Nubia Muñoz, la caleña nominada al Nobel de Medicina que lucha contra el cáncer

Nubia Muñoz, la caleña nominada al Nobel de Medicina que lucha contra el cáncer  

Marzo 12, 2018 - 11:50 p.m. Por:
Paola Otero / Reportera de El País
Nubia Muñoz

Nubia Muñoz, caleña que estuvo nominada al Nobel de Medicina.

Especial para El País

La epidemióloga Nubia Muñoz, quien descubrió que el Virus del Papiloma Humano, VPH, es la principal causa del cáncer de cuello uterino o de cérvix, habló con El País sobre los avances de la vacuna que actualmente hace parte del programa de inmunizaciones en Colombia, donde Cali es pionera.

¿Recuérdenos cómo inició las investigaciones del Virus del Papiloma Humano?

Siempre me interesó estudiar los cánceres que afectan más a los países en vía de desarrollo y los que están asociados con agentes infecciosos que son prevenibles. Comencé la investigación con cánceres de cuello uterino porque este es uno de los más frecuentes en las mujeres, junto con el de estómago e hígado.

¿Qué fue lo que descubrió con esos estudios?

Cuando empecé las investigaciones se creía que el herpes simple tipo 2 era el causante del cáncer de cérvix. Luego de varios años de trabajo, pude demostrar que la causa necesaria para este tipo de cáncer era el Virus del Papiloma Humano. Este descubrimiento fue el que hizo posible que diferentes laboratorios en el mundo pudieran desarrollar vacunas para la prevención de esta enfermedad.

Lea también: Disponen de 30 mil dosis de vacunas contra el VPH para jóvenes de Cali

¿Cuántas vidas ha salvado la vacuna contra el VPH?

La vacuna se empezó a comercializar en el 2006 y hasta la fecha no hay un espacio de tiempo suficiente para decir cuántas vidas ha salvado; pero lo que sí se puede decir es que tiene el potencial para evitar, hasta en un 90 %, los cánceres cervicales: en Colombia, si hoy vacunas a 1000 niñas entre 9 y 15 años, vamos a prevenir en el futuro 13 cánceres cervicales y siete muertes.

Hay un artículo en Finlandia que muestra que la vacuna ha sido capaz de prevenir este tipo de enfermedad en una muestra de 7000 mujeres que recibieron la vacuna. Se comparó con un grupo de 17.000 que no la recibieron y en ellas, hasta el momento, se han identificado 10 cánceres invasores y 0 en el grupo que recibió la vacuna.

¿Cuántos casos de cáncer de cuello uterino se presentan anualmente en el mundo y en Colombia?

En el mundo son más de 530.000 casos nuevos que se estimaron en el 2012 y mas de 230.000 muertes por esto. En Colombia, en ese mismo año, eran un poco más de 4600 casos nuevos y unas 2300 muertes.

¿Qué nos puede decir de la polémica en torno a la vacuna del VPH y los estudios que la desacreditan?

Hay que prestar más atención a la literatura científica y no a los rumores ni a lo que se dice en redes sociales. Estudios demuestran que, hasta el momento, la vacuna es una de las más eficaces y seguras que se han desarrollado en los últimos años. Además, en la actualidad, está siendo monitoreada por organismos en 42 países donde fue introducida y por la Organización Mundial de la Salud, OMS. En la última reunión de expertos de esta entidad que se hizo el año pasado, se confirmó que ella no provoca ciertas enfermedades (la mayoría autoinmunes), que se le han asociado.

¿Usted considera que la aplicación de la vacuna debería ser obligatoria para todos las niñas y adolescentes de Colombia?

Sí, debería ser obligatoria como lo es la aplicación de otras vacunas como la del polio y la  DPT (contra la difteria, el Bordetella Pertussis y el tétanos), sobre todo para las mujeres que sufren el flagelo del cáncer de cérvix. En otros países también se están vacunando niños porque ellos también sufren de cánceres asociados al VPH. En Australia y en países nórdicos que tienen programas de detección muy bien llevados, se introdujeron las vacunas para ellos, a quienes se les está previniendo de verrugas genitales. Más tarde, seguramente, se va a mostrar que también va a prevenir el cáncer de ano, orofaringe (garganta), que son relativamente frecuentes en ellos.

Si los hombres son los portadores del virus, ¿Por qué a ellos no se les vacuna de manera gratuita también?

Es cuestión de prioridades en salud pública. La población que más necesita las vacunas son las mujeres porque son quienes más sufren de cáncer de cuello uterino. En Colombia, la estrategia está orientada a vacunar el máximo de niñas antes de comenzar su actividad sexual. En ciertos países, como en Estados Unidos, donde la cobertura de la vacuna en las niñas no es muy alta (no mayor del 50 %), se decidió empezar a vacunar niños porque esto aumenta la inmunidad en las niñas.

¿Cuál considera que es el principal problema de salud pública que tiene Colombia?

Desde el punto de vista de cáncer, el cáncer de cuello uterino sigue siendo el segundo más frecuente en las mujeres del país. El primero, es el cáncer de mama, sin embargo, no conocemos la causa directa de este enfermedad así que no hay un arma de prevención (solamente para detectar lesiones precancerosas a través de la mamografía). Pero en cáncer prenible, el de cuello uterino debe ser la prioridad.

¿Qué le falta para ganarse el premio nobel?

Para mi eso no es importante... es vieja historia.

¿Qué ha sido lo más difícil en su trayectoria profesional?

Encontré algunos compañeros en la escuela de medicina que no aceptaban que yo fuera la mejor estudiante y que pedían revisar mis notas. En el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, donde trabajé toda mi vida en Lyon, también un profesor tuvo problemas para reconocer mi independencia y hacerme responsable de alguna unidad. Pero al final con insistencia lo logré.

¿Actualmente está desarrollando otras investigaciones?

No, ya he hecho suficientes. Ahora lo más importante para mí es que se use lo que ya he hecho. 

¿Le gustaría volver a radicarse en Colombia?

Por el momento no lo sé. (Vive en Lyon - Francia).

Sobre su profesión

¿Qué ha sido lo más gratificante de su carrera?

Que mis trabajos hayan llevado al desarrollo de una vacuna y que esta se use bien para prevenir el segundo cáncer más frecuente en las mujeres. Muy pocos epidemiológos y científicos tienen el privilegio de ver que sus trabajos se van a usar en algo real para prevenir una enfermedad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad