Los trancones económicos pueden frenar a Metrocali

Agosto 15, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García, reportero de El País.
Los trancones económicos pueden frenar a Metrocali

Amenazas financieras y legales, lo mismo que cuestionamientos administrativos contra la empresa y su Presidente tienen en el ojo del huracán a esta entidad, encargada de construir y manejar el MÍO. El Municipio tapó el hueco que dejó la sobretasa a la gasolina.

Tras su menuda figura, Luis Eduardo Barrera carga el inmenso peso de Metrocali, una mole que se estremece como un buque ante las olas de problemas que lo golpean de un lado y otro.Amenazas financieras y legales, lo mismo que cuestionamientos administrativos contra la empresa y su Presidente tienen en el ojo del huracán a esta entidad, encargada de construir y manejar el Sistema de Transporte Masivo de Cali, MÍO. Los ingresos para funcionamiento que obtiene a través de la tarifa de pasajeros que usan el MÍO y del recaudo de la sobretasa a la gasolina han caído. Las fricciones con sus socios, los operadores, continúan. Su estructura administrativa aún no se ajusta y la mayoría de su personal, el 85%, es temporal. Tanto la empresa como su Presidente afrontan demandas judiciales que podrían fracturar los cimientos de la entidad y, de paso, el futuro del sistema de transporte.El pasado 3 de agosto, la Contraloría de Cali le envió una acción preventiva al alcalde Jorge Iván Ospina en la que le advierte que este año, a junio 30 del 2010, Metrocali S.A. presenta un déficit presupuestal de ingresos para funcionamiento del orden de $860 millones.Este faltante es consecuencia del incumplimiento en las metas de movilización de pasajeros del MÍO, dice la contralora Alma Carmenza Erazo, y advierte que eso “genera un nivel de riesgo importante sobre el futuro, tanto de la empresa (Metrocali) como del funcionamiento y operatividad del sistema mismo”.En efecto, para el año 2010, Metrocali fijó como meta transportar, en promedio, 270.400 pasajeros diarios. No obstante, a junio pasado, el transporte promedio diario era de 163.626 pasajeros, equivalentes al 60,51% de lo proyectado. Pero en los días recientes se han estado movilizando 223,000 pasajeros en promedio e, incluso, un día se alcanzó a un pico de 243.000, indicó Juan Carlos Orobio, director de Operaciones y Transporte de Metrocali.Hay que tener en cuenta que Metrocali financia su funcionamiento con el 7% de la tarifa que pagan los pasajeros. Es decir, que de los $1.500 que cada ciudadano paga por pasaje, $105 van para Metrocali. Y sus ingresos se reducen si el volumen de pasajeros movilizados es menor. La Contraloría le indicó al Alcalde que la caída de los ingresos obedece a la no entrada en operación de la totalidad de los buses del MÍO, debido a la competencia que aún le generan los antiguos buses que deberían estar fuera del mercado.Por otra parte, en el último año Metrocali tuvo un déficit cercano a los cinco mil millones de pesos en los ingresos de sobretasa a la gasolina. Según las proyecciones, el Municipio debía aportarle $40.000 millones para financiar la construcción del MÍO, pero sólo envió $35.000 millones en el 2009. La Secretaría de Hacienda Municipal explicó que eso obedece a la caída en el recaudo de la sobretasa a la gasolina, por la baja en la venta del combustible. Lo peor es que esa disminución es ya una tendencia evidente para los próximos años (los caleños consumen menos gasolina, tanquean por fuera y parece haber evasión en el pago del tributo). Eso pondría en riesgo el aporte que debe hacer el Municipio a Metrocali para el MÍO. Como se sabe, el Municipio aporta el 30% al proyecto (a través de la sobretasa) y la Nación pone el otro 70%. Para tapar ese hueco el Concejo aprobó el pasado martes un nuevo proyecto de acuerdo. Como el alcalde Ospina renegoció la deuda del Municipio con los bancos y liberó allí unos recursos, podrá disponer de $44.000 millones -para compensar el menor recaudo de sobretasa a la gasolina de aquí al año 2016- con el fin de asegurar sus aportes al MÍO. Sin embargo, como las obras del sistema hay que terminarlas de aquí al año 2012, Metrocali necesita ahora toda esa plata que entrará en el futuro. Para recogerla, tiene que hacer un crédito con la banca comprometiendo los aportes del Municipio y los de la Nación al MÍO hasta el 2016 y ejecutar los proyectos. Esa operación crediticia sería de unos $250.000 millones y ya se está tramitando. Los costos financieros (intereses) tendrá que pagarlos el Municipio con la sobretasa a la gasolina de los años 2017 y 2018.DemandasOtro aspecto que amenaza las finanzas de Metrocali son las demandas económicas instauradas en su contra por contratistas y firmas presuntamente afectadas en contratos y procesos licitatorios. El Presidente de Metrocali estimó que esas exigencias son cercanas a los $150.000 millones, una de las cuales por valor de $70.000 millones interpuesta por una firma presuntamente afectada en la primera licitación del sistema de recaudo unificado, Siur, fue fallada a favor de Metrocali.Sin embargo, aún están en marcha reclamaciones por cerca de $70.000 millones de contratistas de obras de las troncales de la Carrera 1, el Centro y otras obras y procesos que piden equilibrio económico e indemnizaciones.Como si fuera poco, el presidente Luis Eduardo Barrera, tiene un cuestionamiento de la Contraloría, una investigación de la Personería y una demanda de su antecesor en el cargo, Mauricio Carvajal, porque presuntamente no cumple el perfil para ejercer la presidencia de Metrocali.Los requisitos están establecidos en el manual de funciones. El cargo debe ser ejercido por un abogado, un arquitecto o profesiones afines y, además, debe tener especialización o experiencia equivalente y el arquitecto Barrera no la tiene.En cuanto a su parte administrativa, Metrocali no muestra una clara estabilidad y solidez. Hoy sólo cuenta con 34 funcionarios de planta, pero contrata unas 200 personas por prestación de servicios, en contratos a seis meses.Para algunos analistas, esto no garantiza procesos idóneos, la memoria institucional y el sentido de pertenencia con la entidad, ya que aunque muchos de los trabajadores temporales se han mantenido en los últimos años, deben ser desvinculados a principios y a mitad de año. De hecho, unos no son reengachados y otros llegan por recomendaciones políticas, reconocieron algunos de ellos.Barrera dijo que no puede tener aún una estructura administrativa definida de Metrocali, por cuanto hay actividades que desarrolla la empresa que son temporales, como la parte de construcción. Una vez se terminen las obras, esa área desaparecerá, pero por ahora es una de las que más personal requiere porque se está ejecutando la Troncal de Aguablanca (el principal proyecto del sistema) y están en marcha otras cinco licitaciones de obra que deben ejecutarse en estos dos años.Tras concluir la construcción, la entidad se enfocará en la operación del MÍO y ahí sí tendrá una estructura administrativa definida y estable, indicó Barrerra.Por ahora, el buque de Metrocali sigue a la deriva y no anclará en puerto seguro hasta que termine de hacer el sistema de transporte, equilibre el flujo de sus ingresos propios, encuentre el modelo y el tamaño de su administración adecuados y deje en firme la operación del MÍO.“Apretados, pero bien”Contrario a los cuestionamientos que hay de parte de los organismos de control y de algunos concejales que advierten una posible quiebra de Metrocali, su presidente, Luis Eduardo Barrera sostiene que “estamos apretados, pero bien”.“Dependemos de dos fuentes de financiación: los recursos que nos transfiere el Municipio de Cali y lo que se recibe por participación de tarifa. Nosotros también necesitamos que al día 90 después de declarada la operación regular (hacia mediados de octubre) se activen los mecanismos de reestructuración de rutas para que los recursos aumenten y cerrar el año fiscal sin mayores complicaciones”, dijo Barrera.Otros datosLa gestión de la Unidad de Control Interno de Metrocali fue calificada como deficiente en la auditoría que hizo la Contraloría el año pasado.Según se indicó, un ex director de Predios de Metrocali impetró una demanda contra el presidente de Metrocali por desviación de recursos en un contrato.”En Metrocali seremos tan malos que parte de nuestros ex funcionarios laboran con los operadores. Si no sabían, para qué se los llevan de Metrocali”, señaló el presidente de la entidad ante cuestionamientos sobre falta de competencia de su personal.Cifras148 mil millones fue lo que realmente ejecutó de ese presupuesto.5,4 mil millones de pesos fue el déficit por sobretasa a la gasolina en 2009.433 vehículos aún faltan por ser vinculados al sistema.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad