Malos manejos y politiquería eclipsaron al Canal Telepacífico

Malos manejos y politiquería eclipsaron al Canal Telepacífico

Agosto 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Malos manejos y politiquería eclipsaron al Canal Telepacífico

Alberto José Cobo Lora gerenció el canal Telepacífico durante seis meses y firmó polémicos contratos.

En los seis meses que estuvo el anterior gerente, Telepacífico acumuló pérdidas por $2.089 millones. Varios contratos firmados, incluso en Ley de Garantías, presentan irregularidades.

En los 24 años que lleva el Canal Telepacífico en el aire jamás había padecido una crisis financiera de la magnitud de la que hoy atraviesa, por cuenta de la politiquería y la corrupción.Pese a que el canal cerró en diciembre del 2011 con sus libros contables en ceros, sin pérdidas ni ganancias, bastaron seis meses con Alberto José Cobo como gerente para que la situación de Telepacífico se deteriora drásticamente, aseguran fuentes del mismo canal y de la Gobernación.En este primer semestre del año, los ingresos de la empresa se redujeron en más de un 6%, al tiempo que los costos operativos, honorarios y gastos de transporte se dispararon hasta en un 150%. El resultado, es que al 31 de julio pasado las pérdidas netas del canal alcanzaban los $2.089 millones y Telepacífico deberá someterse a un plan de salvamento.Pero eso no es todo. Entre enero y abril la gerencia ya se había gastado el presupuesto de todo el año, el personal más calificado fue retirado para abrir espacio a cuotas políticas, la programación se ajustó a esos mismos intereses y buena parte de los contratos se direccionó en favor de quienes apoyaron la campaña de Héctor Fabio Useche a la Gobernación.De hecho, el propio Alberto José Cobo llegó a la gerencia de la mano del locutor Humberto Pava Camelo, a quien el destituido gobernador Useche le ofreció en campaña cederle el manejo del canal, a cambio de su respaldo. Funcionarios de Telepacífico, bajo reserva de identidad, aseguran que Cobo nunca fue el gerente y que lo único que hacía, “cuando iba a trabajar, era ejecutar las órdenes y firmar los contratos que autorizaba Pava Camelo”, algunos de ellos con serias irregularidades.Así lo advirtió la nueva gerente del canal, Luz Elena Azcárate, en un oficio dirigido al zar Anticorrupción del Valle, Héctor Fabio Lenis, en el que expresa su preocupación por las anomalías que saltan a la vista, y no sólo en la contratación.También fueron alteradas las actas 174 y 177, del 13 de enero y el 10 de abril, en las que se evidencia la falsificación de la firma del entonces presidente de la Junta Directiva, Édison Bióscar Ruiz, quien no habría asistido a dichas reuniones, pero alguien firmó por él. Ni siquiera es posible saber si la empresa va a cumplir en el 2012 con sus metas porque estas no existen. Nunca hubo un plan estratégico y el canal, sin rumbo fijo, se dedico a contratar.La feria del despilfarroAl menos en el 25% de los 61 contratos que firmó Alberto José Cobo, en los seis meses que estuvo como gerente del canal, se han detectado irregularidades.Llama la atención el que fue realizado el 9 de marzo de este año con la sociedad Prensa Visión Ltda., para la producción de 26 capítulos de 30 minutos del programa ‘A fuego Lento’, por $194 millones.El País indagó sobre quién está detrás de esa empresa y encontró que fue constituida en Cali, el 22 de enero de 1993, y que figura como gerente María del Pilar Hung Duque y como suplente, su esposo, Humberto Pava Camelo, jefe político del propio gerente del canal. De acuerdo con el certificado de Cámara y Comercio, los socios de la empresa son los dos hijos menores de la pareja y la dirección de Prensa Visión Ltda. es la misma en la que hoy funcionan las emisoras de Radio Súper en Cali.No obstante el elevado costo por capítulo, el salario del chef no lo pagaron los contratistas, sino que le fue cargado al canal en otro contrato de suministro de personal con la empresa Extras S.A.Ese mismo contrato, firmado a comienzos de enero por $90 millones, ha sido solicitado por la Contraloría porque días después ya se le había adicionado más del 300% del valor, cuando la ley no permite adiciones por más del 50%.Lo propio ocurrió con otro contrato con la empresa Redox de Colombia, que contemplaba un suministro de papelería por cerca de $20 millones, y luego se le adicionaron cerca de $14 millones más.Curiosamente, estas tres empresas tienen en común una filial llamada Fresh Green S.A.S, matriculada en Buga y que tiene como gerente a Alexánder Arce, quien en el 2011 fue candidato al Concejo de esa ciudad por la ASI y respaldó en las últimas campañas a la Gobernación a Héctor Fabio Useche y a Francined Cano.Las directivas de la ASI en el Valle le confirmaron a El País que Arce contó con el aval, pero que fue retirado del partido por apartarse de las directrices del movimiento al apoyar otros aspirantes.El negociado del transporteUn capítulo aparte merece el contrato de transporte del canal. Éste se firmó el 9 de marzo del 2012 por un valor de $111 millones para movilizar la gente de producción “mientras se agotaba la partida” y unas semanas después debió hacer una adición por los mismos $111 millones.Advierten en el canal que era tal la falta de control, que desde los niveles más bajos hasta los administrativos manejaban el transporte a su antojo, pese a los elevados costos que se pactaron con el contratista, quien además cobraba por minutos, horas, días y recargos nocturnos, entre otros. En el tema del transporte, uno de los rubros que más se incrementó en la gerencia de Cobo, las nuevas directivas darán por culminado el contrato, como también lo harán con la Administración Cooperativa de Municipios Ltda. Coopgaleras.Esta cooperativa con asiento en la ciudad de Pasto, fue contratada de manera directa para el montaje y la construcción de una unidad móvil por $600 millones para televisión de alta definición, pese a que su única experiencia la sustentaron en la adecuación de ambulancias.En lo que los especialistas llaman una ‘jugada para evadir la Ley de Contratación’, se hizo una licitación que luego se declaró desierta. Posteriormente, se invitó a algunas empresas a participar y sin parámetros claros se eligió a Coopgaleras a dedo para adjudicar el contrato.Más insólito aún, es que se contrataron los servicios del abogado Carlos Olmedo Arias, por $40 millones, por si la exgerente de Telepacífico Lorena Ivette Mendoza demandaba el canal y tuviera que hacerse una conciliación.Frente a estos hechos, la preocupación del Departamento es que el canal se encuentra sin flujo de caja, la producción se hace con recursos propios y el cobro a los clientes se realiza en los meses siguientes, por lo que no será fácil seguir adelante con el funcionamiento y al llamado Canal del Sol, ese sol se le ha posado, pero a cuestas.Cobo pretende que le sigan pagando salarioApelando a supuestas incapacidades médicas, el ahora exgerente del canal ha solicitado en los dos meses que lleva por fuera que le cancelen sus honorarios. Pese a que nadie conoció de su incapacidad en la última junta, a la que Cobo no asistió y en la que fue removido del cargo, días después apareció la incapacidad por una enfermedad general y con una fecha anterior a su salida. Las nuevas directivas han respondido que la supuesta incapacidad de Cobo, que tiene un recibido, pero sin la firma de quien lo hizo, no la debe pagar el canal, sino que debe ser liquidada por la EPS.Pese a que en el canal advierten que lo que pretende el exgerente es demandar la empresa, la incapacidad habría sido mal presentada porque hasta los altos funcionarios están obligados a radicar documentos por ventanilla única. El País intentó conocer la versión del exgerente de Telepacífico Alberto José Cobo Lora, pero no respondió a las distintas llamadas que se le hicieron.Varias de las decisiones que se tomaron en la Junta del canal no las conocía el Ministerio de Comunicaciones porque con los tres delegados de la gobernación de Useche hacía quórum y tomaban decisiones.Entre los contratos de Telepacífico, hay uno por $743 millones para que un grupo musical viaje por Suramérica y haga el programa ‘Sur Tour’, a $24 millones por capítulo. El 50% ya fue cancelado, pese a no tener respaldo contable.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad