“Nos preocupa el contrato de recaudo del MÍO”: Director Jurídico Alcaldía de Cali

Abril 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Ruíz | Reportera de El País
“Nos preocupa  el contrato de recaudo del MÍO”: Director Jurídico Alcaldía de Cali

Javier Pachón, nuevo gerente encargado de las Empresas Municipales de Cali, Emcali.

Javier Pachón dijo que el 7 de abril acaba el plazo para que Sicali entregue la base de datos. Afirma que no lo tienta la política.

Javier Mauricio Pachón ha sido un secretario Jurídico poco común. Lejos del bajo perfil que usualmente se maneja en este puesto, ha sido en los últimos tiempos el encargado de en enfrentar situaciones en momentos de crisis. Pasó en el paro de transportadores del 19 de marzo, cuando ejerció como Secretario de Gobierno encargado. También ocurrió en enero de este año, siendo alcalde encargado, cuando más de 30 barrios de Cali se quedaron sin agua por obras del MÍO. Por eso, hay quienes lo llaman el ‘apaga incendios’ de la Administración. Lea aquí: Un muerto, caos vial y vandalismo deja jornada de protesta de transportadores contra el MIOEn entrevista con El País, Pachón habló sobre los temas que ahora ocupan su atención: las tutelas de los transportadores del colectivo por la salida de rutas y la revisión de los contratos de alumbrado público y del recaudo del MÍO. Lea más Pondrán tutelas por no sacar de las calles de Cali a buses tradicionalesEl pasado 21 de febrero, y tras surtirse las aclaraciones solicitadas por Sicali, el fallo que le devolvió el recaudo al Municipio fue ratificado. Pero con todo y decisión jurídica, la empresa no ha entregado la base de datos de los contribuyentes bajo las exigencias de la Alcaldía. ¿Qué van a hacer para que finalmente cumplan? El 7 de abril se les termina el plazo de entregarnos la base de datos, si no lo hacen, denunciaremos penalmente por fraude a resolución judicial a los gerentes de las empresas que componen a la unión temporal Sicali. Desde que empezamos a reunirnos encontramos un alto grado de cinismo. Ha sido frustrante, durante casi un año se negaron a entregarnos la más mínima información. ¿Por qué hay tanta resistencia para entregar la información?Yo esperaba que esta gente fuera mínimamente coherente y entregara la base de datos. Es que lo que ellos tienen es información de los ciudadanos, que incluye los medios magnéticos de la gente, una información totalmente personal de los contribuyentes. Lo de Sicali fue una época oscura para la ciudad que se tiene que olvidar y que nunca más debe volver a pasar en Cali. Ese paradigma de que lo privado es perfecto y lo público es malo no aplica. Hemos podido demostrar que lo privado también puede ser corrupto, que no tiene niveles de eficiencia requeridos y que en últimas era más caro para los ciudadanos. ¿Cuáles fueron las claves del éxito para recuperar Sicali?El equipo de trabajo que conformamos fue formidable. Con Cristina Arango (exdirectora de Hacienda de Cali) y con la subdirectora de Rentas, Paula Loaiza, más las supervisoras del contrato, hicimos un trabajo soberbio para conseguir pruebas y presentar documentos. En la Dirección Jurídica armamos un grupo dedicado exclusivamente a Sicali. También funcionó la estrategia y planeación para cerrar todas esas fisuras que nos habían dejado estructuralmente montadas para perder. Resalto la actuación del procurador Alejandro Ordoñez, quien solicitó fallo preferente a ese proceso, que habría podido tomar años. ¿Hay otros contratos que estén en la mira de ser revisados e intervenidos, como ocurrió con Sicali?Hemos avanzado mucho en el control al sistema de alumbrado público. Cuando llegamos, Megaproyectos primero ejecutaba y luego informaba. Ahora, en trabajo conjunto con Emcali estamos haciendo un nuevo otrosí para tener el control del ingreso del impuesto del alumbrado público. El control nos permitirá saber cómo y dónde se invierte la plata, calidad de la inversión y planes de expansión. Nos preocupa, además, el recaudo del MÍO. Ese contrato (con la UTR&T, encargada de recaudar los pasajes del masivo) necesita unas auditorías especiales porque hay circunstancias que tienen que aclararse.¿Cuáles son las dudas con el recaudo del MÍO?Por ejemplo, si sube la demanda de pasajeros en algunos días, por qué eventualmente en el recaudo no se ve reflejado de manera proporcional. Eso puede tener explicaciones técnicas, pero necesitamos que nos las den y que sean detalladas. Metrocali es una entidad autónoma como gestora del sistema, eso les corresponde a ellos, pero hemos colaborado en la medida en que nos han pedido apoyo.La lluvia de tutelas por parte de los transportadores del sistema colectivo ha sido otro de los grandes dolores de cabeza de esta Administración. ¿Cómo se va a blindar el Municipio de la avalancha de procesos que se vienen por la implementación total del MÍO? Desde lo jurídico estamos tranquilos, hemos ganado más de 130 tutelas sobre el tema y nos han dado la razón, incluso la Corte Constitucional (dos veces), diciendo que esto es un tema de política pública y que el Alcalde tiene la facultad para decidir si hay o no rutas y por dónde transitan. Lo que llamamos la ‘tutelatón’ ya pasó, en una sola semana nos colocaron más de 80 y de esas han fallado más de 50 a favor del Municipio.¿Cuáles son los argumentos de los transportadores del colectivo?Dicen que el acto administrativo por medio del cual se cancela una ruta tendría que notificarse a cada conductor y propietario de buseta, pero las decisiones del Alcalde cuando se toman como política pública no pueden ser consultadas con la ciudadanía porque entonces sería imposible gobernar. Ellos dicen que si no se discute el tema es una violación al debido proceso e instauran tutelas. Pero a veces las batallas parecen perdidas, con fallos como el de la semana pasada que le puso freno a la salida de 20 rutas del colectivo que ya estaban canceladas...Algunos fallos nos indican que no hubo suficiente estudio por parte del despacho. Ahí uno cuestiona la disciplina y el alcance que se le haya podido dar a cierta decisión. Hay fallos que no son en derecho y que tienen unos componentes subjetivos muy amplios. Esto lo vamos a atacar, como lo hemos hecho hasta ahora, pidiendo vigilancia especial por parte de la Procuraduría y de la Judicatura. Cuando hemos tenido que hacer denuncias penales y disciplinarias sobre esos jueces las hemos hecho sin ningún temor. Este es un problema complejo que no depende de la Administración, estamos en la mitad de ambas partes (propietarios del colectivo y operadores del MÍO), lo necesario es lleguen a acuerdos. Usted ha estado muy involucrado durante las últimas semanas en el tema del colectivo, hasta le tocó ejercer como Secretario de Gobierno durante el paro de transportadores del pasado 19 de marzo. Ha tenido mucho juego en esta Administración...Tengo un carácter serio y estricto, creo que esos son elementos de juicio que eventualmente el Alcalde tiene en cuenta para dejarme encargado cada vez que sale. Lo otro es que la naturaleza del cargo que yo desarrollo implica conocer con precisión cada una de sus actuaciones. Cada documento o acto administrativo que él firma lo tengo que revisar y darle control de legalidad, por eso es que tengo conocimiento preciso de la administración.Algunos lo llaman el ‘apaga incendios’ de Guerrero porque cada que pasa algo grave en la ciudad el Alcalde no está y usted es el mandatario encargado... Creo que es el reflejo de una confianza que le agradezco mucho al Alcalde. Ser alcalde encargado, como ciudadano, es un honor, tomar decisiones en momentos estructurales en bien de la ciudad, es un orgullo, aunque ser alcalde en cargado es un peso diez veces mayor al que lleva el Director Jurídico. Esto le puede despertar las ganas de entrar en el futuro en la arena política... Yo creo que en el sector público hay dos tipo de funcionarios: los políticos, que se dedican obtener votos, que es un trabajo supremamente difícil y que tiene sus características. Hay otros, donde considero que estoy yo, que son los tecnócratas, somos técnicos y apoyamos los procesos de lo público. No creo tener el perfil ni la vocación de salir a la calle a buscar los votos de las personas. ¿Extraña su vida en el sector privado?Debo decir que era mucho más tranquila, con unas oficinas particulares donde uno manejaba su tiempo, podía ir al gimnasio, programar vacaciones fuera del país. Ahora es una vida ajetreada y que inclusive, en ese rol de alcalde o secretario encargado, el fin de semana es de trabajo total, no veo a mi familia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad