Más de la mitad de los funcionarios de la Alcaldía de Cali son contratistas

Más de la mitad de los funcionarios de la Alcaldía de Cali son contratistas

Diciembre 20, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | Reportera de El País
Más de la mitad de los funcionarios de la Alcaldía de Cali son contratistas

Solo la Administración Municipal cuenta con 1865 empleados que están en la nómina. El alcalde electo, Maurice Armitage, anuncia reforma. Le contamos de qué se trata.

La relación es sencilla: por cada empleado formal que tiene el Municipio hay dos contratistas que están vinculados bajo la figura de  prestación de servicios. Y aunque tanto el empleado de planta como el contratista desempeñan labores que el Municipio necesita, la diferencia radica en que el primero hace parte de la nómina y su vinculación no se renueva cada año sino que tiene garantizada su continuidad en el aparato estatal. En cambio, el contratista tiene contratos por períodos, todos menores a un año. Asimismo, para el Estado, el costo del servidor que está de planta se suma como gasto de funcionamiento, mientras que muchos de los contratistas ingresan como  inversión, porque están asociados a los programas que desarrolla la Administración en la ejecución de su programa de gobierno.  Esta figura de la vinculación del personal por prestación de servicios (conocidos como PS) hará parte de los temas que evaluará el gobierno de Maurice Armitage, quien está a 12 días de posesionarse como alcalde de Cali. Nicolás Orejuela, quien actuó como director del comité de empalme del gobierno entrante, asegura que la administración requiere una estructura mejor a la actual para atender las necesidades  de los ciudadanos. “Hace 14 años, cuando se hizo la reforma administrativa de John Maro Rodríguez, la realidad de Cali era otra”, explica. Agrega Orejuela, quien se desempeñará como uno de los asesores principales de Armitage, que la planta de cargos de hoy es “ineficiente, no es moderna y hace lenta la Administración”. La planta de hoy Solo la Administración Central (la compuesta por secretarías, direcciones y departamentos administrativos) cuenta con 1865 empleados que están en la nómina, de los cuales 1341 están en carrera administrativa (es decir concursaron por el cargo y tienen nombramiento), 435 son provisionales (están en el cargo porque cumplen el perfil pero no han concursado) y 89  están en los cargos de libre nombramiento y remoción (los nombra el alcalde y están a discreción de este). Muchos de los que ocupan los 435 cargos  provisionales llevan más de diez años en su  puesto de trabajo. Para que el cargo se llene formalmente, la Comisión Nacional del Servicio Civil (un organismo nacional) deberá adelantar el concurso público. Adicionalmente, la Secretaría de Educación  tiene 7594 empleados del personal de los colegios públicos (6402 docentes y 1192 administrativos), los cuales son financiados con el Sistema General de Participaciones (recursos de la Nación). Édgar Polanco, secretario de Educación de Cali, informa que  cuestan alrededor de $27.000 millones mensuales (incluyendo salarios y prestaciones). Por contrato hay 5152 personas, de las cuales 4441 son de la Administración Central. (Ver tabla anexa). El costo de la nómina del personal de planta es de $80.000 millones anuales, según Juan Fernando Reyes Kuri, director de Desarrollo Administrativo de la Alcaldía de Cali. Los pensionados, que también constituyen otro costo de personal, le cuestan al Municipio $112.000 millones al año (casi 4000 jubilados). Frente al costo de los contratistas, ni la Dirección de Desarrollo Administrativo ni el Departamento de Hacienda de la Alcaldía entregaron la información.  En Emcali hay 510 contratistas y en Metrocali, 225. En cuanto a la nómina de planta, Emcali tiene 2423 servidores públicos (de los cuales 101 son  directivos,  de libre nombramiento y remoción del gerente y 2322 trabajadores oficiales, en su gran mayoría  sindicalizados). Emcali no informó el costo de su nómina. Metrocali, según el presidente Luis Fernando Sandoval, le cuesta  $1070 millones mensuales el personal de planta y los contratistas. ¿Se justifica? El director de Desarrollo Administrativo y próximamente secretario General, Juan Fernando Reyes Kuri,   dice que en la medida en que a los municipios le entregaron más responsabilidades, se necesitaron más contratistas. “La atención de los desplazados, por ejemplo, se la entregaron al Municipio y no había quien asumiera los procesos operativos”. Mauricio Vásquez, coordinador del programa Cali Cómo Vamos, dice que hay dependencias que necesitan vincular personal. “El Dagma es un caso extremo porque sus procesos se paran casi tres meses mientras se vinculan a las personas que se encargan de las podas o del control del ruido, por ejemplo”. La concejal electa Alexandra Hernández, quien fue asesora de Paz y de Participación Comunitaria en este gobierno, dice que hay situaciones tan delicadas como la Asesoría de Paz, donde apenas había dos personas de planta para ejecutar programas como Jóvenes y Familias en Acción, registrar desplazados, atender víctimas o trabajar con los jueces de paz. También explica la nueva concejal que hay en la Alcaldía despachos con duplicidad de funciones. “Por ejemplo, hay Asesoría para la Mujer que es independiente de la Oficina de la Mujer en Bienestar Social y Asesoría de Participación Comunitaria y Oficina de Participación en Bienestar Social”. Pero Hernández dice que si bien la reforma se necesita para modernizar la Alcaldía, “si se evalúa la gestión de contratistas y empleados de planta, siempre habrá más compromiso del contratista porque es el que necesita mostrar resultados para que le den continuidad. Algunos empleados de planta no te dan ni una hora más de su tiempo cuando se les necesita”.  Asegura que en ese caso, lo mejor es garantizar que los contratos se hagan a doce meses y que se vincule a la gente a más tardar el 15 de enero de cada año. El asesor Nicolás Orejuela dice que el nivel de compromiso depende de la persona. “Ni todos los contratistas son buenos, ni todos los nombrados son malos”. El Coordinador de Cali Cómo Vamos indica que la forma de preservar la memoria institucional (que garantiza que los procesos no comiencen de nuevo con la entrada de  personal) es teniendo funcionarios de planta. “Lo que se debe implementar es la evaluación e incentivos para que todos trabajen en pro de los ciudadanos”, afirma. Tenga en cuenta Contrario a lo que pasó hace 14 años  en el gobierno de John Maro Rodríguez, la reforma  que presentará el gobierno entrante busca vincular más personal de planta.El director de Desarrollo Administrativo, Juan Fernando Reyes Kuri,  sostiene que el Municipio tiene en manos de contratistas “muchos cargos  misionales” (fundamentales para el desarrollo de las actividades del Municipio). El nuevo gobierno quiere pedir facultades  al Concejo en las sesiones de enero-febrero para adelantar el estudio de la reforma.Reyes Kuri dijo que la Alcaldía actual  adelantó el estudio de carga laboral, con UT Racionalizar, de Bogotá.Aunque no se sabe cómo será el cambio, se habla de crear dependencias nuevas como la Secretaría de Paz y la de Competitividad.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad