Macetas de Cali son declaradas Patrimonio Inmaterial de la Nación

Junio 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Macetas de Cali son declaradas Patrimonio Inmaterial de la Nación

Maceta de alfañique.

Con este reconocimiento, el Ministerio de Cultura valora la labor de los artesanos del azúcar de Cali por consolidar a la maceta de alfeñique como un ícono y símbolo de la ciudad.

Mariela Otero de Jimenez y sus diez hermanos, desde hace más de cincuenta años elaboran las macetas que cada 29 de junio los padrinos le regalan a los ahijados en la ciudad. Precisamente, este viernes mientras elaboraban el alfeñique (dulce de las macetas) en el fogón en la casa de su madre, Sista Llanos de Otero, pionera de esta tradición caleña, el Concejo Nacional de Patrimonios declaró la tradición de las macetas patrimonio inmaterial de Colombia.Y es que la inclusión de esta tradición caleña, es un reconocimiento no solo a los artesanos sino a un acuerdo social para mantener la tradición, dijo Clara Inés Cabal, secretaria general y de gestión social de la Cámara de Comercio.Sin embargo, uno de los puntos de mayor peso que se tuvo en cuenta para el reconocimiento como patrimonio inmaterial fue el Plan de Salvaguarda. Se trata de un compromiso del colectivo de artesanos que elaboran las macetas y de las instituciones de la región para salvaguardar los saberes de la tradición de las macetas, como factor de identidad y arraigo cultural de la ciudad. Según Cabal, el Consejo Nacional de Patrimonio destacó en este plan el empoderamiento ciudadano y el emprendimiento de los artesanos para generar el sustento a sus familias a partir de la venta de las macetas.Algunos de los partícipes en la construcción de este plan son el Ministerio de Cultura, la Gobernación del Valle del Cauca, la Alcaldía de Santiago de Cali, el Fondo Mixto de Promoción de la Cultura y las Artes del Valle, la Universidad Autónoma de Occidente y la Biblioteca Departamental Jorge Garcés Borrero.Este reconocimiento se da en vísperas del 13 Festival de Macetas que se realizará del 27 de junio al 1 de julio en la Colina de San Antonio, el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, centros comerciales y hoteles de la ciudad. Clara Inés Cabal, secretaria general y de gestión social de la Cámara de Comercio, dijo que en esta edición del festival participarán 250 artesanos, los cuales vienen trabajando desde febero pasado. Una maceta de Mariela Otero, de cualquier tamaño, cuesta $16.000. La solicitud de inclusión de esta tradición en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación - LRPCI, surgió como una iniciativa de los artesanos del azúcar y de las diferentes instituciones públicas, mixtas, académicas y privadas, que consideraron necesaria la salvaguardia de esta tradición utilizando las herramientas legales y de política cultural relacionadas con el patrimonio cultural, y en especial, con el Patrimonio Cultural Inmaterial.Esta manifestación cultural propia de la capital del Valle del Cauca, única en Colombia, expresa la relación de solidaridad, reciprocidad, compromiso y colaboración entre familias y generaciones lo que refuerza el tejido social y fortalece los vínculos de identidad con la ciudad.La tradición oral asocia directamente la manifestación cultural a un mito de carácter religioso. Se dice que Dorotea Sánchez, habitante afro y pobre del barrio San Antonio, un 29 de junio, fecha del cumpleaños de sus hijos Pedro y Pablo, invoca la ayuda de los santos apóstoles Pedro y Pablo con el fin de hallar un regalo para ellos. Los santos descienden del cielo y como solo cuentan con azúcar, le enseñan a fabricar el alfeñique y a moldear los dulces, que inserta en mazos de maguey, adornados con papelillos de colores, se los regala a sus hijos e invita a sus ahijados a compartir la vistosa golosina. No obstante que la celebración se realiza el día dedicado a estos dos santos del cristianismo, la tradición no fue cooptada por la iglesia sino por la ciudadanía que la hizo suya y la mantuvo, circunscribiéndola a la relación padrino – ahijado, hasta el presente.La maceta de alfeñique, en su imagen, como un árbol florecido, con sus dulces y adornos, se ha convertido en un ícono y símbolo de la ciudad. Hay una asociación directa entre la maceta y la ciudad. La maceta tiene una profunda connotación social y cultural por el vínculo familiar e intergeneracional que representa, su carácter excepcional y por ser un referente simbólico de pertenencia a la ciudad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad