Michel Camilo, ganador de tres Grammy, en Ajazzgo 2012 para un verdadero duelo musical

Septiembre 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Liliana Bedoya S. | Reportera de El País

El gran pianista Michel Camilo llega por primera vez a Cali, invitado por Ajazzgo, para un mano a mano con Giovanni Hidalgo y Lincoln Goines.

Si el prodigio tuviera un nombre propio, ese debería ser Michel Camilo. ¿La razón? Un Emmy, un Grammy, dos Grammy Latino y una beca de la Universidad de Berklee (que lleva su nombre) son argumentos suficientes.Michel Camilo, ese dominicano que con su piano tiene la versatilidad para hacer descargas de improvisación en los terrenos del jazz, pero que también disfruta componer piezas clásicas, es la estrella del cuarto día de Ajazzgo 2012 .Él, quien llega por primera vez a Cali, viene para participar de un encuentro musical único: el mano a mano con Giovanni Hidalgo y Lincoln Goines. ¿Qué sale de la mezcla de Michel Camilo, Giovanni Hidalgo y Lincoln Goines?Sale una producción como ‘Mano a mano’, que esperó años para ser una realidad. Hace 18 años le produje un disco a Giovanni que se llamó ‘Manos del ritmo’ o ‘Mano en movimiento’ (nominado al Grammy) ese disco tuvo éxito, luego estuvo en mi disco ‘One more one’, hicimos giras con Tito Puente, fuimos a la conferencia de música Midem y hace dos años nos reencontramos en Puerto Rico y ahí tocamos juntos ‘Caribe’. La pasamos tan bien que al bajarnos del escenario le propuse hacer el disco, que es el primer disco de trío, de 22 álbumes que tengo, en el que cambié la batería por la percusión.Su discografía no tiene reparos y el éxito está garantizado, ¿cuál es su fórmula?Hacer la música para ti mismo, no pensar en la comercialización sino en algo que te gustaría hacer, que te haga sentir bien, orgulloso y satisfecho. Hay que ser sincero, honesto y si es bueno y de calidad va a triunfar. Usted llegó muy joven a Nueva York para estudiar y se quedó. ¿Es requisito ir allí para ser visto?En cuanto al jazz creo que sí, porque uno debe elegir plazas y en el mundo hay varias importantes como Nueva York, es la opción para conocerse internacionalmente porque todos los promotores buscan ahí a quienes vienen en el camino. ¿Cómo es eso de hacer descargas de improvisación pero, además, acceder a escenarios más formales con el jazz y con temas clásicos?Sucede que ahora en grandes escenarios de Europa, donde antes no entraba ningún jazzista, me invitan a hacer presentaciones de jazz acústico, porque hoy sí es considerado una forma elegante. Y en los últimos 15 años he desarrollado de manera paralela mi carrera de solista clásico y soy invitado por Orquestas Sinfónicas en Europa y Asia, porque en Surámerica aún no me han invitado, parece que no se han enterado de mi trabajo en el que tengo composiciones clásicas, entre ellas una rapsodia, dos conciertos y una suite de jazz para piano, orquesta de cuerdas y arpa. Cuando escucha el nombre Fernando Trueba, ¿qué viene a su cabeza?Un ‘Amiguete’, somos muy amigos desde ‘Calle 54’, que es una película histórica en donde presenta a once maravillosos artistas del jazz. Esa producción ha sido el trampolín de nuestra música.¿Para qué sirve tener un Grammy anglo, dos Grammy Latino y un Emmy?Sirven para tener credibilidad y con los años son como un respaldo. Dicen que uno debe ser bueno y que algo pasa.¿Qué premio le falta por conquistar?El Óscar, porque he estado cerca al hacer bandas sonoras de películas pero todavía no me lo he ganado.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad