Muerte por embarazos de alto riesgo en el país, más alta que en Chile y Uruguay

Muerte por embarazos de alto riesgo en el país, más alta que en Chile y Uruguay

Noviembre 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Muerte por embarazos de alto riesgo en el país, más alta que en Chile y Uruguay

Las madres adolescentes entre los 12, 13 y 18 años o las gestantes mayores por encima de los 40 tienen más riesgos.

La planeación de un embarazo puede evitar complicaciones durante el mismo y prevenir la mortalidad materna.

En Colombia por cada 100.000 nacidos vivos 76 madres pierden la vida a causa del embarazo de alto riesgo, según las estadísticas de Profamilia. Es así como el país ocupa el cuarto lugar en mortalidad materna en Latinoamérica, después de Bolivia, Ecuador y Paraguay.“Se trata de una tasa alta en comparación con las de países como Chile y Uruguay, en los que se presentan menos de 30 muertes por 100.000 nacidos vivos. Lo preocupante es que para el presente año es una tasa que no tiende a disminuir en Colombia, donde más de un 40% de las consultas de control prenatal en el país son representadas por embarazos de alto riesgo”, dice Edgar Acuña, jefe del Departamento de Ginecología y Obstetricia Hospital de San José en Bogotá.En mortalidad materna en la región pacífica, Valle del Cauca es el departamento con la cifra más pequeña con 49,69%. En contraste, Chocó es el territorio con la mortalidad más alta de madres llegando a 233 muertes, uno de los índices más elevados del país.Acuña explica que un embarazo de alto riesgo es una gestación en la que por causas fetales o por repercusión de enfermedades de la madre sobre el desarrollo del feto o por ambos motivos, puede tener un desenlace anormal. Estos pueden terminar en morbilidad, ya sea por complicaciones en el feto o el recién nacido, o por complicaciones en la mamá, y en mortalidad de ella o de su hijo. La mortalidad materna en Colombia, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS) realizada por Profamilia para el año 2010, estaba en un 75%. Pero cada región del país, dependiendo del acceso a los servicios de salud, varía. En Cauca, Putumayo, Guainía y Vaupés se presenta una tasa de mortalidad por encima de 150 muertes por cada 100.000 nacidos vivos. Mientras en Chocó y Vichada está por encima de 300 muertes por cada 100.000 NV.“Esta situación ha generado una alarma en el país, a nivel de la Secretaría de Salud, para implementar en todos los niveles de atención mecanismos para brindar un mejor servicio a nuestras maternas”, explica el jefe del Departamento de Ginecología y Obstetricia Hospital de San José en Bogotá. “Cada día nos capacitamos más al punto que desde hace muchos años existe una rama de la ginecobstetricia que se encarga de estudiar, seguir y manejar los embarazos de alto riesgo, que es la medicina materno-fetal, una especialidad de dos años, que la ofrecen ya varios programas, entre ellos el Hospital San José”, agrega Edgar Acuña.Actualmente, uno de los problemas que existen en el país es la remisión tardía de las pacientes de los casos de embarazos de alto riesgo a las instituciones especializadas como el Hospital de San José. “Sí logramos programar los embarazos o detectar a tiempo aquellos que son de alto riesgo, se puede prevenir e intervenir; obteniendo así mejores resultados con menos muertes maternas y menores costos para el sistema de salud”, afirma Acuña.Una de las causas es por falta de intervención, otra, porque la accesibilidad a los servicios de la salud no es fácil, o porque debido al gran volumen de pacientes que tenemos en todo el país puede generar que la paciente no llegue tempranamente al control prenatal. Y en otras regiones donde la paciente está muy lejos a los sitios de salud, ella opta por manejar su embarazo como en antaño, según lo que le dicen sus madres, abuelas y parteras. En los embarazos de alto riesgo se presentan enfermedades derivadas de la madre y del feto. Las más frecuentes son las relacionadas con los trastornos hipertensivos de la gestación, como son la hipertensión gestacional y preclampsia, que es más factible existan en las mujeres mayores de 40 años. Se pueden dar complicaciones como el accidente cerebrovascular y las hemorragias cerebrales. Por eso, la paciente que sufre una enfermedad crónica, que tiene un problema previo a la gestación, debe tener una anticoncepción segura, para que no quede embarazada en forma inadvertida y más bien planee su embarazo. Consejos del médico: recomendacionesSi la mujer no se prepara adecuadamente para un embarazo, puede pasar de ser una situación placentera a una enfermedad. Lo ideal, que desafortunadamente no ocurre en Colombia ni en otros países, es fomentar la consulta preconcepcional. Es decir, que la paciente que se quiera embarazar, asista ella o con su pareja, al ginecobstetra por lo tres meses antes de la fecha en la que quieren concebir la nueva vida. Lo anterior con el objeto de que evaluar el estado de salud de la madre, analizar antecedentes y factores de riesgo, que no tenga enfermedades como presión arterial, asma o diabetes, y poder hacer exámenes preconcepcionales para saber cómo está el estado de salud de la materna.Es fundamental la ingesta de ácido fólico para disminuir el riesgo de algunas malformaciones del sistema nervioso central y cardíaco. Es una vitamina que se ha comprobado que si se administra por lo menos tres meses antes de quedar en embarazo y durante las primeras 14 semanas, va a disminuir el riesgo de algunas malformaciones del sistema nervioso central y cardíaco. Esto hace que las pacientes lleguen más preparadas y el médico tome medidas de prevención, formule determinados medicamentos que disminuyan los riesgos, y programe los controles más estrictos y seguidos en las pacientes de riesgo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad