han recolectado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad