No para la disputa entre taxistas y Uber en las calles de Cali

Junio 14, 2017 - 12:26 a.m. Por:
Redacción de El País 
Competencia entre taxis y Uber

La competencia entre taxis y vehículos que trabajan bajo el resorte de la plataforma Uber se remonta al 2014, cuando la aplicación para dispositivos móviles llegó a la ciudad.

Foto: Archivo de El País

La pugna entre conductores de vehículos particulares vinculados a Uber y taxistas, no da tregua en Cali.

Entre ambos bandos continúa la disputa por los clientes que, en ocasiones, está traspasando los límites de la competitividad en el servicio y está pasando a los ataques físicos.

El último caso de agresión se registró este lunes, cuando el conductor de un taxi denunció que se disponía a recoger un par de pasajeros en el barrio Jorge Eliécer Gaitán, al nororiente de Cali, y recibió un puñetazo luego de hacerle un reclamo a un particular por prestar el servicio de transporte informal de pasajeros.

Lea también: La 'uberización' del trabajo, una piedra en el zapato para la Seguridad Social.

“Los pasajeros dijeron que no iban a subirse al taxi porque me había tardado en llegar y ya habían pedido un Uber. Grabé cuando el conductor particular recogió a los pasajeros y cuando arrancó, bajó el vidrio de su carro y me pegó un puño en la cara. Dijo que no sabía quién era él y amenazó con matarme”, aseguró el taxista agredido.

De acuerdo con líderes del ‘gremio amarillo’, esta sería la cuarta agresión que se registra en las últimas dos semanas por parte de conductores asociados a plataformas tecnológicas de transporte no regulado contra los taxistas.

Alberto Mendoza, presidente de la Federación Nacional de Taxistas, indicó que “las agresiones han sido muy graves, incluso ha habido disparos y atentados contra los compañeros. Ellos tienen amenazados a varios conductores de taxi y todo porque cumplimos con recoger pruebas y denunciar a las autoridades quiénes son las personas que están cometiendo este ilícito para que se tomen cartas en el asunto. Nosotros nunca hemos atacado a un conductor de Uber”.

Mendoza aseguró que los ataques que se han generado en la ciudad obedecen a que “hay permisividad del Estado para que estas plataformas que ofrecen un servicio ilegal sigan operando normalmente y afectando a los que sí estamos trabajando bajo la norma. Mecanismos como Uber nos han arrebatado el 65 % del servicio en la ciudad, sobre todo en las noches porque la gente ya no está pidiendo carreras con nosotros luego de las 10:00 p.m.”

No obstante, Milton Victoria, líder del gremio taxista, indicó que los ataques entre conductores de ambos bandos se salieron de control y dejaron de ser vistos como una lucha entre lo legal y lo informal, para convertirse en un problema social y de orden público en las calles de la ciudad.

“Falta tolerancia y respeto”

Ante las recientes denuncias de violencia entre taxistas y conductores de Uber, el secretario de Movilidad, Juan Carlos Orobio, hizo un llamado a las partes a evitar las confrontaciones y realizar las denuncias respectivas.

“En esta situación solo queda insistir en la tolerancia y el respeto entre ambas partes. Está claro que el servicio público en carros particulares no está autorizado y que hay una ilegalidad tácita, pero por eso no se puede recurrir a la violencia o a las vías de hecho como una forma de protesta”, aseguró Orobio.

Según la Secretaría de Movilidad Municipal, desde el 1 de enero hasta el 31 de mayo de este año se sancionaron 2188 vehículos por prestar servicio de transporte informal. De estos, 1848 automotores fueron particulares y 340 de servicio público.

Acorde a los registros de la autoridad de Movilidad, 103 vehículos particulares fueron identificados prestando el servicio no autorizado de transporte de pasajeros a través de una plataforma tecnológica, como Uber, Cabify, entre otras. 

El otro lado de los ataques

Aunque los casos denunciados recientemente presentan como víctimas a los taxistas, son varios los incidentes que han reportado los conductores de Uber y que tienen como agresores a los conductores de servicio público.

Carlos, propietario de un vehículo que trabaja con la plataforma Uber, indicó que debido a las agresiones que han sufrido quienes laboran en este tipo de modalidad informal ya tienen grupos de mensajería para avisar a otros conductores cuando se registren agresiones o persecuciones por parte de los taxistas.

“Nos ha tocado unirnos para defendernos de su actuar sistemático. Ellos se hacen pasar por usuarios, piden carreras y nos llevan a hacer ‘encerronas’ con otros taxistas. Han dañado algunos carros, pintan los vidrios y a varios compañeros los han agredido física y verbalmente. Otros carros los han chocado y hasta atacado con pistolas de balines y no vemos ningún tipo de protección, estamos solos”, aseguró Carlos, quien lleva un año prestando servicio informal con la plataforma Uber.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad