Los proyectos urbanos que nunca se realizaron en Cali

Los proyectos urbanos que nunca se realizaron en Cali

Noviembre 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Los proyectos urbanos que nunca se realizaron en Cali

La renovación urbana del Centro de Cali, que arrancaría con la construcción del complejo de la Fiscalía en San Pascual, está embolatada. El proyecto de ‘Ciudad Paraíso’ vive un verdadero calvario y sin salvador en la zona.

Mucha corriente y dinero se han botado en la capital del Valle en la formulación de iniciativas que no han tenido doliente. Vea la colección de proyectos urbanísticos que fueron a parar al cajón del olvido.

Más de una docena de proyectos urbanísticos de gran impacto para la ciudad formulados en los últimos años, han ido a parar al cajón del olvido. Algunos porque no tienen suficientes estudios técnicos, otros porque no disponen de presupuesto y la mayoría porque no han contado con la voluntad política de las administraciones para ejecutarlos.La mayor parte de esos proyectos fueron formulados tras la aprobación del Plan de Ordenamiento Territorial, POT, hace más de diez años, con el fin precisamente de desarrollar ese plan, pero finalmente encontraron tropiezos.No hay cifras exactas, pero se calcula que esos grandes proyectos de ciudad requerirían una inversión cercana a los cinco billones de pesos, buena parte de los cuales provendrían como inversión del sector privado. Estos son algunos de esos frustrados sueños de ciudad.Ciudad ParaísoCon el POT se formuló el Plan del Centro Global con el fin de reorganizar el corazón de la ciudad, tumbar las viejas edificaciones de El Calvario, Sucre y San Pascual y renovar el centro de Cali. El Plan del Centro Global nunca se adoptó.La actual Administración decidió impulsar Ciudad Paraíso con ese mismo propósito. Es un plan de renovación urbana en El Calvario que empezaría con la construcción del complejo de la Fiscalía al frente del Palacio de Justicia (en la Carrera 10 con Calle 12). Allí se demolieron, hace algunos meses, edificaciones de una de las dos manzanas requeridas para hacer el complejo, pero el sector está abandonado y el proyecto aún no arranca.“La renovación urbana será viable y atractiva para los inversionistas en la medida en que exista claridad sobre el modelo de negocio y una actitud receptiva que garantice el trabajo conjunto entre los sectores público y privado”, dijo Sonia Fabiola Amaya, presidenta de Camacol.Ecociudad de NavarroEn los terrenos ejidos de Navarro el Municipio se planteó desde hace una década desarrollar una nueva ciudad en compañía de empresarios privados que también tienen tierra en esa zona.La idea era desarrollar unas 40.000 viviendas para los más pobres y, de esta manera, controlar el proceso de invasión en la ciudad. La actual administración anunció la llamada Ecociudad de Navarro, que tuvo problemas legales y ambientales para su desarrollo.Sonia Fabiola Amaya, presidenta de Camacol, sostiene que “sería fabuloso impulsar este macroproyecto para ir frenando el déficit habitacional de la ciudad, estimado hoy en 120.000 viviendas”. Pero por falta de tierra sólo se construyen 3.500 viviendas cada año, cuando se deberían hacer 15.000 soluciones.Planeación Municipal hizo saber que la Ecociudad Navarro sigue siendo una alternativa para habilitar 150 hectáreas donde se podrían hacer en principio 6.000 viviendas de interés prioritario.La Base AéreaLa Base Aérea Marco Fidel Suárez ocupa 189 hectáreas de zona urbana. El ex alcalde Ricardo Cobo propuso construir allí diez mil viviendas y completar la conexión sur-norte de la ciudad a través de la Calle 52. Posteriormente, Planeación con Fabiola Aguirre propuso desarrollar la Universidad del Aire. Y Johanio Marulanda, también en Planeación, sugirió hace poco trasladar la Base Aérea a los ejidos. De igual manera, en varias administraciones se contempló la posibilidad de trasladar fuera de la ciudad el cantón militar de Nápoles, donde funcionan la Tercera Brigada y Tercera División del Ejército, con el fin de utilizar las 60 hectáreas que ocupa esa Fuerza en programas de vivienda y en otro gran parque de ciudad. Los militares se han opuesto. La Base es clave para la seguridad de Cali.Teatros y vendedoresComo parte de la recuperación del espacio público en el centro de la ciudad, la Alcaldía de Apolinar Salcedo formuló el proyecto de reubicación de los vendedores ambulantes en centros comerciales adaptados para ellos. Los viejos teatros como los Cinemas, El Cid, Cine México y Ayacucho, cuyas edificaciones terminaron abandonadas, eran lo sitios que se adaptarían para esa reubicación. A ello se agregaba la habitación de otros edificios para completar diez centros comerciales para los informales de la calle. Sin embargo, ese proyecto quedó enmochilado, porque le faltó gestión para hacer las adaptaciones y los mismos vendedores informales se opusieron a salir de la calle e irse a esos lugares.En ese momento habían cinco mil vendedores en el centro; hoy hay más.El embalseLos problemas de abastecimiento de agua para Cali hacia el 2025, dada la contaminación del río Cauca que obliga al cierre de la bocatoma de Puerto Mallarino, de donde se surte el 75% de la ciudad, obligaron a buscar nuevas alternativas.Emcali proyectó construir el reservorio de Pichindé e invirtió $3.000 millones en su estudio. Era hacer un embalse con aguas del río Pichindé que desemboca al río Cali.Hasta hace poco este embalse era la principal alternativa de Emcali para afrontar este problema. No obstante, con la llegada del nuevo agente interventor, Ramiro Tafur, las prioridades cambiaron.Tafur dijo que “lo de Pichindé suena muy bien, pero este embalse permitiría almacenar muy poca agua y sólo entregaría 2.000 litros por segundo, lo cual no tiene razón de ser”.“Estamos hablando que Cali en el año 2025 necesitaría al menos 11.000 litros de agua por segundo y Pichindé ofrecería sólo dos mil, por lo que no logramos nada haciendo un gran reservorio si el caudal no es bueno”, explicó Tafur.Vía BicentenarioLa Autopista Bicentenario es un megaproyecto que quiso realizar el alcalde Jorge Iván Ospina, pero por falta de estudios técnicos suficientes y de recursos la licitación respectiva está actualmente suspendida. La vía atravesaría a Cali de sur a norte por el corredor férreo, desde la salida a Jamundí, pasando por la Terminal, la Avenida Cuarta Norte, y desembocando en la salida a Yumbo.La carretera tendría una longitud de 18 kilómetros y 30 metros lineales de ancho. Para poderse usar tendría que pagarse un peaje de $4.200. Las obras fueron aprobadas en abril de 2009, pero los estudios hechos no garantizaban el flujo vehicular suficiente para pagar la vía por concesión y no hubo inversionistas interesados. Hubo muchas críticas a la viabilidad del proyecto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad