Montaña de escombros crece en las faldas del cerro La Bandera

Febrero 04, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Montaña de escombros crece en las faldas del cerro La Bandera

Algunos recicladores llegan a pie hasta el sitio y escalan la montaña de escombros para rescatar material que pueda revenderse. Hay focos activos de basura quemada.

Este pulmón verde se intenta recuperar de la minería ilegal, pero ahora es depósito de residuos de construcción. Denuncia.

El Cerro de la Bandera se debate entre curas y enfermedades. Mientras que en lo más alto de la montaña, organismos ambientales intentan sanarle las heridas que durante mucho tiempo le dejó la extracción de carbón, en sus faldas aparece otro mal: el de la disposición irregular de escombros.A 800 metros del sector conocido como Brisas de la Chorrera, ubicado en los límites de la Comuna 19 con el parque natural, se levanta una escombrera de por lo menos cinco metros de alto, justo sobre rastros de carbón y de las bocaminas que ya dejaron de funcionar.Ladrillos, tierra, cerámica, madera, guaduas, zapatos, puertas, ventanas, tarros de químicos, empaques de comida. De eso se compone la montaña que hoy contamina uno de los pulmones ecológicos más importantes de Cali.De boca en boca, y desde el año pasado, se volvió famoso este sitio de disposición irregular, especialmente entre conductores de volquetas que recogen residuos de construcción. Vea aquí las imágenes de la escombrera. “Alguien nos dijo que se podía venir sin problema y aquí llegamos, no cobran por hacerlo”, dijo un conductor que el martes pasado vació sobre el cerro toda la capacidad del volco de su vehículo.Y es que para ahorrarse el peaje de ida y vuelta a Candelaria o para evitar ir a Puerto Tejada, donde están los sitios autorizados para botar los escombros de Cali, muchos de los que manejan volquetas prefieren subir por un camino de herradura, árido, al que llegan en menos de cinco minutos.“Por cada viaje, la gente paga $90.000, pero sale caro para uno. En un solo viaje se puede gastar medio galón de Acpm y los carros sufren bastante, se dañan”, dice uno de los dueños de las volquetas presentes en el sector, que afirma tener permiso de la CVC para disponer material y con él tapar los socavones de la extracción de carbón.A veces es tan difícil el acceso que los residuos no alcanzan a llegar a la montaña y, en cambio, se van regando a mitad de camino. De ahí que a lado y lado de los 800 metros que se recorren para llegar a la escombrera existan focos de basura. “Desde hace un año pusimos en conocimiento de la Policía Ambiental y del Dagma este problema. El control es de competencia policiva y del Municipio, porque el sitio está ubicado en área urbana. La CVC no ha dado ningún permiso para rellenar socavones de esta manera, sería antitécnico”, explicó Carlos Duque, director de Gestión Ambiental de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC.A su turno, el intendente Luis Ernesto Peña, coordinador de Comparendos Ambientales de la Policía Ambiental, afirmó que el año pasado se impusieron 30 sanciones a personas que llevaron escombros a La Bandera, “pero el control es complicado, porque cada día crecen los sitios de disposición irregular por la falta de un lugar autorizado en Cali”.Héctor Campuzano, de la junta directiva de Corpocerros, dice que “los parques naturales, como el de La Bandera, carecen de los funcionarios para hacer supervisión y vigilancia a esta problemática. Es una afectación delicada para el ambiente, si se tiene en cuenta que colinda con una serie de zonas residenciales”.Con esta denuncia, El País comienza la serie ‘Escombros: un problema crónico’, con el que se busca visibilizar los daños ambientales que este mal le causa a la ciudad.Lea también: Retiran más de 500 toneladas de escombros en quebrada del cerro La BanderaAvanza fase dos de reforestaciónEn contraste con el desalentador panorama de escombros que se toma la parte baja de La Bandera, en la parte alta la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, adelanta la reforestación del cerro, que ya tiene plantados 2500 árboles que están creciendo en un espacio de seis hectáreas, como parte de la primera fase de la intervención que comenzó en el 2013.Esta semana se reactivó la fase dos del proyecto, con el que se recuperarán diez hectáreas más de suelo impactado por socavones de carbón. Ya comenzó la siembra de los 4500 árboles estimados para esta etapa.“Se están sembrando árboles tipo Acacia y Tamborera. Además, estamos regando las plantas, aprovechando un nacimiento de agua cercano”, explica un exminero que está colaborando en las labores de siembra.Carlos Duque, director de Gestión Ambiental de la CVC, explica que habrá una tercera fase, que consistirá en la recuperación de suelos para que crezca vegetación.Sin embargo, advierte que existe temor de que estas labores, que avanzan a buen ritmo, se vean afectadas por la continuidad de la actividad minera y, ahora, por el problema de los escombros. “En La Bandera funcionaban 100 bocaminas, se cerraron muchas, pero aún hay 28 de ellas activas. Esto es un peligro latente. El año pasado, en el sitio que hicimos la recuperación geomorfológica del terreno, abrieron una bocamina, situación que fue notificada a la Alcaldía para que las inversiones hechas no sean en vano. También tendremos que solicitar apoyo a la policía para la vigilancia en la zona”, explica Duque.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad