'Momo' Romero, el boxeador caleño que se convirtió en un campeón de la vida

'Momo' Romero, el boxeador caleño que se convirtió en un campeón de la vida

Diciembre 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
'Momo' Romero, el boxeador caleño que se convirtió en un campeón de la vida

Jhonatan Eccehomo Romero, o ‘Momo’ Romero.

Seis meses duró Jhonatan Eccehomo Romero con su título de campeón mundial supergallo de la FIB.

Jhonatan Eccehomo Romero, o ‘Momo’ Romero como le dicen, se convirtió en el primer boxeador caleño que le dio un título mundial al pugilismo colombiano, al vencer al mexicano Alejandro López, en la categoría Supergallo de la Federación Internacional de Boxeo.‘Momo’, de 26 años de edad, ganó el pasado 16 de febrero en Tijuana, México, por decisión dividida en doce asaltos. Romero se puso el cinturón al tener la ventaja en dos de las tres tarjetas de los jueces: 116-111 y 115-112, mientras que López registró 115-112 en el fallo del juez que lo calificó a su favor. El mérito del joven deportista radica en que ya le había ganado la pelea a la violencia que predomina en el barrio El Retiro, donde creció y vive. Que noqueó su pasado desvinculándose de la pandilla a la cual perteneció, para pelear por un deporte, y que superó los límites que le puso la pobreza en ese difícil medio del Distrito de Aguablanca de Cali.El colombiano compitió en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, pero convencido de su destreza y de su pasión por el boxeo, se dio el lujo de ‘renunciar’ a un cupo a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, para ir tras su sueño, pasar al profesionalismo y buscar un título mundial. Con esa decisión triunfó y supo eludir golpes que le había dado la vida: el de una bala que atentó contra su vida hace casi tres años en su barrio. Y le hizo un esguince a la muerte, que ya le había arrebatado a tres de sus siete hermanos.Aunque perdió el fajín de campeón mundial supergallo de la FIB en Atlantic City el pasado 17 de agosto, en su primera defensa frente al español Francisco ‘Kiko’ Martínez, ‘Momo’ admitió que su nuevo proyecto de vida se lo debía a “Dios, que es mi motor”. Y después, citó, “a mi padre, Reynel Romero, quien me enseñó el camino correcto después de yo haber sido pandillero, de haber disparado armas y vivir en ese mundo de la violencia”.Ahora, el púgil caleño se alista para viajar en enero a Los Ángeles, donde se preparará bajo las órdenes de su nuevo entrenador Dany Zamora, con miras a pelear en marzo de 2014 en busca de recuperar el título que lo dejó en el imaginario colectivo de los caleños como un campeón de la vida y modelo digno de ser imitado por los jóvenes en situación de exclusión.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad