Niños del Coro Voces de la Paz aprenden a través de la música

Niños del Coro Voces de la Paz aprenden a través de la música

Diciembre 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Niños del Coro Voces de la Paz aprenden a través de la música

Álvaro Ladino, músico y compositor, y su coro Voces de la Paz, sólo en una Navidad pueden tener hasta 30 presentaciones. La más memorable, una en la Sala Beethoven llena, acompañados de la Banda Departamental.

Su director, Álvaro Ladino, asegura que esto los hace crecer como personas, así como tener buen comportamiento ciudadano donde vayan y una buena ocupación del tiempo libre. Disciplina, responsabilidad y habilidades sociales son algunos de los beneficios.

Cantar no sólo es divertido. Cuando un niño integra un coro desarrolla competencias múltiples casi sin darse cuenta.Disciplina y responsabilidad para cumplir los compromisos, habilidades sociales para compartir con sus compañeros del coro y destrezas artísticas como cultivar la memoria musical y la memoria auditiva, son algunos de los beneficios adquiridos con esta actividad lúdico educativa.“Todo esto los hace crecer como personas, a tener buen comportamiento ciudadano donde vayan y a tener una buena ocupación del tiempo libre”, sostiene el compositor y músico Álvaro Ladino, fundador y director del Coro Voces de la Paz, uno de los más solicitados para cantar los villancicos en las Novenas de Navidad.El artista y docente musical sostiene que un niño que participa en un coro se siente importante con sus presentaciones y eleva su autoestima cuando el público lo aplaude. “Además de que educan la voz y aprenden a cantar en coro y como solistas, adquieren mayor capacidad y coordinación motriz porque todas las canciones y villancicos exigen mímica”, destaca.Otro de los logros que resalta de estos doce niños entre los 7 y 14 años de edad, es que “logran vencer la timidez y dominar el escenario y el público, dejando a un lado los temores y el pánico escénico, lo cual les ayuda para su desempeño escolar y su futura vida profesional”, explica. Nicole Andrea Guitiérrez, nieta del director y quien lleva tres años en Voces de la Paz, prefiere cantar “para conocer nuevos amigos y amigas, para distraerme y me parece mejor en vez de quedarme sola con los juegos electrónicos”, dice.Adriana, madre de Nicole Andrea, ratifica que en el coro los niños aprenden a socializar porque se tienen que relacionar con personas de todas las empresas, centros comerciales, colegios y medios de comunicación donde se presentan.Francia Elena Valverde, madre de Isabella Lasso, destaca que el coro le ha servido a su niña de 11 años, a estar más relacionada con más gente, y mucha disciplina para cumplir los compromisos. “Por ejemplo, desde septiembre ensayan los martes y jueves y el 16 de diciembre, primer día de la Novena madrugaron a las 5:00 de la mañana porque a las 7:30 ya tenían un concierto en Comcel; a las 11:00 otro en Unilever, a las 12:30 en Tardes del Sol, en Telepacífico; y a las 5:00 de la tarde en Salomia”. Otro beneficio es que el coro Voces de la Paz, creado desde el año 2000, les cultiva la cultura del ahorro a los pequeños. “De lo que recibimos de las presentaciones y del disco que grabamos con los villancicos, se les da al final un porcentaje y eso en diciembre es el mejor regalo para ellos”, afirma el director.Andrea Quintero, la más grande del grupo, quien pasa a décimo grado en el colegio, apenas lleva dos meses en la agrupación, pero admite que le encanta la música y que esta oportunidad es una vivencia muy bonita. “Me ayuda para tomar experiencia, es un paso más, un gran avance”, dice la adolescente. Ladino, quien ha grabado ocho discos de la serie de música infantil Aprender Cantando, concluye que la música es la mejor terapia: “Un muchacho que canta es un muchacho alegre, sin problemas”, concluye.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad