Niños de la ladera afinan Notas de Paz

Septiembre 18, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Niños de la ladera afinan Notas de Paz

La Fundación Notas de Paz, integrada por 125 niños del barrio Bellavista, se financia con donaciones de empresas privadas y los conciertos que cada año organiza. Entre sus proyectos a mediano plazo está la construcción de una nueva sede.

En Bellavista y Siloé 185 niños y jóvenes se enamoraron de chelos, violines y contrabajos. La Fundación Notas de Paz nació en marzo de 2007 y su objetivo primordial es prevenir que niños y jóvenes elijan el camino de la violencia. El martes, gran concierto en el Municipal.

Hay barullo. Es mediodía y los niños salen raudos por una puerta metálica verde. Se escuchan gritos, risas, un violín que suena cerca. El sitio, una casa de paredes blancas decoradas con dibujos de instrumentos musicales, es la sede de la Fundación Notas de Paz, ubicada en el barrio Bellavista de Cali.La Fundación ya es conocida en la ciudad. Nació en marzo de 2007 y su objetivo primordial es prevenir, con al poder de la música, que los niños y jóvenes de Bellavista elijan para sus vidas el camino de la violencia.Pasa que en el barrio, describe la directora administrativa de la Fundación, Gloria Mercedes Guzmán, los niños están expuestos a la influencia de las pandillas. Además, son chicos de padres ausentes, que deben partir de casa para trabajar. Y algunos en sus casas son víctimas de violencia intrafamiliar. Entonces, con la música, el aprovechamiento sano del tiempo libre, los muchachos se escabullen de ese contexto social adverso. Y de paso, aparece frente a sus vidas la posibilidad de realizarse profesionalmente. Algunos chicos talentosos como Fanny Lizeth Quintero y Diego Fernando Vega, por ejemplo, ya sueñan con convertirse en músicos. Es difícil caminar por la casa. Hay que hacerlo lentamente y de lado, para que los niños pasen. Acaba de terminar el ensayo, siguen saliendo de prisa para sus hogares. Son muchos: en total, la Fundación está conformada por 125 chicos, entre los 7 y los 17 años de edad. Se han presentado en el Teatro Municipal Enrique Buenaventura; en el Centro de Eventos Valle del Pacífico; en la sala Beethoven; en el Centro Cultural Comfandi; en el Teatro al Aire Libre Los Cristales y en el Auditorio León de Greiff, de Bogotá.También celebraron con sonidos de violines, chelos y contrabajos los 90 años de la Fuerza Aérea Colombiana. Eso fue en noviembre del 2009. Y además, también el año anterior, el 25 de septiembre, para ser exactos, fueron invitados por la OEA para tocar en el Hall de las Américas, en Washington, Estados Unidos, en el cierre del Foro Interamericano de la Paz. Ese día los muchachos se retiraron del escenario en medio de aplausos atronadores.Ahora tienen un nuevo reto. El próximo martes 21 de septiembre, la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil Notas de Paz se presentará de nuevo.Esta vez, en el Teatro Municipal Enrique Buenaventura, en un Concierto de Gala que ofrecerán a Cali junto a otros niños que también, a través de la música, se escapan de un contexto social como el de Bellavista. Se trata de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Siloé, fundada en el 2008 e integrada por 60 niños que habitan en la Comuna 20. El repertorioEl Gran Concierto de Gala inicia a las 7:00 p.m. Lo abrirá la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Siloé bajo la dirección de Rafael Arboleda, que interpretará la partitura Plink Plank Pluk, del compositor estadounidense Leroy Anderson, y el Concierto para Dos Cellos, de Antonio Vivaldi, con los solistas Christian Camilo Ospina y Angie Paola Taborda.Por su parte, la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil Notas de Paz, con Felipe Martínez como director, interpretará clásicos como Guillermo Tell, del compositor italiano Gioachino Rossini. También tendrá entre su repertorio 'La gran puerta de Kiev', del compositor ruso Modest Mussorgsky; 'Pompa y Circunstancia', de Edward Elgar; Finlandia, de Jean Sibelius, entre otras obras especiales. Las boletas ya están a la venta y los violines, afinados. El barullo en la casa, por cierto, continúa. Es el agite previo al Gran Concierto.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad