Luz roja para los guardas de tránsito

Luz roja para los guardas de tránsito

Septiembre 11, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Una condena a once años y la destitución de otro guarda abren una caja de pandora en el cuerpo que controla el Tránsito. Incluso algunos agentes han sido acusados de prestarse para negociar, de manera fraudulenta, cupos de taxis con particulares.

“Tengo sentimientos encontrados”. Eso es lo primero que atina a decir el secretario de Tránsito de Cali, Fabio Cardozo, al hablar de la condena a once años de prisión del guarda Jainover Supelano, por haberle pedido $50.000 a una pareja para no imponerle una multa por violar la restricción del ‘pico y placa’ y retenerle sus documentos.Paradójicamente en sus ojos hay alegría y tristeza. Su rostro se ilumina para “saludar” como él dice, la decisión del Juez Tercero Penal del Circuito porque ese es un “mensaje ejemplarizante” para las manzanas podridas que tiene el cuerpo de controladores de Tránsito. Pero muestra nostalgia por el drama personal de su subordinado. Y porque “no hay derecho” a que el agente retenga los documentos y luego cite al infractor a los patios del Tránsito para devolvérselos y no imponerle la infracción si le daba el dinero solicitado.La destitución el lunes pasado por parte de la Personería de otro guarda, Mario Perlaza Sánchez, acabó de crispar los nervios en el Tránsito. El ente de control destituyó al agente y lo inhabilitó para ejercer funciones públicas durante diez años. En un fallo de primera instancia, la Personería lo encontró responsable de falsedad ideológica, por alterar un comparendo que había impuesto otro guarda.Perlaza cambió la infracción de alcoholemia por otra menor para sacar el carro inmovilizado pagando una pequeña multa, sin que le fuera suspendida la licencia al conductor.Pero el asunto no para allí. Algunos agentes han sido acusados de prestarse para negociar, de manera fraudulenta, cupos de taxis con particulares, pese a que el parque automotor de esos vehículos está congelado y el Tránsito no vende cupos. Ese es un ‘negocio’ particular. Uno de esos acusados es precisamente el agente Perlaza Sánchez, y la queja respectiva fue trasladada por la misma Secretaría de Tránsito a la Fiscalía para su investigación.Sin embargo, esos son sólo dos casos conocidos. Este diario conoció que hace unos días, la guarda Loreni Abadía fue sancionada en primera instancia por la Personería con un año de suspensión del cargo e inhabilidad por el mismo tiempo por ‘asesoramiento ilegal’.Según el ente de vigilancia, la guarda imponía una multa a un conductor infractor o atendía un accidente y le entregaba al sancionado una tarjeta de presentación personal de un abogado para que acudiera a él en busca de asesoría y le ayudara a solucionar el problema. Sorpresivamente, el abogado llegaba a veces “a los tres minutos” al lugar para prestar sus servicios. El profesional, al parecer es familiar de la guarda y “era como un carrusel” lo que había allí, advierte el personero Manuel Torres. El caso de Abadía llegó a la Personería porque no inmovilizó un vehículo en un accidente con heridos, como ordenan las normas.Hace unos meses, el agente de tránsito Édison Arcos, sobre quien habían quejas por conductas indebidas en el ejercicio de sus funciones, fue asesinado a bala en un billar del oriente de Cali. Según las indagaciones, el hecho tendría que ver con retaliaciones por oscuras actuaciones en su labor de guarda, que no eran desconocidas en el Tránsito caleño. Y, como si todo lo anterior fuera poco, el propio secretario Fabio Cardozo le impuso hace unos días un comparendo en la vía al guarda de tránsito Leoncio Ordóñez, a quien sorprendió en la Avenida Circunvalar zigzagueando y haciendo giros indebidos en su moto oficial.Las quejas por corrupción y malas conductas de los guardas y las investigaciones abiertas no son pocas. La directora de Control Disciplinario, María Grace Figueroa reveló que adelanta 134 investigaciones contra agentes de Tránsito, las cuales involucran a 127 de ellos. Eso quiere decir que la conducta de la mitad de los 224 guardas que hay en las calles está investigada.Como resultado de esos procesos, dos guardas han sido suspendidos por dos meses, uno más amonestado y otro destituido.El personero Torres, por su parte, indicó que ha adelantado 98 procesos disciplinarios en los dos últimos años contra agentes de Tránsito (46 en el 2009 y 52 en lo que va del 2010). De ellos 20 procesos tienen apertura de investigación, “lo que quiere decir que hay un indicio serio de que existe una falta grave ahí”, advierte.Torres dice que los ciudadanos se quejan de los guardas por abuso de autoridad; aducen que no han cometido las faltas pero los multan, que los maltratan, que les hacen los comparendos y no los trasladan dentro de las 72 horas siguientes al Tránsito, lo cual ocasiona que no se acceda al descuento del 25% de la multa por pronto pago o no se puede retirar el carro de los patios si ha sido inmovilizado. También se quejan de que a veces elaboran mal los comparendos.Muchas de estas quejas no prosperan porque el denunciante no va a sustentarla con su testimonio o con pruebas. El secretario Fabio Cardozo cree que eso ocurre porque los guardas son una autoridad sancionatoria y a la gente no le gusta que la sancionen. “Entonces en un momento de rabia colocan una queja, pero no la sustentan”, dice.Como aquella queja de que empresas de ambulancias y una clínica estarían pagando $10.000 a guardas que sirven de contactos por cada accidente que utilice sus servicios. O que los dueños de los patios les dan a algunos agentes el 30% del valor del parqueo diario por el traslado de vehículos y la demora en la entrega de los comparendos. Por eso, el alcalde Jorge Iván Ospina dijo que ve “con muy buenos ojos que estas investigaciones se lleven hasta las últimas consecuencias, respetando el debido proceso y permitiendo así sanear la Secretaría de Tránsito y continuar recuperando la confianza de los ciudadanos en sus instituciones”.Pese a todo lo ocurrido, el director del Cuerpo de Agentes de Tránsito, Alexánder López Montoya, defendió la rectitud de la mayoría de los guardas. Dijo que “el 90% de quienes conforman este cuerpo son profesionales, lo que nos ha ganado reconocimiento en el país”. Aseguró que la mayoría de las quejas de la comunidad con respecto a la labor de los guardas “no está relacionada con dádivas” y que “muchas personas se quejan de los guardas para justificar sus propias faltas”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad