¿Los servicios públicos domiciliarios de Cali estarían en alto riesgo?

¿Los servicios públicos domiciliarios de Cali estarían en alto riesgo?

Noviembre 27, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz, reportera de El País
¿Los servicios públicos domiciliarios de Cali estarían en alto riesgo?

Este es uno de los ríos tributarios del Cauca que arrastra consigo sedimentos que al llegar a la bocatoma de la Planta de Tratamiento de Puerto Mallarino, hacen que se pare el proceso de tratamiento. Antes de ser construido el reservorio por parte de Emcali, los caleños enfrentaron más de 30 cortes anaules en el servicio.

Conozca las fortalezas y las debilidades de las redes de energía, acueducto y gas de la ciudad. La situación ocurrida en Manizales, que quedó sin el suministro de agua, preocupa a los caleños.

En tiempos en los que una ciudad como Manizales, con una población de más de 430.000 habitantes, ha tenido que padecer quince días sin agua potable y siete días sin servicio de gas domiciliario e industrial, muchos se preguntan qué tan vulnerable es la infraestructura que suministra agua, energía y gas en la capital del Valle del Cauca.Según las Empresas Municipales de Cali, Emcali, la infraestructura de agua y energía no correría ningún riesgo en caso de una catástrofe natural. El Gerente de Energía dice que “la plataforma es robusta” y hay varias alternativas para proveer del servicio a los caleños.Lo propio argumenta el Gerente de Acueducto y Alcantarillado, quien sostiene que el reservorio que está en funcionamiento desde el año pasado “ha salvado” a la comunidad de padecer constantes cortes de agua debido a las turbiedades que padece el río Cauca, su principal fuente de abastecimiento.Sin embargo, estudiosos del tema aseguran que el mismo afluente es el mayor ‘enemigo’ de la planta de tratamiento de Puerto Mallarino. No sólo por la baja calidad que presentan las aguas muchas veces, sino porque en caso de desbordarse, acabaría con dichas instalaciones.En cuanto al suministro de gas domiciliario e industrial todo quedó dicho la semana pasada luego de un deslizamiento que rompió el único tubo que conduce el producto desde Caldas hasta el Valle del Cauca.La solución, que fue propuesta inmediatamente por el gremio de gas, todavía no ha tenido eco: Construir reservorios locales para evitar que eventos naturales o antrópicos dejen nuevamente al país sin el servicio.Agua: río Cauca, amigo y enemigo ¿A los caleños les puede faltar el agua potable durante un tiempo prolongado y enfrentar una situación similar a la que padeció Manizales? Antes de entrar en operación el reservorio de Puerto Mallarino, la estación que potabiliza el 75% del agua que consumen los caleños paró hasta 32 veces en un solo año por contaminación y turbiedad del río Cauca.Luis Carlos Cerón, gerente de Agua y Alcantarillado de las Empresas Municipales de Cali, Emcali, sostuvo que la infraestructura no corre ningún peligro de colapsar ante un terremoto o que el río Cauca alcance altos niveles.Sin embargo, sentenció que el inconveniente para la ciudad sigue siendo la calidad de la fuente de abastecimiento, por lo que anunció que se están haciendo ensayos para que el reservorio —que entró en operación desde el año pasado— alcance a cubrir por más tiempo el suministro de la ciudad mientras se normaliza la calidad del agua del afluente. “El 80% de las ocasiones los caleños no se enteran que la planta está parada y que se están surtiendo con el reservorio”, explicó.Pero Jorge Latorre, director del Instituto de Investigación y Desarrollo en Abastecimiento de Agua (Cinara), aseguró que Cali sí es vulnerable.“No hemos hecho un estudio actual sobre cómo estará la infraestructura de acueducto en Cali, pero nadie sabe cómo actuará la naturaleza. El Cauca amenaza con desbordarse o romper el dique que protege al Distrito de Aguablanca, zona donde está la planta”, sostuvo Latorre.Los ríos tributarios del Cauca como el Desbaratado y El Palo , padecen graves problemas de erosión, ganadería extensiva, minería, urbanización y cultivos ilícitos, entre otros.Por su parte, la Sociedad de Arquitectos del Valle indicó que la infraestructura de servicios públicos de la ciudad, en su mayoría, fue construida hace más de 30 años y no cuenta con los estándares de sismo resistencia.Energía: “Tenemos un sistema robusto”El sistema de suministro de energía en Cali está blindado. Ni fenómenos naturales extremos o de violencia podrían dejar a la ciudad sin el servicio. Así lo aseguró Alfredo Reyes, gerente de Energía de las Empresas Municipales de Cali, Emcali.Explicó que si en todo Cali se va el servicio es porque hubo un apagón que afectó varios departamentos, sin embargo, se tiene “robustez de infraestructura, operativa y en comunicaciones y vemos rotundamente improbable que por causas del invierno tengamos un colapso energético”.El funcionario sostiene que la ciudad está rodeada por dos anillos energéticos y en caso de fallar uno, pondrían en operación el otro. Patricia Hernández, vocera de la Empresa de Energía del Pacífico (Epsa), precisó que el Valle del Cauca tiene trece hidroeléctricas que abastecen a la región y hacen parte del Sistema de Trasmisión Nacional y en caso de que éstas fallen, hay dos térmicas (Termovalle-Termoemcali) que podrían regularan el servicio.Hernández dijo que “la única manera que Cali se quede varios días sin servicio de energía o que tenga que padecer racionamientos es con una gran sequía como la de 1991”.Carlos Lozano, ingeniero electricista y profesor de la escuela de Ingeniería de la Universidad del Valle, confirmó que “la ciudad tiene un sistema robusto y ya tuvimos un racionamiento que nos enseñó a generar energía en épocas de sequía”.Gas: Se necesita una reservaUn deslizamiento en una montaña a 400 kilómetros de distancia de Cali dejó a 475.000 personas sin suministro de gas . El desabastecimiento duró 24 horas, pero este hecho fue suficiente para demostrar qué tan vulnerable puede ser el servicio en la ciudad. En esta oportunidad se trató de un daño en la única tubería que conduce el combustible desde Caldas hasta el Valle del Cauca. Pero los fuertes cambios en el clima y el recrudecimiento del invierno hicieron que la asociación que reune a las empresas que producen, transportan y distribuyen el combustible anunciara la necesidad de una política que permita el almacenamiento de gas.“Lo que le queremos decir a la Comisión Nacional Reguladora de Energía y Gas (Creg) es que debe existir almacenamiento de gas, como se tiene para la gasolina en las distintas ciudades, para que cuando se presenten casos de interrupciones, todo pueda seguir funcionando. Entonces en lo que queremos insistir es que se debe tener esos almacenamientos donde se pueda guardar el gas”, explicó Eduardo Pizano, presidente del gremio Naturgas.El sistema de almacenamiento se haría en unos tanques en forma líquida, mediante un proceso de licuefacción (comprimir y enfriar el gas natural para llevarlo de estado gaseoso a estado líquido) para hacer uso de menor espacio.Luego, cuando se requiera el respaldo de este gas natural nuevamente se lleva a su estado natural, es decir, se regasifica (el gas natural es calentado para llevarlo a sus características originales).Pizano aclaró que este tipo de alternativa permitiría contar con respaldos para los mantenimientos programados en producción y transporte, así mismo para eventos no programados y hechos de la naturaleza como el ocurrido la semana pasada y que dejó siete días sin servicio al suroccidente del país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad