Ministerio de Transporte investigará contrato de Tránsito otorgado a 12 años

Marzo 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Diana Ruiz - Reportero de El País
Ministerio de Transporte investigará contrato de Tránsito otorgado a 12 años

Felipe Targa, viceministro de Transporte.

El viceministro de Transporte, Felipe Targa, indicó que se revisará la ampliación otorgada al contrato del Centro de Diagnóstico Automotor del Valle. Dijo además que no se tuvo en cuenta la opinión del Gobierno para las ventas en el MIO.

Investigaciones por la ampliación otorgada al contrato del Centro de Diagnóstico Automotor, por parte de la pasada Administración local, y decisiones inconsultas en el interior de Metrocali fueron algunas de las sorpresas encontradas por el viceministro de Transporte, Felipe Targa, durante su más reciente visita a Cali.En diálogo con El País, el alto funcionario manifestó que el Gobierno Nacional pocas veces fue escuchado en proyectos trascendentales y polémicos como el caso de las ventas de comida en las estaciones del MÍO.Sin embargo, Targa augura un positivo desarrollo del sistema de transporte masivo caleño de la mano de Rodrigo Guerrero. Implementar tecnologías limpias, el mayor reto. A escasas semanas de terminar la anterior Administración se decidió renovar por doce años más el contrato interadministrativo con el Centro de Diagnostico Automotor, CDA, ¿Que piensa el Gobierno Nacional sobre eso?La firma de ese otrosí debió pasar por la Junta Directiva del CDA y no hay evidencia de que haya sido consultado. Eso es lo más relevante y grave que se ha encontrado hasta el momento y así pasó con muchos procesos que se firmaron durante la pasada Administración. De hecho, tanto la Superintendencia de Transporte y organismos como Procuraduría y Contraloría están adelantando una investigación sobre este convenio, según se nos informó en la última junta directiva.¿Y en qué otras situaciones las decisiones no fueron compartidas?Metrocali, por ejemplo, en el tema de adiciones presupuestales a firmas de algunos otrosí y diseños de algunas estaciones que tampoco pasaron por decisión de la junta. No significa que hasta para comprar un lápiz tengan que venir a ella. Hay parámetros de montos e implicaciones en los que la administración tiene libertad. Hay otras que necesariamente deben consultarse. Eso claramente va a tener implicaciones sobre los directores administradores relacionados.Metrocali dijo que analizaría el contrato de explotación económica de los espacios del MÍO con la UTR&T, que incluye la instalación de puestos de comida en las estaciones. Estos ya entraron en funcionamiento...A esto nos opusimos desde el año pasado por la forma en que se tomó la decisión. Como junta se presentó el inconformismo y no fue tomado en cuenta. La Administración pasada hizo caso omiso. Estas estaciones fueron diseñadas desde un tema netamente operativo y las áreas de acceso y capacidad pueden verse seriamente afectada si se destinan esos espacios a otras actividades que no son propias del transporte. Y está el tema previo: en qué condiciones financieras se dio el contrato y las implicaciones de saltarse los procedimientos de los estatutos.¿Hay más aspectos en los que el Gobierno Nacional haya sido casi que excluido para tomar decisiones?En lo que respecta a Metrocali todavía no tenemos un diagnóstico completo. Sin embargo, en la última junta extraordinaria hemos anunciado que muy posiblemente esta semana se aprobará un documento Conpes para redefinir la participación del Gobierno no sólo en el MÍO, también en todos los sistemas de transporte masivo del país. Vamos a tener participación mayoritaria y volverá el Ministerio de Hacienda y Planeación Nacional. Introducir planes de buen gobierno y evaluar el desempeño de los gerentes son algunos de los nuevos lineamientos planteados en ese Conpes.Sobre los US$105 millones que aprobó el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, ¿en qué se deberán invertir?Esos recursos ya tienen una financiación definida. Con ellos vamos a terminar de financiar las fases dos y tres del MÍO. Sin embargo, estamos buscando traer recursos adicionales para el sistema a través del Fondo de Tecnologías Limpias. Colombia y México son los únicos países que tienen planes de inversión para estos fondos aprobados (US$80 millones del sistema integral de transporte público de Bogotá) . Esto quiere decir que el Gobierno le va a apostar a la idea del alcalde Guerrero de construir un corredor ecológico para darle prelación al transporte masivo...La idea es que estructuremos dichos recursos a ese proyecto. Desde el próximo mes se van a hacer pruebas de buses híbridos y eléctricos y se definirá como se va a implementar en Cali. Hay US$40 millones que se están estructurando a través del BID y Bancoldex, para proveer una línea financiera de segundo piso y también con bancos comerciales.¿Y por qué no la Autopista Bicentenario?Estamos planeando una transformación en la política pública de movilidad urbana. Vemos con muy buenos ojos que se esté adoptando esa visión que es contraria a llenar con autopistas y peajes los corredores. A mí me ha sorprendido la cantidad de personas que se mueven en bicicleta en Cali y no tienen infraestructura y la cantidad de gente que muere al año es muy grande. Sin duda este proyecto va a ser innovador en Colombia y el mundo, con una concepción progresiva y de sostenibilidad que es lo que esta nueva Administración quiere darle al sistema.¿Cómo ve el papel que está jugando la Secretaría de Tránsito frente al incremento de controles y su articulación con Metrocali?Se pasó de la anarquía a tener orden y autoridad. Era algo de lo que siempre me quejaba en Cali. Ya se está haciendo la reestructuración de rutas. Lo más importante es terminar de integrar el sistema con zonas como la rural a través de los jeeps. Ya se está organizando una formalización para alimentar al MÍO y traer más pasajeros. Todo ese proceso permitirá que el sistema entre a una fase de consolidación y equilibrio financiero.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad