Los Toreros Muertos regresan a Cali después de 26 años

Junio 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Heinar Ortiz Cortés | Reportero de El País

La nostalgia por el espíritu irreverente de los años 80 y el rock en español llevará a muchos caleños al concierto de Los Toreros Muertos, que tendrá lugar esta noche en la carpa del Club San Fernando. Primero abdicó Juan Carlos que ellos.

Hay una manera de quitarse 25 años de encima sin tener que acercarse a un bisturí o a una clínica estética. Simplemente, se trata de volver a escuchar la música de antaño y conectarse con el pasado, con esos momentos de rebeldía y júbilo adolescente.Esa es la premisa de Pablo Carbonell y Guillermo Piccolini, miembros fundadores de la banda de rock española Los Toreros Muertos, quienes hoy, a las 7:00 p. m., se presentan en la carpa show del Club San Fernando.Los Toreros Muertos, que nacieron en 1985 en medio del movimiento de contracultura de la Movida madrileña, y se convirtieron en una de las bandas referentes del rock en español, ponen fin a 26 años sin presentarse en Cali. El País habló con las mentes maestras detrás de éxitos como ‘Pilar’, ‘Yo no me llamo Javier’ y ‘Mi agüita amarilla’, recordados entre las generaciones de quienes pasaron disfrutaron de su juventud durante los años 80 y los 90.¿Y a todas estas, por qué decidieron llamarse Los Toreros Muertos?Es una pregunta muy interesante. Pero es una pregunta que responderemos en el concierto que vamos a dar en el Club San Fernando. Habitualmente nos preguntan y hemos compuesto una canción de por qué nos llamamos 'Los Toreros Muertos'. El viernes la estrenaremos en el concierto (risas).Grosso modo, la historia es que íbamos caminando por un cementerio. Había una lápida que pesaba dos toneladas, de mármol blanco. Y decía encima ‘Los Toreros Muertos’. Dijimos: “Qué bonito, nos la llevamos”. “Esto debe valer un dinero”, dijimos. La intentamos cargar y pensamos: “Está muy bien donde está”. Nos llevamos el nombre, que era más liviano. Pero resultó casi tan rentable como la lápida. El mármol está devaluadísimo. Quizá vaya algún día por la lápida, para hacerme una mesa de jardín. Si algún día cambiamos de nombre nos pondremos ‘Los Aviadores Muertos’. O ‘Los Principitos Muertos’. Aunque con ese nombre, me imagino que pondrían guillotinas en las calles de España, esperándonos. Lamentamos mucho que el rey haya abdicado sin estar nosotros en España. Estas cosas ‘Juanca’ nos las tenía que haber consultado.¿Después de tres décadas, ¿qué los motiva a seguir haciendo música?Nos divierte. Nos divierte muchísimo. Nos divierte muchísimo tocar, viajar, irnos de parranda juntos. Por supuesto no es el dinero. Nosotros ya estamos forrados. Esto lo hacemos por amor al arte (risas). Esto nos mantiene jóvenes, tocar canciones que compusimos cuando teníamos 22 años.¿Cómo se sienten en concierto?De repente es como meternos en un agujero negro y hacer un viaje en el espacio y el tiempo. Nos hacemos casi un ‘lifting’. Un ‘lifting’ en el alma. Y volvemos a ser adolescentes. Eso es lo que sentirá la gente que venga a ver el concierto. Será como quitarse 25 años así, de una. Sin clínicas de belleza ni nada de nada. ¡Paf! La belleza está en el interior. Somos un grupo que le arranca el criterio a la gente. La gente enloquece y se libera. ¡No venían a Cali desde el año 1988! ¿Qué puede esperar la gente de este concierto? Que esperen poco. Así cualquier cosa que hagamos les va a parecer estupenda. Lo que sí les podemos decir es que no vamos a cantar ningún tema nuevo. Todas son conocidas. Ahora, actualmente tienen más vigencia.¿Por qué cree que tienen más vigencia ahora?Por la crisis. Cuando hay crisis la gente se refugia en valores seguros. Como el oro o las canciones de Los Toreros Muertos.Entonces, esto es lo que venimos a ofrecerles, humildemente. Estamos más vigentes que nunca. Si no vienen al concierto, va a ser una lástima porque se va a hablar mucho de nosotros después. No todo es salsa en esta vida. El rock también tiene corazón. Lo van a ver.¿Qué hace a Cali atractiva para artistas como ustedes?Las miradas. Su forma de vestir... De desvestir (risas). No entendemos por qué tenemos una conexión. Debe ser una cuestión cardiaca. Epidérmica. La relación que tenemos con Colombia siempre ha sido muy cercana. El público colombiano siempre nos ha escuchado de cerca y el vínculo se ha mantenido por muchísimos años. Ojalá siga siendo así. ¿Qué tenemos que volver de nuevo en 25 años a Cali? Venimos. No nos importa. Hay Toreros Muertos para rato. Rebeldes anárquicos “Nos encanta visitar Colombia, hay una historia de amor mutuo entre Toreros Muertos y su gente desde hace ya 26 años”.“En nuestras producciones encontramos muchas tonterías, pero otros temas denotan las cosas que mi generación quería expresar, muy libertario, anárquico e irónico”.“El público lo ha aceptado con el rock como un movimiento contestatario y un ejercicio pleno de libertad, porque podíamos decir y cantar lo que quisiéramos, cosa que no ocurría en España unos años atrás”.“Estamos redescubriendo los años 80, para que las personas vuelvan a tener control sobre lo que hacen”.Datos clavesPablo Carbonel ha realizado, como solista, en los últimos años dos trabajos de estudio y uno en vivo. En estos han participado sus compañeros de banda.En los años 80 Toreros Muertos tuvo un programa infantil y con sus productores hicieron videos para sus temas. Pablo se vestía de personajes literarios, y ahora todo eso lo retoma a manera de un musical.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad