Multarán a adultos que dejen usar pólvora a menores

Multarán a adultos que dejen usar pólvora a menores

Diciembre 11, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Multarán a adultos que dejen usar pólvora a menores

Accidentes. De los 12 casos reportados de niños quemados, cuatro de ellos ocurrieron en celebraciones familiares.

Autoridades de Cali siguen reforzando la ofensiva contra la manipulación de ese material en Cali.

El padre de familia o adulto que sea sorprendido permitiendo que sus hijos o menores de edad manipulen pólvora en Cali, recibirá una multa de hasta $3.080.000 (que equivalen a cinco salarios mínimos mensuales vigentes). Lea también: Abren investigación a familiares de niños quemados por pólvora en el Valle. Así lo advirtió la secretaria de Gobierno, Laura Lugo, al indicar que en el decreto que prohíbe la venta y manipulación de pólvora en la ciudad (expedido el pasado 1 de diciembre) quedó incluida dicha sanción, que se hará efectiva a través de la Policía.“Si se encuentra en flagrancia esta situación, el niño será trasladado hasta una comisaría de familia y en ella se tramitará la multa. La sanción dependerá de la gravedad del hecho. Para que se haga efectiva, también es necesario que los ciudadanos denuncien”, indicó la funcionaria. Lea también: Pólvora, un elemento prohibido que 'explota' en todo Cali. El control también se realizará desde las entidades de salud donde sean atendidos los menores lesionados. “Hemos emitido una circular a las EPS a IPS para que haga la notificación inmediata a la Secretaría de Salud y después al ICBF. Clínicas y hospitales, desde Urgencias, deben exigir la cédula del responsable del menor, para que quede plenamente identificado”, indicó Harold Suárez, secretario de Salud de Cali.El funcionario reiteró que “los efectos emocionales que pueden dejar las lesiones por pólvora en los niños son muy graves, los daños en rostro u otras partes de su cuerpo son irreversibles. También hay que saber que si un niño llega a consumir pólvora blanca (como un tote) puede tener daños en el tracto gastro intestinal y el sistema hepático que pueden provocar hasta la muerte”.Los casos en el ValleEn la ciudad, según Jhon Arley Murillo, director Regional del ICBF, solo se ha notificado el caso de un menor de 10 años que resultó afectado por jugar en la calle con un artefacto pirotécnico.Si bien es cierto que hay una disminución “casi histórica”, en el número de niños quemados por pólvora en Cali, con respecto a años anteriores, la preocupación persiste por lo que ocurre en otros municipios.El funcionario explicó que en lo corrido de diciembre hay 12 casos de niños y adolescentes lesionados por pólvora, 2 más que lo registrado en el 2013, durante el mismo periodo (del 1 al 9 de diciembre de 2013, cuando hubo 10 casos). Los hechos ocurrieron en siete municipios del Valle y cuatro de esos casos fueron calificados como ‘graves’ por parte del ICBF. Entre ellos se encuentra el de una niña de 5 años, de Roldanilo, que permanece en delicado estado de salud, tras ingerir pólvora. En Pradera, a un menor de 14 años debieron amputarle dos dedos luego de que un tote le explotara en la mano, Incluso se notificó el caso de un menor de 17 años que resultó con quemaduras mientras su acompañante estaba en estado de embriaguez.“Ya dimos la instrucción a los comisarios de que se aplique la medida de protección para los niños y se retiren de estos hogares, una vez se identifique que hubo negligencia en su cuidado”, añadió Murillo.El año pasado, Bienestar Familiar del Valle remitió 19 denuncias ante la Fiscalía contra padres de familia o allegados de menores quemados. “Pero lo cierto es que tampoco hemos visto avances significativos en las decisiones de la justicia, ahí se frenan las sanciones ejemplares”, agregó el Director Regional del ICBF.Para expertos en atención de niños y adolescentes, como Clara Londoño, coordinadora de Red Papaz en el Valle, “se necesita hacer conciencia entre los adultos para que promuevan entre sus hijos el no uso de pólvora y no consumo de otras sustancias, como el alcohol, que aumentan el riesgo de accidentes”.Controles al trabajo infantilDurante las últimas semanas, siete niños que se encontraban trabajando en las calles de Cali pasaron a hogares de paso del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, como parte de los operativos de control que realizan las autoridades frente a esta problemática.Igualmente, 20 padres de familia han recibido amonestaciones de parte de la autoridad, por permitir que niños los acompañen en actividades como ventas ambulantes en la ciudad. Jhon Arley Murillo, director del ICBF Regional Valle, cuestiona que, al parecer, la práctica de alquiler de niños continúa.“Hemos encontrado casos en los que los padres no pueden comprobar el parentesco, no hay documento que corrobore si son tíos o padres. Esto es preocupante porque podrían ser casos de explotación. Hace poco encontramos a una pareja con tres bebés que no eran suyos”, explicó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad