Música de la buena, en una big band muy caleña

Junio 13, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Paola Andrea Gómez / El País
Música de la buena, en una big band muy caleña

Los músicos de la Punto Baré Big Band han recibido no solo el aplauso del público, si no también de los expertos en el género y de extranjeros de paso por Cali. Lo que para ellos es un taller, para el público es una audición de alto nivel.

Un puñado de talentosos músicos de la ciudad se reúne los miércoles en la noche para tocar latin jazz, bajo la batuta del maestro Jaime Henao.

Para ellos la música no es una expresión de la vida. Es la vida misma. No los desvela el dinero ni el renombre. Lo de ellos es un encuentro íntimo y sincero con el talento. Un encuentro con sus pares, un puñado de músicos que conjugan sus sonidos en un formato poco común  en una ciudad como la nuestra. 

Quizás ese sello los ha hecho únicos. Y con él consiguieron  ganarse  el respeto de sus seguidores; que aguardan a que llegue la noche del miércoles para escucharlos en un templo de la buena música, anclado en la esquina de la Calle Quinta con Carrera Trece, un lugar que se ha posicionado en el gusto del caleño, al que el corazón le palpita en claves.

La Punto Baré Big Band. Así se les conoce. Desde ese 3 de septiembre del 2014 en que tocaron por primera vez, sin más pretensiones que aprender, que reencontrarse, que vivir la música. 

[inline_video:youtube:u_KSNJwz8E4:0:null]

Para ellos es un  taller semanal, como lo llama su director, Jaime Henao, un pianista reconocido en la movida nacional, formado en Bellas Artes, fundador de la inolvidable orquesta de salsa La Misma Gente, acompañante de otras grandes agrupaciones y maestro de otros tantos que hoy tocan a su lado excelsas melodías con arreglos traídos de Estados Unidos o cocinados en las entrañas del caleñísimo barrio San Antonio. 

Si hay alguna contraprestación para los músicos por su aporte a la banda, ese se da en clases de música en El Colectivo, la escuela de Henao.

Hay que ver el talento de esta banda de gran formato, compuesta por egresados del conservatorio Antonio María Valencia, de la escuela de Univalle, de  El Colectivo. Hay que oír cómo interpretan el Mambo, de Leonard Bernstein. O el Midnight Jazz Afair, del maestro Edy Martínez. O La Pollera Colorá con arreglos de Jaime Henao. O la de El Pescador, que en latin jazz suena sublime. Hay que escucharlos, a eso de  las 11:00 p.m. (tocan una hora en promedio) antecedidos por el Cuarteto de Punto Baré. 

Sarli Delgado es la joya de la banda. Contrabajista clásica del Conservatorio y metida en la música desde los 8 años, cuando inició cantando en La Charanguita de Luis Carlos. Joven, fresca, pero con una formación como pocos. Hoy hace parte de la Banda Sinfónica Departamental del Valle, además de acompañar con su instrumento a grandes como Richie Ray& Bobby Cruz, Rey Ruiz, Canela o La Misma Gente. Y es docente de la orquesta juvenil Notas de Paz, iniciativa que lleva música sinfónica a los niños de Bellavista.

“Jaime nos invitó a sus exalumnos a hacer parte de este taller semanal, que es de un altísimo nivel. Qué más ganancia que seguir aprendiendo del maestro y encontrarnos todos alrededor del amor por la música”, dice.

Harlinson Lozano es saxofonista. Tiene una licenciatura en Univalle y el valioso legado de la música popular de su pueblo, el pueblo del festival de  bandas: San Pedro, Valle. Es director musical del grupo  Herencia de Timbiquí, ganador de La Gaviota de Plata en Viña del Mar 2013. Hace parte de la orquesta del éspectáculo de Delirio. Es profesor en El Colectivo. Es un duro.

[inline_video:youtube:tuzu7wNarjg:0:null]

“El que Cali pueda ofrecer una big band en vivo cada ocho días es un lujo que no se da en todas partes. Y para nosotros es un privilegio hacer la audición. Conozco extranjeros que vienen a vernos y quedan gratamente sorprendidos”, expresa Harlinson, alumno aventajado de Jaime Henao.

Seguro si detallamos quién es cada uno de los 16 a 19 músicos que fluctúan en la Big Band de Punto Baré veremos que todos cuentan con una amplia trayectoria. “Y eso es lo bonito, atreverse a hacer música más exigente. Porque así crece la cultura local. Este es un regalo gigante que le hacemos con cariño a Cali”, afirma Harlinson.

De retos están hechos. Por eso, desde ya se preparan para el Utopia Jazz Festival que realizarán del 22 al 25 julio, reservado para propuestas nacionales y tribuna para el trabajo de músicos locales que triunfan en el exterior, como la pianista Carolina Calvache, residente en Nueva York, quien también vendrá para hacer el Primer Campus Juvenil de Jazz.

 “Lo que queremos es hacer cosas por la música y solo por la música. El alimento de nosotros está en que cada ocho días Punto Baré está lleno de gente que se emociona con lo que hacemos. Que esas 65 personas lo disfruten es increíble, porque es un género que no es masivo”, concluye Jaime Henao. Larga vida a la Big Band. Una razón más por la cual #DeCaliSeHablaBien.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad