Minería ilegal pone en riesgo acueducto de San Antonio

Mayo 02, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Unidad Investigativa
Minería ilegal pone en riesgo acueducto de San Antonio

Hace un año y medio se le viene pidiendo a la Alcaldía que cierre y selle las minas del Socorro, en la parte alta de Felidia.

Informe de la CVC señala que en las aguas de los ríos Felidia, Pichindé y otros afluentes del río Cali hay cianuro y mercurio. Las cargas superan los niveles mundiales establecidos. Procuraduría instauró acción de tutela contra la Alcaldía.

El País revela un informe del laboratorio de la Corporación Autónoma Regional del Valle, CVC, sobre el estado de las aguas de los ríos Felidia, Pichindé y otros afluentes del río Cali en esa cuenca hidrográfica, cuyos resultados causan alarma pues señalan la reciente contaminación con dos sustancias altamente nocivas para el consumo humano: mercurio y cianuro.Dicho informe, cuyos resultados sólo habían manejado las autoridades ambientales hasta hoy, fue realizado en marzo del presente año y se entregó el 25 de ese mes al ingeniero Carlos Hernando Navia Parodi, jefe de la Dirección Ambiental del Suroccidente de la CVC. El documento no deja lugar a dudas, “los resultados evidencian actividad minera aurífera reciente, por la presencia de cianuro y mercurio en el agua, los cuales en tiempos cortos pasa al aire y sólo si el vertimiento es reciente se detecta en el agua. Las concentraciones de estos dos elementos exceden los límites establecidos por las normas nacionales e internacionales”.Tutela contra el AlcaldeDesde hace 18 meses los organismos ambientales tienen conocimiento de la extracción artesanal en los ríos que bajan del parque natural Los Farallones.Según la Procuraduría Ambiental y Agraria Regional, que está a cargo de Lilia Estela Hincapié, desde finales del Siglo XIX (1890) existen las minas del Socorro, unos viejos socavones en donde se extrae oro informalmente, los cuales están ubicados en la parte alta de Felidia y La Leonera, dos corregimientos de la zona rural del municipio de Cali.“Dicha explotación es ilegal pues no tiene autorización de Ingeominas, ni de Parques Naturales”, sostiene la Procuradora quien asegura que por ley su cierre y sellado le corresponde a la mayor autoridad del Municipio, en este caso al alcalde Jorge Iván Ospina.“Hemos tenido más de cinco reuniones para acordar el cierre y sellado de las minas, en ellas participan delegados de Ingeominas, Parques Naturales, la Secretaría de Gobierno de Cali y nosotros, en ellas la Alcaldía se compromete a realizar el operativo, pero nunca cumple”, se quejó Hincapié.Las razones esgrimidas por la Administración Municipal para no realizar el operativo de cierre y sellado de las minas irregulares tienen que ver con la seguridad y el acompañamiento.“Unas veces es que el comisario no puede, otras que la Policía no tiene recursos, también dicen que Ingeominas no los acompaña e incluso han pedido ser custodiados por un destacamento del Batallón de Alta Montaña por las dificultades de la zona”, señalan en la Procuraduría Ambiental y Agraria, donde la hacen seguimiento al tema.El alcalde Jorge Iván Ospina dijo que “vamos a necesitar de guardabosques permanentes en el sector porque estamos jugando al gato y al ratón: subimos, retiramos la gente y días después vuelven los mineros y persiste el daño”. Sin embargo, por el constante incumplimiento y el aumento de la contaminación de los ríos que nutren al acueducto de San Antonio, de donde toman agua los habitantes de las comunas dos, tres, parcialmente la 19 y la red hospitalaria, la Procuraduría Ambiental y Agraria puso una tutela contra el Alcalde el pasado 12 de abril.La idea es obligar al Municipio a que cumpla no sólo con un operativo de carácter administrativo, en el cual se levante un acta que deje constancia, sino para que en compañía de Ingeominas sellen las minas ilegales que funcionan en ese sector del parque natural para que nadie las vuelva a explotar y así asegurarse de que no seguirán contaminando los ríos.“La tutela defiende el derecho a la vida de las comunidades del sector, de los caleños que toman agua del acueducto de San Antonio y de los propios mineros, que se están exponiendo sin ningún cuidado a sustancias altamente tóxicas”, explicó Hincapié.La acción jurídica fue admitida por el Tribunal Administrativo del Valle, quien notificó a la Alcaldía y le dio plazo para presentar sus argumentos de defensa hasta el pasado 27 de abril. Pero la Administración Municipal no contestó la tutela y esta semana debe conocerse la sentencia definitiva.El alcalde Ospina anunció que hoy ascenderá a la zona minera para concluir el cierre minero. “Si me toca solo, pues solo retiraré la minería ilegal de la montaña. No voy a ser inferior a lo que con legitimidad demanda la Procuraduría, la CVC y la comunidad ambiental”.Lea y descargue el informe del laboratorio de la Corporación Autónoma Regional del Valle, CVC, que certifica la existencia de contaminación del río Cali.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad