Más de 50 mil caleños no han cumplido los acuerdos de pago por multas de Tránsito

Más de 50 mil caleños no han cumplido los acuerdos de pago por multas de Tránsito

Abril 18, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

52.636 personas que hicieron acuerdos con la Secretaría de Tránsito no volvieron a pagar. Pueden llegar a embargos.

[[nid:413458;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/04/pago-multas-transito.jpg;full;{Entre enero y marzo del 2015, la Secretaría de Tránsito hizo 8344 acuerdos de pago por $7309 millones. 6449 infractores ya pagaron o abonaron a la deuda. Foto: Elpais.com.co | Archivo}]]

Son 52.636 caleños los que  se encuentran en mora por acuerdos de pago incumplidos ante la Secretaría de Tránsito, compromiso que hicieron para  ponerse al día con sus multas. Lea también: Inician embargos a morosos de multas de tránsito en Cali

 Los ‘incumplidos’, que se cuentan entre el año 2012 hasta el 31 de marzo del 2015, le deben por esta causa al Municipio $38.909 millones. 

Solo entre enero y marzo de este año se acercaron al Tránsito 8344 personas con multas pendientes que, por voluntad propia, pidieron pagar la deuda a cuotas.  De ellos, 1895 no cumplieron  la obligación adquirida. Durante los primeros tres meses del año esas obligaciones sumaron $1659 millones.

“Los caleños están tomando un comportamiento recurrente y es que hacen un acuerdo de pago solo para poder realizar algún tipo de trámite, y después no cumplen. Sin embargo, la información de quienes incumplieron se está subiendo mensualmente al Simit (Sistema de Información de Multas e Infractores de Tránsito) y quedan bloqueados para realizar cualquier tipo de trámite”, explicó Emiliano Guarnizo, coordinador del Área de Cobro Coactivo de la Secretaría de Tránsito.

De acuerdo con la norma, quienes estén reportados en el Simit por acuerdos de pago incumplidos no podrán realizar ningún tipo de trámite de Tránsito (cancelar una matrícula, hacer un traspaso, sacar o renovar la licencia de conducción, cambiarle el motor al carro o, incluso, pintar de otro color el vehículo).

Según Guarnizo, los morosos también le apuestan a dejar prescribir las deudas, pero se acogen a los acuerdos para frenar  los efectos del  cobro coactivo.

“Buscar la figura de la prescripción es una alternativa que está creciendo cada vez más entre los ciudadanos. Esto se da debido a que el Municipio no cumple con sus labores de recuperación de cartera. Mensualmente, nuestro grupo de abogados atiende, en promedio, a 15 personas que buscan asesoría jurídica para acogerse a dicha figura”, explica Carlos Felipe Guzmán, abogado de CaliJurídica.com.

 Dice, además, que “muchos de los que consultan dicen que no cuentan con recursos para ponerse al día con esas obligaciones. Los que buscan que sus multas prescriban, son, en su mayoría, personas que tienen cuentas pendientes de más de tres años”.

El Coordinador del Área de Cobro Coactivo del Tránsito explica que “a los dos años y medio de tener la multa y no pagarla, inmediatamente entra en cobro coactivo. Lo mismo pasa si el infractor, tras acogerse al acuerdo de pago, incumple alguna de las cuotas pactadas. Esto implica, después de surtirse un proceso administrativo, la aplicación de medidas cautelares (embargo) sobre los bienes del infractor. Si  este permite que se llegue hasta esta instancia, ya no valen los acuerdos de pago y, en cambio, deberá pagar la totalidad de la deuda para que se le levante la medida”.

Las personas que incumplieron con el acuerdo de pago podrán tener una segunda oportunidad para renegociar el saldo pendiente, según el rango de la deuda.

 “Al momento de suscribir un acuerdo de pago dejan de generarse intereses moratorios, pero cuando se incumplen los acuerdos, de nuevo se activan los mismos, por lo que se hace necesario liquidar de nuevo la obligación y hacer un nuevo acuerdo”, añadió Emiliano Guarnizo.

[[nid:413460;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/04/grafico-acueros-pago-transito.jpg;full;{}]]

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad