"No le estamos poniendo palos a la carreta": Presidente del Concejo de Cali

Septiembre 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz | Reportera de El País

Fernando Tamayo, presidente del Concejo de Cali, aseguró que los concejales "siempre nos hemos mantenido distantes de los congresistas, por lo que no veo por qué Roy Barreras tenga que incidir en nuestras decisiones".

Fernando Tamayo, presidente del Concejo, aseguró que no hay pujas entre cabildantes y que no están boicoteando a la Administración Municipal.

Aunque el presidente del Concejo, Fernando Tamayo, asegura que la relación entre la corporación y la Alcaldía de Cali es de respeto y cordialidad, dejó claro que el Gobierno local sigue lento. Se quejó porque todavía no se han entregado proyectos fundamentales para el desarrollo de la ciudad y señaló que cuando sean radicados se tomará el tiempo que sea suficiente para hacer un estudio en profundidad. “Eso no significa que le estemos colocando palos a la carreta”.Asegura que en el interior de la Corporación no hay una puja entre concejales veteranos y ‘primíparos’.La semana pasada usted se quejó porque tienen poco tiempo para estudiar tres proyectos que el Municipio presentó en las sesiones extras. ¿Siente alguna presión por parte de la Alcaldía?Pienso que la Administración se ha tomado un tiempo prudencial y bastante largo en la presentación de proyectos. Hasta la semana pasada no se habían presentado iniciativas de grueso calibre, por fin lo hicieron y algunas tienen problemas en la forma. La situación que va a complicar un tanto al Concejo es que en octubre van a presentar cinco proyectos muy gruesos y lo que quiero dejar claro es que nosotros vamos a hacer el estudio con el tiempo que amerite tomar la mejor decisión. Sería muy grave que por la premura del tiempo y por presión, dejemos de dar el estudio que se merecen los proyectos. La llamada de alerta es para que la gente sepa que la irresponsabilidad nuestra sería sacar a pupitrazo proyectos como la escisión de Emcali.Durante el gobierno de Jorge Iván Ospina ustedes estudiaron el proyecto para escindir telecomunicaciones y ya conocen la empresa. ¿Cuál es la complejidad?Cuando se hizo el debate para la escisión durante la administración de Ospina nos demoramos seis meses en un estudio previo y los debates del proyecto duraron tres meses. Además, las condiciones de la empresa en esa época no eran iguales a las de ahora. En ese momento la Gerente decía que la quiebra era inminente. Ahora, hay un Gerente que nos muestra un escenario totalmente distinto, acaba de invertir en televisión y de darse una pela con el Gobierno Nacional para hacer que Emcali sea competitiva. En ese estudio nos demoramos un año.Es decir, que van a necesitar otro año para tomar una decisión...No. Un año sería un tiempo desmesurado. Lo que estamos pidiendo es un tiempo prudencial.¿Y cuánto es un tiempo prudencial?No sé. Dentro del estudio del proyecto nos daremos cuenta. La reflexión es esta: Emcali ha estado trece años intervenida, en qué cambia que nos demoremos tres o cuatro meses más.Si ustedes se demoran, el afectado va a ser el Gobierno, pues el Alcalde prometió que al ser elegido iba a buscar que levantaran la intervención de la empresa de forma inmediata...A nosotros no nos pueden endilgar una responsabilidad que no es nuestra. El discurso en campaña de la devolución de Emcali fue del Alcalde. Él dijo que cuando llegara se la iban a devolver. Cuando llegó dijo que necesitaba seis meses y ahora, que hay que escindir. El compromiso que tenía el Gobierno Central con él ha ido mutando.¿Le preocupa que ahora, de todas formas, la responsabilidad de Emcali quede en manos del Concejo?Evidentemente, porque no se presentaron proyectos a lo largo de diez meses y en los últimos dos se va a concentrar toda la radicación. Lo que sí espero es que después no salgan a decir que es culpa del Concejo que no se haya dinamizado la actividad de la Administración. Cuando se estudió el tema Emcali durante el Gobierno de Ospina se hablaba en los pasillos de peticiones y pujas por cargos a cambio de un Sí en la aprobación. Dicen que ahora está pasando lo mismo...Ahí hay dos caras de la moneda. Se presentan ahora los proyectos y dicen que es para que la Administración presione la aprobación a pupitrazo. Pero si nosotros realizamos un estudio serio, entonces dicen que es para frenar la evolución y el desarrollo de la ciudad. La única forma de blindar esto es lograr cabildos abiertos y que la gente participe para que se den cuenta de lo que está sucediendo.En el tema Emcali hay que tomarse el tiempo necesario para garantizar no sólo la devolución que es importante, sino la supervivencia de la empresa. Vamos a asumir la responsabilidad que corresponda y los proyectos que se presenten van a ser estudiados en profundidad y con el tiempo que se necesite, eso no significa que le estemos colocando palos a la carreta.Usted denunció la semana pasada que los proyectos que se presentaron en las sesiones extras tienen problemas de forma. Las ponentes Noralba García y Audry Toro dijeron que si era necesario los iban a devolver. ¿Eso no generará un rompimiento en las buenas relaciones que hay con la Alcaldía?Los proyectos no se deben devolver. Deben ser modificados en medio del estudio. Siento que hay problemas de forma, hay que fortalecerlos y la devolución de esas iniciativas para mí es impensable. Es impensable por qué generaría el fin de la armonía entre el Concejo y la Alcaldía Sería una mala señal no para la Alcaldía, pero si para la ciudadanía.Entonces usted va a luchar por no dar una mala señal...No se trata de eso. Lo que tiene que propender es que si hay debilidad, el proyecto se debe fortalecer con el paso de los debates.¿Quién va a ser el Presidente del Concejo el próximo año?José Fernando Gil Moscoso.Pero dicen que eso está en duda, que hay una puja entre los concejales nuevos y los veteranos para que sea Roy Barreras hijo...No, son las pujas normales, es parte normal de la política. La verdad es que la decisión se toma en el interior del Partido de la U. Ellos tienen un compromiso con José Fernando Gil y espero que se respeten los acuerdos. No hay una puja por la Presidencia ni entre los concejales nuevos y viejos. ¿Qué tanto influye el senador Roy Barreras en el Concejo ahora que tiene tanto poder?No he tenido la más mínima relación con él. He conversado dos veces con el senador y creo que su poder es como un fantasma que se está tejiendo, pero tengo la certeza de que no va a incidir en las decisiones internas del Concejo.Entonces, ¿no hay pelea por la Presidencia, pero sí tensión?No. Incluso hay un grupo mayoritario de quince concejales donde hay cinco o seis nuevos. La realidad es que si se analizan los debates, uno se da cuenta de que no hay concejales tontos ni que acompañen per sé. Hay críticos que apoyan lo que deben apoyar y critican lo que deben criticar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad