No hay razones para que la Nación intervenga al MÍO, dicen analistas

Noviembre 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | El País
No hay razones para que la Nación intervenga al MÍO, dicen analistas

Los atrasos en infraestructura y en la reestructuración de las rutas de buses tradicionales que no asumieron las administraciones pasadas son las que no han permitido que el sistema de transporte masivo MÍO encuentre la estabilidad financiera.

La visita de la Superintendencia de Puertos y Transportes y el informe de la Contraloría de Cali sobre el progreso del proyecto, tienen en vigilancia al sistema. Autoridades afirman que problemas vienen desde el inicio.

No solo la Superintendencia de Puertos y Transportes tiene la mira puesta en Metrocali, entidad encargada del desarrollo del Sistema de Transporte Masivo MÍO, y en sus cuatro concesionarios operadores. También la Contraloría General de la República prepara un informe que dará su diagnóstico este 16 de noviembre.Este informe sería el resultado de un convenio firmado entre ese ente de control y la Contraloría de Cali, para estudiar en conjunto “cómo va el proyecto”, dijo una fuente de ese organismo que pidió reserva de su nombre.El País conoció que el convenio interinstitucional se hizo a petición de la contralora general Sandra Morelli. Y la evaluación se centrará principalmente en la infraestructura y sus cronogramas de desarrollo; la inversión de recursos, y la operatividad para detectar si el sistema está cumpliendo con las metas fijadas.El estudio empezó el 3 de septiembre y deberá estar listo la próxima semana, por lo que trabajan a toda marcha en el tema.Esta nueva investigación se suma a la visita que realizó el martes el Superintendente de Puertos y Transportes, Juan Miguel Durán, y la advertencia que hizo de una posible orden de sometimiento de control a Metrocali y a los operadores sino muestran una solidez financiera que garantice la eficiencia del MÍO.Sin embargo, funcionarios y operadores coinciden en que aunque el sistema sí tiene problemas como los ha tenido desde el comienzo del proyecto, no alcanzan a ser argumento legal que justifiquen una intervención de ese tipo.El alcalde Rodrigo Guerrero dice que la Superintendencia ha encontrado lo mismo que Metrocali ya conocía: que “algunos operadores” venían incumpliendo compromisos adquiridos para aportar a la flota los nuevos buses que se necesitan y para sacar de circulación los anteriores.El Mandatario reveló que Metrocali ha impuesto sanciones hasta de $2.000 millones para obligar a estos operadores a que cumplan con los requisitos. Y no justificó una posible orden de sometimiento de control hacia Metrocali. Por el contrario, destacó que es la única entidad de sistemas de transporte masivo en el país “que ha venido funcionando sin subsidios ni del Gobierno Nacional ni del Gobierno Municipal”. Todas las fuentes consultadas están de acuerdo en que la Superintendencia está en la facultad de hacer estas visitas de rutina y solo vino a observar cómo funciona el sistema. Incluidos los operadores, que si bien son del sector privado, prestan un servicio público.No obstante, los entes de control no revelaron cifras que soporten su “preocupación por la situación financiera” del sistema “porque todavía no las han consolidado”. Y ni los operadores ni Metrocali mostraron los balances que demuestren que ya están a poco tiempo de alcanzar el punto de equilibrio financiero, como dicen que lo van a lograr en 2013.César Vergara, gerente del operador GIT Masivo, calificó las declaraciones de Durán como “una expresión fuera de contexto que no corresponde a la realidad. Sí está contemplado entre sus facultades, pero para llegar a una orden de sometimiento de control debe tener fundamentos jurídicos muy contundentes”.Para sustentar su posición, dijo que en el MÍO los operadores GIT Masivo, ETM, Blanco y Negro Masivo y Unimetro, suman casi 900 vehículos prestando el servicio en el 90% de la ciudad. “Tendría que ser que de los 900 carros, solo salgan 400 o algo que implique un fuerte deterioro en el cumplimiento del servicio” y ese no es el caso del MÍO.Sebastián Nieto, gerente de Unimetro, admitió que todos los operadores tienen las mismas dificultades que ha tenido Unimetro, pero recuerda que estas fueron ocasionadas por los incumplimientos del gobierno en infraestructura y en reestructuración de rutas. “Fueron obligaciones que adquirió el Municipio con los concesionarios y que las administraciones pasadas no las cumplieron por falta de voluntad política”, dijo.De paso destacó que esta administración viene trabajando en corregir esas falencias y ponerse al día. “Eso ha permitido que la situación financiera de los concesionarios, incluido Unimetro, haya venido mejorando, aparte de las capitalizaciones que sus accionistas hayan tenido que realizar para cubrir esos déficits, y estamos muy tranquilos ante la revisión que pueda hacer la Superintendencia, no nos genera ningún temor”. La gerente de Metrocali, María del Pilar Rodríguez Caicedo, dijo que las dificultades financieras a las que se refirió Durán, “no son nada distinto de lo que he dicho: la situación económica de los operadores es difícil, pero hoy es menos grave de lo que era hace diez meses”.La funcionaria explicó que la capacidad de operación de los concesionarios depende del número de usuarios movilizados porque así mismo se les paga su tarifa. “Hoy tenemos 510.000 pasajeros mensuales y en enero teníamos 340.000; es decir, 170.000 más y ese incremento significativo de 50% implica que su situación económica mejore”, dijo.Vergara reitera: “Los cuatro operadores estamos trabajando a pérdida, pero eso está presupuestado mientras llegamos a 940.000 pasajeros. Ha habido un incremento importante estos dos últimos meses de más de 100.000 usuarios con las decisiones del Secretario de Tránsito de quitarle el paralelismo al MÍO”.Él aspira a que con las nuevas medidas lleguen a 900.000 usuarios dentro de un año. Nieto espera que en el primer trimestre de 2013 lleguen al anhelado punto de equilibrio financiero.Los operadores aclaran que eso no significa que no estén cumpliendo sus compromisos financieros. “El proyecto del MÍO tiene una madurez del 80%: Hemos traído ya el total de la flota, 910 vehículos que prestan el servicio y hemos chatarrizado más de 3000 vehículos”, dijo el gerente de GIT.Sobre la poca inversión de los operadores, Vergara aseguró que GIT, de 300 vehículos que se comprometió a vincular al sistema, ya incorporó 295. “Sí hemos hecho la inversión debida para mejorar el servicio, hemos chatarrizado más de 1100 buses, nos faltan unos 500 y hemos prestado el servicio, entonces, no sé en qué se fundamenta para decir eso”.“Con la capitalización de julio de 2011 nos pusimos al día: se reestructuró la deuda con la banca, se logró adquirir la flota de Fase II que estaba pendiente y somos el único operador al día en desintegración (chatarrización)”, dijo Nieto.El Suprintendente le dijo a la gerente de Metrocali que veía el sistema andando bien, le comentó algunos ajustes operacionales qué hacer y su preocupación por el estado financiero de los operadores. “Pero le expliqué que hay que mirar es la tendencia del sistema en estos diez meses y verán que estamos en la dirección correcta”, concluyó.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad