Medio millón de personas han visitado el alumbrado navideño de Cali

Diciembre 19, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Bulevar del Río se ha convertido en el paso obligado de los caleños y visitantes de la ciudad en esta temporada.

Las estrellas coloridas de uno de los árboles del Bulevar del Río llaman la atención de Britany y Alison. Con menos de dos años de vida, estas dos primitas disfrutan, junto con sus padres, del lugar de encuentro de caleños y visitantes por estos días: el alumbrado navideño. Juan David Zúñiga, el papá de una de las pequeñas, dice que no podían perderse la oportunidad de pasar una noche diferente. “Nosotros vivimos en Calimío, y aunque el del Parque de la 72W nos queda más cerca, decidimos venir al del centro porque nos dijeron que estaba muy bonito y es verdad”, anota.Según la directora del Alumbrado Navideño, Isabella Navia, indicó que desde el 7 de diciembre (fecha en que se inauguró) hasta la fecha, han visitado los espacios iluminados unas 500.000 personas.Vannesa Bedoya es de Abejorral Antioquia. Está en Cali en un encuentro misionero de la Parroquia Jesús Obrero. Dice que el alumbrado caleño es innovador. “Tiene muchas luces, es llamativo, nada que envidiarle al de Medellín”, sostiene.Su amiga Karla Cepeda, de Ipiales, comenta que lo mejor del alumbrado fue que se hizo en una zona peatonal. “En otras ciudades solo se puede ver en carro, esa es una de las grandes ventajas”.Vea aquí el show de mapping que se proyecta sobre La Ermita.Pero si en el centro gozan, en el Oriente, el alumbrado es toda una feria. El Parque de la 72W reúne a la gente que vive en la zona alrededor de la novena. Pedro Olaya, quien vive en El Poblado II, dice que salir al alumbrado y rezar la novena es el parche familiar por estos días. Vecinos, los afectadosVecinos del Bulevar del Río denunciaron que los problemas de seguridad y las ventas ambulantes se tomaron el alumbrado decembrino. Patricia Ramírez, del Edificio Magusan, dice que las ventas proliferan sin ningún control.En el recorrido hecho por El País, se encontró ventas de mazorcas, manzanas confitadas, algodones, gorros, luces de neón y hasta licor en este tramo. “Los muchachos de Corfecali han sido la salvación para los que vivimos aquí porque están pendientes de que podamos entrar y salir en nuestros vehículos, pero la Policía brilla por su ausencia”, declaró Andrés Cabreza, del Edificio Isaza, quien indicó que falta vías de evacuación seguras para el tramo entre la Calle de la Escopeta y la Calle 8. Ever Peláez dijo que el ruido “también es molesto, en especial el de las tascas”.La Directora del Alumbrado reconoció que las ventas ambulantes proliferan y aunque se les designó un espacio, la gente “entra a la zona a vender”.Dijo que en materia de seguridad hay 80 logísticos de Corfecali, 60 de la Corporación para la Recreación Popular, 36 de la Secretaría de Gobierno y 120 uniformados de refuerzo policial.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad