Nadie responde por la invasión de escombros en Cali

Nadie responde por la invasión de escombros en Cali

Marzo 18, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El Dagma dice que comprar y adecuar un lote para depositarlos no es de su competencia. La CVC responde que sí deben hacerlo. Mientras tanto, la ciudad se llena de botaderos públicos.

Al menos en el corto y mediano plazo, los escombros en Cali se seguirán depositando  sin control en cualquiera de los 140 botaderos crónicos que tiene detectada la Policía Ambiental. Lea también: Cali tiene 140 botaderos crónicos de escombros

La Alcaldía  aún   no cuenta con un sitio oficial para disponerlos. Y, según lo indicó recientemente  María del Mar Mozo, directora del Dagma, “como Municipio no compramos o adecuamos el lote, no es nuestra competencia”.

La funcionaria explicó  que “ese es un servicio de libre mercado.  El Municipio lo que puede hacer es montar el modelo, apoyar o dar los lineamientos, en este caso, los sitios. Estamos incentivando a los privados para que ya con estos lugares identificados se apropien de estos para poder hacer el negocio”.

¿Es un problema municipal?

Según el director de Planeación de la CVC, Luis Guillermo Parra, las administraciones municipales están obligadas a resolver el problema de la disposición de escombros, ya que esto es considerado un servicio público.

 “Los escombros son residuos sólidos, así como la basura que se generan en los hogares, y esa responsabilidad es de los municipios. Ellos lo pueden concesionar, tal como pasa con la prestación del aseo, pero también puede ser prestado por la Alcaldía”, aseveró el funcionario de la CVC.

2500 metros cúbicos de escombros salen a diario en Cali.

De hecho, municipios cercanos como Puerto Tejada tienen una escombrera municipal, cuya operación fue subcontratada con empresas privadas que hacen el aprovechamiento.

El ingeniero Alejandro Salazar, de la firma Ecoingeniería, indicó que municipios como Medellín están pensando en una solución regional (en su área metropolitana), que harían la inversión de la compra del lote y la operación a través de las empresas públicas. 

 En Neiva, agregó, se está buscando una solución de alianza público-privada, donde participan la Alcaldía, las universidades, la Cámara de Comercio y las firmas interesadas en el negocio de recuperar los escombros.

Progea del Valle es una de las firmas interesadas en hacer la recuperación de escombros en Cali. Hugo Durán Pérez, su gerente, dice que aunque el negocio es “interesante”, falta hacer estudios y diseños de los sitios que fueron aprobados en el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, el año pasado.

Estos son en las antiguas canteras de Chipichape, Cristo Rey y Navarro. Pero el director de Planeación, León Darío Espinosa, aclaró que allí, más que botar los escombros, lo que se autorizó es la construcción de  centros de transformación de este material. Agregó que no conoce de iniciativas privadas para aprovechar los escombros en esos lugares.

[[nid:391261;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/02/escombros-734.jpg;full;{Autoridades ambientales ha identificado más de 140 botaderos de escombros en toda la ciudad. Separadores viales, lotes y canales de aguas residuales son los sitios donde los depositan ilegalmente.Fotos: Oswaldo Páez | El País}]]

De hecho, la Directora del Dagma reconoció que no puede decir con certeza que empresas privadas están interesadas en hacer la recuperación de los escombros, porque es un tema privado.

Pero Hugo Durán, de Progea, dijo que además de definir los sitios, el privado debe tener un incentivo para que el negocio sea rentable. 

“En Bogotá se exige que el 20 % del material que se usa en las obras públicas sea reciclado”, anotó.

  La única alternativa  a la vista que puede ser aprovechada por Cali es la entrada en operación el centro de administración de aprovechamiento de escombros en el corregimiento Guabinas, en Yumbo, que abrirá a finales de marzo.

Lío en el servicio Las empresas de aseo de Cali  (Ciudad Limpia, Emas y Promoambiental) prestan el servicio de recolección de escombros, pero con costo adicional al del aseo. El primer metro cúbico es gratuito y de ahí en adelante cuesta $25.000. Su pago se hace en la factura del aseo. Sin embargo, estas empresas están teniendo dificultades  para recoger estos desechos porque para llegar a la escombrera autorizada en Candelaria los camiones deben usar el puente de Juanchito, y al estar este cerrado para vehículos con carga pesada, han tenido que trasladarse hasta Puerto Tejada. Catherine Arteaga,  vocera de Ciudad Limpia, dijo que esta situación ha generado demora en la prestación de este servicio.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad