“No pueden sacarnos de nuestro barrio”

Marzo 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de Cali Norte

Preocupados se encuentran residentes de Granada y San Antonio, luego de enterarse que el proyecto de renovación del Plan de Ordenamiento Territorial propone convertir estos dos sectores en barrios de vocación comercial.

Preocupados se encuentran residentes de Granada y San Antonio, luego de enterarse que el proyecto de renovación del Plan de Ordenamiento Territorial propone convertir estos dos sectores en barrios de vocación comercial.En el caso de Granada, la iniciativa creó conmoción entre los pocos habitantes de antaño que quedan en la zona.“Con la proliferación de los restaurantes varios de los vecinos se fueron, porque no soportaron los problemas de seguridad, ruido y congestión que eso trajo al barrio. Es el colmo que ahora el Municipio pretenda ir contra nosotros, no hay derecho”, afirmó Luis Álvarez, quien vive allí hace 40 años.Para quienes llevan casi medio siglo habitando en el sector, la iniciativa es un irrespeto hacia la comunidad.Así lo manifestó María Elena Ospina, quien aseguró que “no nos pueden sacar de nuestro barrio así como así. Planeación Municipal nos debe tener en cuenta y no atropellarnos como lo ha venido haciendo”.El panorama de inconformidad no es distinto entre los habitantes de San Antonio. “Rechazamos rotundamente esta iniciativa, porque va en contra del estatus actual como barrio residencial y porque el número de habitantes del barrio es muy superior al número de establecimientos”, indicó Ramiro Bonilla, presidente de la JAC del sector.Agregó que también rechazan el cambio porque San Antonio es uno de los escasos ejemplos de urbanismo que quedan en la ciudad.Gerardo Potes, vecino de la zona desde hace catorce años, aseguró que “estamos en un país que se debe desarrollar, pero debe hacerlo con respeto y de manera humana, teniendo en cuenta que no pueden dañar la arquitectura que por tantos años ha sido una de nuestras características primordiales”.Diana Muñoz, subdirectora del POT, precisó que “antes de tomar una decisión, tenemos que hacer un análisis riguroso de cada zona para ver si es posible el cambio o no”.Sin embargo, los vecinos de ambos sectores anunciaron que insistirán ante el Municipio para se respete la antigüedad de los barrios y se conserven como zonas netamente residenciales.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad