Mejorar el servicio y movilizar más pasajeros, retos cruciales del MÍO

Mejorar el servicio y movilizar más pasajeros, retos cruciales del MÍO

Enero 05, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Mejorar el servicio y movilizar más pasajeros, retos cruciales del MÍO

En 2014 la Alcaldía invertirá $1000 millones arreglando las estaciones del MIO y $1100 millones en labores de mantenimiento para las troncales.

Movilizar 650.000 usuarios del transporte público masivo en Cali a partir de marzo, cuando ya no habrá buses del sistema antiguo, y mejorar la calidad del servicio, así como concluir la infraestructura faltante, las apuestas del MÍO para 2014.

En diciembre de 2001 el Concejo de Cali aprobó destinar un porcentaje de la sobretasa a la gasolina para que el Municipio pudiera cofinanciar el 30% del sistema integrado de transporte masivo, MÍO, y así darle vida a este proyecto de ciudad que, doce años después, parece que llega a una etapa definitiva.Al menos eso es lo que se desprende de las declaraciones dadas en diciembre por Luis Fernando Sandoval, actual presidente del Metrocali. El funcionario aseguró que para marzo entrante el MIO deberá movilizar al menos 650.000 pasajeros y que lo hará con una flota de 874 vehículos entre articulados, alimentadores y padrones.Sus declaraciones, que dan un parte de tranquilidad, están apalancadas en los $90.000 millones que el Gobierno Nacional liberó a finales de 2013 y que serán usados para la compra de los 1400 buses del sistema tradicional o colectivo, los cuales hay que chatarrizar para suprimir la competencia, a todas luces inoportuna, que enfrenta el MÍO.Pese a los anuncios del Presidente de Metrocali, los operadores del sistema han dicho que la salida de los 1400 vehículos no va a solucionar el desequilibrio económico que vienen soportando, el cual se presenta desde el mismo momento en que el sistema entró en actividad, pues según sus cálculos, han recibido apenas el 50% de la tarifa pactada durante el tiempo que llevan prestando el servicio.“Ese déficit lo han venido sosteniendo los socios de las empresas operadoras, que creen en el sistema, pero que también tienen un límite”, fue lo que no se cansaron de repetir durante el año pasado los gerentes de operadores como Blanco y Negro Masivo, GIT, ETM y Unimetro.Las razones de esta realidad saltan a la vista: Sin pasajeros no hay ingresos ni capital y así es imposible atender los gastos de mantenimiento, incluso de gasolina y llantas de los actuales vehículos, mucho menos comprar los buses nuevos que se necesitan para compensar la salida de los 1400 del sistema colectivo.Las dificultades en las frecuencias y en la capacidad de la flota del MIO, que durante 2013 afectaron de manera reiterada su servicio, se explican por la falta de recursos dado que los operadores solo llegarán al punto de equilibrio cuando movilicen 650.000 pasajeros día.Pero el verdadero reto del MIO no sólo pasa por mejorar y estabilizar su operación, cubriendo el 98% de la ciudad, como fue la promesa inicial de este proyecto.Es que cada día de falencias en el servicio representa clientes que se van. Como resultado de los inconvenientes del sistema se robusteció el transporte ilegal y aumentaron los motociclistas. Por eso habrá que iniciar una vigorosa campaña de cultura ciudadana para lograr que los usuarios que emigraron vuelvan a subirse al MÍO.Además, los operadores han dejado saber su deseo de lograr un incremento en la tarifa que cobran y que no les ha sido ajustada desde hace dos años. También habrá que resolver otros asuntos como la finalización de la infraestructura pendiente (estaciones de Calima y Patio Sur), así como la culminación, integración y puesta en marcha del Miocable, cuyas obras reinician en dos meses.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad