María Gómez, caleña condecorada por Obama, habla sobre su experiencia en EE.UU.

Abril 14, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Edwin Giraldo Ruiz | Corresponsal de El País en Washington
María Gómez, caleña condecorada por Obama, habla sobre su experiencia en EE.UU.

El pasado 15 de febrero, en Washington, el mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, le impuso la Medalla Presidencial Ciudadana a María Gómez, una caleña que creó el Mary’s Center en ese país.

La colombiana María Gómez fue exaltada con la Medalla Presidencial de Estados Unidos, entregada por el presidente Barack Obama

En 1969, Richard Nixon ordenó la creación de la Medalla Presidencial Ciudadana para honrar la labor de individuos con logros sobresalientes en los Estados Unidos.El perfil de los ganadores hizo que el premio se convirtiera en el segundo más importante entre los otorgados por el Jefe de Estado a un civil, detrás de la Medalla de la Libertad.Este reconocimiento ha colgado en el pecho de personajes como el exsecretario de Estado Collin Powel, el boxeador Muhammad Ali, la actriz Elizabeth Taylor y, desde la semana pasada, la colombiana María Gómez.Aunque vive en EE.UU. desde los 13 años, se considera 100 % colombiana y conserva un especial afecto por Cali, ciudad en la que nació. Además, es un destacable ejemplo entre los inmigrantes de segunda generación: exitosa, educada, perfectamente bilingüe y muy agradecida con su madre, quien no la tuvo fácil para comenzar a construir el sueño americano.Estudió enfermería en Georgetown, hizo un máster en salud pública en Berkeley y trabajó para la Cruz Roja. En 1988 fundó el Mary’s Center, que comenzó como una clínica para proveer servicios de salud reproductiva para mujeres latinas en Washington y hoy es una fundación con un presupuesto millonario y proyecciones ambiciosas.Sobre ella, el presidente Obama dijo: “María Gómez ha dedicado su vida a brindar atención médica de calidad a la comunidad que la crió. El enfoque integrado de su organización a los servicios sociales, educativos y médicos extiende una línea vital a decenas de miles cada año, dándole a las familias de ese estado la oportunidad de un futuro mejor”.¿Qué piensa de Cali, la ciudad donde nació?Es una ciudad hermosa. Mi país, y sobre todo Cali y Bogotá, donde también pasé un tiempo, tiene un gran activo en su gente. Son muy alegres, aunque al mismo tiempo muy sufridos por las cosas que han vivido. Somos gente de arranque, que no nos quedamos atrás, pero algunas veces deberíamos detenernos a pensar más sobre lo que nos ha pasado para poder ayudar a nuestro país.¿Cuál es el perfil de los colombianos que emigran hoy hacia los EE.UU.?Muchas veces el sistema de estudio en Colombia no se puede comparar con otros en Latinoamérica. La gente viene aquí muy preparada, muy decente, todos responden ‘sí señor, no señora’ y la gente los reconoce inmediatamente. La única barrera que veo es que en los últimos años no hemos avanzado mucho en un sistema de educación que incluya a todos. Tenemos muchas personas de comunidades afrodescendientes que se han quedado atrás. En esa parte debemos tener un poco de vergüenza. Si no naces en cuna de oro, tienes que luchar para salir adelante. El presidente Obama tenía más de mil candidatos para otorgar este premio. Sólo eligieron a 18 y usted estuvo en ese grupo. ¿Por qué?Por una parte, porque estamos en Washington. El Presidente quería mandar un mensaje muy específico a la comunidad latina, que está desesperada por la reforma migratoria. Creo que se fijó en mi historia, en que he sido enfermera y en que mi carrera ha tenido un significado para la ciudad y el país. Además, a principios de 2009 la primera dama, Michelle Obama, estuvo visitando nuestra fundación, entonces nos conocen. ¿Qué se necesita para construir un Mary’s Center?Primero, ganas. No esperar agradecimientos, sino entender que es una misión que toma tiempo. Hay mucha gente que se aparece en el camino y te dice: ‘¿Por qué haces eso?, tú eres muy inteligente, mejor haz un doctorado’. Por otra parte, los sacrificios dejan heridas en la mente y el corazón, pero ayudan a pensar en que tenemos la obligación de dejarle algo bueno a la próxima generación. En EE.UU. y Colombia los sistemas de salud son probadamente desastrosos, cómo hacer que funcionen?El primer ingrediente es entender que sin salud no se puede hacer nada. Suena simple, pero es una tarea difícil. Nuestros políticos siempre están pensando en cómo hacer las cosas rápido para ganar votos. Hemos tratado de promover el funcionamiento de la salud, incluso, desde antes de que la persona nazca. En este país se intenta invertir más en salud preventiva. No queremos decir que estamos en contra de que la gente tenga hijos. Se trata de fomentar su planeación y de que no se presenten situaciones tan terribles como la de no tener dinero para pagar un doctor. ¿Ahora que lo conoce personalmente, cree que Barack Obama sí podrá cumplir con su ambiciosa agenda de reformas sociales?El Presidente está muy comprometido con la salud, que tiene mucho por mejorar y es el primer escalón hacia el progreso: sin ella no puedes estudiar, trabajar ni hacer nada. También con la educación, que es vital. Y, en tercer lugar, con la lucha contra la inequidad, que puede verse en la reforma al código de impuestos que propone, así como en la reforma migratoria.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad