Medidas para frenar fugas en Valle del Lili no convencen

Medidas para frenar fugas en Valle del Lili no convencen

Mayo 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción
Medidas para frenar fugas en Valle del Lili no convencen

Actualmente en el centro de reclusión Valle del Lili hay 330 menores infractores. Este año ya se han escapado 27 acusados de hurtos y homicidios.

Aunque la Policía hará más rondas por el centro, sectores dicen que la solución sería más vigilancia interna.

A pesar de que la Policía Metropolitana de Cali y el Instituto de Bienestar Familiar, Icbf, se reunieron ayer para tomar decisiones frente al desmesurado incremento de las fugas de jóvenes infractores del centro de reclusión Valle del Lili, fueron pocas las medidas que se anunciaron para ponerle freno a esta situación. Así lo aseguraron algunos sectores de la ciudad, que insisten en que la falta de seguridad en Valle del Lili, donde este año ya se han escapado 27 adolescentes, requiere de “acciones severas” y no de más “soluciones superficiales”.Permitir el ingreso de la Fuerza Pública al centro cuando se presente una situación de orden público por parte de los internos, realizar una ronda de vigilancia diurna y nocturna en los alrededores y verificar que la parte frontal del centro (por donde se han escapado la mayoría de jóvenes) esté siempre vigilada por policías son las principales decisiones que se tomaron ayer.A pesar de que el director regional de Icbf, John Arley Murillo, le había solicitado a la Policía aumentar el número de uniformados que vigilan la parte externa del centro, que la mayoría de las veces no pasa de cinco, la institución aún no ha hecho ningún anuncio al respecto. Para el juez de menores, Henry Díaz, estas nuevas medidas “no servirán de nada, porque el problema no se soluciona aumentando la vigilancia en la parte externa, si realmente las fallas están adentro, donde parece que no hay disciplina ni autoridad”, sentenció.En eso coincidió con el comandante operativo de la Policía, coronel Ramiro Castrillón, quien ha declarado que la solución frente a las constantes fugas no está en el aumento del pie de fuerza. “Nosotros no creemos que se requieran más policías. Actualmente tenemos 16 uniformados destinados para la vigilancia perimetral del centro, en turnos de a cinco, y creemos que con ellos es suficiente. En cambio sí hemos identificado otros problemas al interior de lugar”, declaró Castrillón, quien dejó claro que en el momento en que la Policía considere que sí es necesario poner más hombres, “lo vamos a hacer”.De acuerdo con el oficial, en una investigación adelantada por la Policía se evidenció que los administradores del centro no están haciendo cumplir algunas de las reglas básicas para mantener el control de los internos. “Se supone que después de las 6:00 p.m. los adolescentes no pueden salir de los pabellones ni deambular por las instalaciones del lugar y eso no se está cumpliendo. Incluso hay días en que hasta las 10:00 p.m. los menores siguen rondando y es ahí es cuando aprovechan para fugarse”, denunció. Agregó que a pesar de que en las calles hay 27 menores que se escaparon de Valle del Lili, la Policía este año recapturó a otros 46 que también intentaron fugarse.Sin embargo, la situación es preocupante debido a que la mayoría de los menores que lograron salir del centro están acusados de delitos graves como homicidios y hurtos. Incluso el pasado 9 de mayo logró escapar el adolescente sindicado del asesinato de un decano de la Universidad Santiago de Cali. El Director Regional del Icbf ha insistido en que cinco policías no son insuficientes para la vigilancia de los 330 menores que están recluidos en el centro.Frente a las presuntas irregularidades que estarían ocurriendo en la seguridad interna del centro de rehabilitación, Murillo explicó que ya se está adelantando una investigación para determinar si ha habido omisión de parte del operador. No obstante, el juez Díaz afirmó que desde hace cuatro años se están anunciando tales investigaciones. “Siempre se dice lo mismo, pero nunca se llega a nada concreto. Es claro que el operador del centro no puede ser un ente privado, como la comunidad de padres Terciarios Capuchinos, sino el mismo Estado”. El País acudió a la oficina del padre Fray Donato, director del centro de formación, para conocer su posición frente al tema, pero éste se negó a dar declaraciones. Sólo afirmó que “todas las respuestas están a cargo de la Dirección regional del Icbf”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad