Menos del 3 % de los vehículos tiene cupo en los parqueaderos de Cali

Mayo 11, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | Reportera de El País

En la ciudad circulan cerca de 900.000 automotores de todo tipo. El parqueo es escaso y los conductores invaden calles y andenes.

Cali tiene registrados en la Secretaría de Tránsito 440.803 automóviles. En la ciudad, según el más reciente estudio de parqueaderos entregado este mes a Planeación Municipal, hay capacidad para albergar (al mismo tiempo) a 13.176 carros —solo 2,9 % del total—. Con las motos pasa algo similar. El Tránsito tiene registradas 180.556 motos, pero la capacidad de los estacionamientos es para 5249 (2,9 % del total). Y ni hablar de las bicicletas. De las cerca de 200.000 que ruedan en la ciudad, solo 275 tendrían estacionamiento seguro si fuera necesario guardarlas en un mismo momento (0,13 % del total). Grave déficitEl estudio sobre la oferta de parqueaderos (contratado por Planeación Municipal con la Universidad del Valle y entregado este mes), evaluó tres zonas puntuales de la ciudad, que son reconocidas por los problemas de parqueo: la primera es el Centro Global (desde la Calle 5 hasta la Calle 25 entre carreras 1 y 15, incluye la Ronda del río Cali y el CAM. También se tuvo en cuenta el pericentro: Terminal de Transporte, Colegio Antonio José Camacho, el Cementerio Central, la antigua Industria de Licores del Valle, la estación y bodegas del Ferrocarril y la antigua planta de Bavaria). El segundo sector fue el de Granada, El Peñón, San Antonio y Versalles. La otra zona evaluada fue Imbanaco (que incluyó el barrio Tequendama, el Parque del Perro y la Iglesia del Templete). Según el estudio, la oferta de parqueaderos en estas tres zonas la componen 255 establecimientos. En el caso de Granada, El Peñón, San Antonio y Versalles, hay 61 parqueaderos, de los cuales 50 son lotes, 10 son subterráneos y uno es un edificio de estacionamiento. La mayor cantidad de parqueaderos está en Versalles. En estos estacionamientos caben 3626 carros, 686 motos y 37 bicicletas.En el sector de Imbanaco se encontraron 20 estacionamientos, de los cuales 18 son lotes y dos son subterráneos. Hay capacidad para 1190 carros, 2806 motos y 165 bicicletas. En el Centro Global hay 174 parqueaderos, de los cuales 142 son lotes, 14 son subterráneos y 18 son edificios. La mayor concentración de parqueaderos está en el Centro Histórico, pocos están en la periferia. En estos sitios caben 8360 automóviles, 1757 motos y 73 bicicletas. Grace Bandad, administradora de un parqueadero en el centro, dice que se necesita más oferta. “Aunque a mucha gente que no le gusta pagar, ha optado por hacerlo debido a que hay más controles del Tránsito, que sin tener que pelear le toman la foto al carro mal parqueado y se la mandan a la casa. Otra razón son los robos”, comenta.Invasión del espacio públicoEl diagnóstico también encontró que muchos de los vehículos se estacionan en el espacio público (vías, andenes y antejardines).Según evidenció el estudio, en sectores como Granada, San Antonio, El Peñón y Versalles, 15 % del espacio público es ocupado con vehículos estacionados. En el caso de Tequendama, 44 % de los vehículos ocupaban la vía y 15 % el andén. En el centro, 66 % estaciona en la calle y 12 % en la acera.Por ello, una de las recomendaciones de los expertos del Grupo de Investigación en Transporte, Tránsito y Vías de la Universidad del Valle, es regular con zonas azules el parqueo en el espacio público. Ciro Jaramillo, director de este grupo de investigación, dice que en el Centro Histórico es más complicado tener estas zonas, porque las vías son muy angostas y hay presencia de hidrantes. “Pero en la periferia se pueden establecer y que la gente llegue caminando a su sitio de destino”. En el caso de Tequendama, Granada o Versalles, que tienen calles más amplias, dice Jaramillo, se pueden instalar parqueos en zona pública, regulados y con tarifa. Mauricio Carvajal, líder del estudio, explica que el ciudadano que ocupa las calles debe pagar porque “congestiona”. “Las vías fueron hechas para la circulación de los vehículos, no para tenerlos estacionados. Cali debe tratar urgentemente este tema porque aquí la gente se parquea en cualquier parte. Debe regular las tarifas y no permitir que los lotes terminen convertidos en parqueaderos, sin ninguna norma de seguridad”, explica.La visión del MunicipioEl director de Planeación Municipal, León Darío Espinosa, cree que las zonas azules son una alternativa, pero no son la única respuesta al lío del parqueo. “La ciudad tiene que desincentivar el transporte particular y para ello hay que fortalecer al MÍO como sistema de transporte público”, sostiene.El funcionario explicó que se estudiará la implementación de las zonas azules, con pago de tarifa, con el objetivo de que el propietario del vehículo pague por el espacio y con ello, “no lo tenga parqueado todo el día, causando congestión”.Carlos González Guzmán, experto en movilidad y urbanismo, dice que el cobro de estacionamiento en vía pública es clave, porque además de optimizar el uso del estacionamiento disponible en la calle, puede ser un instrumento de cofinanciación local para la ejecución y operación de proyectos de transporte masivo y cicloinfraestructura. “Dada la importancia del tema, la administración local debería plantearse seriamente una gerencia del estacionamiento para la ciudad”, afirma González. El Director de Planeación dice ese tema será tratado a finales de este año o comienzos del próximo, apenas se dé trámite en el Concejo al Plan de Ordenamiento Territorial, POT.Por su parte, el saliente secretario de Tránsito, Alberto Hadad, dice que las zonas azules deben contemplarse como solución transitoria, mientras llega más privados con inversión en parqueaderos.“Las vías de Cali son angostas, de dos carriles. Por eso soluciones como las que se aplican en Argentina o Chile no son válidas aquí. Lo que harían es congestionar más el tráfico”, asevera Hadad.El Secretario de Tránsito asegura que un grupo de inversionistas venezolanos tiene interés en construir parqueaderos verticales, que usan ascensores para subir los vehículos. “Sé que ya están tramitando permisos”, indica Hadad.Lo cierto es que Cali debe regular el estacionamiento, porque el parque automotor crece, mientras que la oferta de parqueaderos está estancada.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad