Monumentos emblemáticos de Cali, condenados al olvido de los ciudadanos

Monumentos emblemáticos de Cali, condenados al olvido de los ciudadanos

Octubre 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Monumentos emblemáticos de Cali, condenados al olvido de los ciudadanos

Jovita, el más reciente de los monumentos caleños, es constantemente limpiada y constantemente rayada con graffitis.

Óxido, basuras, graffitis, rostros carcomidos es el resultado del abandono de las esculturas. Se prepara contrato por $71 millones: Alcaldía.

Los 44 monumentos más emblemáticos de la ciudad se encuentran en estado de abandono: además del óxido y la falta de pintura, los sitios en los que se encuentran se han convertido en refugios de indigentes o en tesoro de vándalos.El óxido carcome la base del Monumento al Deporte; el Gato de Tejada tiene su cuerpo graffiteado y la cola agujereada; el Benito Juárez está invadido por el musgo, sin contar con la falta de pintura de la estatua de Sebastián de Benalcázar, con las manos rotas de Efraín y María o con los graffitis de Jovita: el panorama es desalentador.Según un estudio de las necesidades de mantenimiento de los monumentos en la ciudad, hecho por el Departamento Administrativo de Planeación Municipal, el presupuesto de este año para esas labores es de $71 millones. No obstante, para María Fernanda Penilla, exsubdirectora de Ordenamiento Urbanístico de Planeación Municipal, se necesitan $200 millones para la recuperación de las esculturas. La Administración Municipal, durante el 2011, dedicó sólo $53 millones, una cifra pobrísima, si se tiene en cuenta que la restauración de la más popular de estas obras, el Cristo Rey, necesitaría como mínimo $31 millones: más de la mitad de la cantidad señalada. Al respecto la exfuncionaria afirmó: “el año pasado lo que hicimos fue definir cuáles eran los que requerían con más urgencia el mantenimiento y realizamos los trabajos correspondientes, pero fueron labores de restauración mínima”. Patricia Melo, restauradora de bienes muebles y exempleada del taller de restauración del Museo la Tertulia, explicó que además del escaso presupuesto dado por las administraciones al mantenimiento y a la restauración de los monumentos de la ciudad, está el problema de que quienes realizan esos trabajos no son las personas indicadas. “Históricamente, las labores para el cuidado de ese tipo de obras no se hacen por un experto. No se trata sólo de brillar o de pintar los bustos o las figuras que están en toda la ciudad. Hay que tener en cuenta el material con el que trabajó el autor. Es más, hay que tener en cuenta al autor mismo, la técnica que utilizó”. Para el arquitecto Arlex Velasco, encargado del cuidado de las obras en la Alcaldía, “en general el estado de los monumentos no es muy grave, requieren mantenimiento preventivo, como por ejemplo los Pájaros del Río (de Omar Rayo), que sólo necesitan pintura”.En otros casos, indicó el profesional, requieren correciones, como los de Efraín y María (en el CAM), Cristo Rey, el Gato de Tejada y el Monumento al Deporte (Calle 52 con Carrera 1).Pero, según Velasco, “el gran problema de los monumentos es el vandalismo”.“Nosotros nos encargamos de hacer el lavado a chorro, de pintar, de quitar los hongos y de hacer limpieza general. Sin embargo, en poco tiempo las estatuas están graffiteadas, pintadas, o se les han robado alguna parte”. Costo del mantenimientoDe acuerdo con Planeación Municipal, El alquiler de los equipos para realizar el lavado de los monumentos es de $360.000 por día y el alquiler de los equipos para la reconstrucción de las partes averiadas de las estatuas cuesta $536.000 por cada tres días. $25 millones fue el costo de la reparación que en diciembre pasado se hizo a las figuras del Parque de los Poetas y $16 millones cuesta la reparación del Gato de Tejada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad