Murió a los 104 años Arcesio Valencia, reconocido bailarín de la vieja guardia en Cali

Julio 30, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

Arcesio, quien cumpliría 105 años el próximo 14 de noviembre, no faltaba a su cita en La Matraca todos los domingos en el barrio Obrero. Lo recordamos en un video especial.

[[nid:449692;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/07/arcesio-734.jpg;full;{Con una calle de honor en La Matraca y una caravana en carro de bomberos, fue despedido por familiares y amigos Arcesio Valencia, reconocido bailarín del barrio Obrero y quien falleció de 104 años este miércoles. Sus sepelio fue en el Cementerio Metropolitano del Sur.Fotografías: Áymer Álvarez | Especial para El País}]]

Rodeado de familiares en su casa del barrio Obrero murió este miércoles a los 104 años Arcesio Valencia, el personaje ilustre de La Matraca, lugar de encuentro de bailarines de todo Cali. 

Así lo confirmó Leyda Santa, directora artística de La Matraca, quien explicó que el bailarín "tuvo una virosis hace dos meses lo que le mermó las energías y dejó de visitarnos cada domingo".

En la Carrera 11 con Calle 12, amigos y bailarines que compartieron con Arcesio, despidieron la caravana con el féretro del bailarín que fue llevado por una máquina de bomberos al cementerio Metropolitano del Sur para su sepelio.  

"Le preparamos una corona junto con el pasillo que tanto le gustaba a él. Estuvieron personajes como Álvaro Ospina, 'La Americana' Rubiela Ruiz, empleados de La Matraca y vecinos del barrio Obrero de toda la vida", dijo Santa. 

El velorio de Arcesio se llevó a cabo en las instalaciones del cementerio Metropolitano del Norte durante el miércoles y primeras horas de este jueves. 

El ilustre visitante de La Matraca nació el 14 de noviembre de 1910 y cada domingo salía después de las cuatro de la tarde a bailar a este lugar, después de tomarse unos tragos de Whisky en su casa. 

El cliente más viejo del lugar y el más consentido. Años atrás, iba a parar con alguna de las tres novias que decía tener. La última de todas fue ‘La India’ pero la mujer le dejó al viejo un mal de amores.

En el lugar le reservaban cada semana la mesa 8 a don Arcesio Valencia, expiloto de 104 años. 

La que escuchaba sus penas es Leyda Santa, para todos el alma de La Matraca.

Una bacterióloga que solía venir siendo muy joven para aprender sus primeros pasos de baile de salón y quien, ante la muerte de Clímaco en 1995, se propuso junto a Jaime Parra transformar el lugar en lo que es en el presente: un centro cultural cuya tradición es conocida incluso en el Instituto de Investigaciones del Tango y la Academia Nacional del Tango de Buenos Aires.

Vea un especial sobre la vida de este reconocido bailarín del barrio Obrero.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad