Los pequeños héroes que le ganan la batalla al cáncer infantil

Los pequeños héroes que le ganan la batalla al cáncer infantil

Febrero 14, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Los pequeños héroes que le ganan la batalla al cáncer infantil

Apoyo. Fundaciones como Carlos Portela, La Divina Providencia, entre otras, reúnen a cientos de pequeños que necesitan ayuda para sus tratamientos.

Cada año hay 204 casos nuevos en Cali. Leucemia, tumores y linfomas, los más comunes.

Mañana, 15 de febrero, cuando se conmemore el Día Internacional del Cáncer Infantil, no solo se recordará que cada año en Cali aparecen por lo menos 204 nuevos pacientes y que los casos más comunes son leucemias agudas, tumores y linfomas. También se exaltará la lucha de aquellos pequeños y sus familias, que le han declarado la guerra al cáncer.La fe es, según Carmen Julia Díaz, el motor de la batalla que hoy enfrenta con la leucemia de su hijo de 9 años. “Después de que uno se aferre a Dios, nada es imposible. Si se hacen los tratamientos con juicio, se curan”, afirma. Se trata de sacrificios económicos, familiares y emocionales los que padres, madres y familiares hacen por esta causa. Es que hoy, además de los diagnósticos tardíos, el abandono del tratamiento es lo que más está afectando a los niños con cáncer, según expertos. “Lo llevo a quimioterapias en el MÍO, desde Calimío Decepaz hasta el HUV. Cuando sale muy indispuesto, me pide que lo lleve en taxi, pero me toca decirle que no, porque no hay plata. Soy madre cabeza de hogar y abandoné mi trabajo para dedicarme tiempo completo a él”, dice Carmen.La consigna para este año es detectar a tiempo los síntomas de alerta y luchar por la salud de los niños. El País habló con algunos pequeños que están dando la pelea por seguir adelante.Diego, el delanteroLe gusta hacer goles. Aunque no lo dejan, Diego Acosta, de 15 años, confiesa que se escapa para jugar un poco de fútbol. Disfruta ocupando la posición de delantero. Es una de las cosas que más disfruta mientras su cabeza no le duele o los mareos están ausentes. El Deportivo Cali, el Real Madrid y la Selección Colombia son sus pasiones. Para olvidarse del tumor que tiene en la cabeza y del tratamiento que lleva para vencerlo, también navega por internet y gana amigos en Facebook. “No pienso que me voy a morir, porque se siente feo. Eso no va a pasar”. Ya van dos años de batalla y viajes desde Trujillo a Cali.Diana, la hija de El BajitoEra la primera vez que un niño de la vereda El Bajito, en Mosquera, Nariño, era diagnosticado con una enfermedad rara. Hace dos años, Diana Orobio, de cuatro años, se convirtió en la primera niña con leucemia de su pueblo, cuenta su mamá, Darlin Vivas. Desde entonces, la batalla ha sido por prolongarle la vida, sin importar las 14 horas de viaje que madre e hija hacen hasta Cali. De la palidez y el desaliento que aquejaban a la menor, no queda nada. Ahora corre, pinta y canta. “Debe ser porque todas las noches le pide a Papito Dios que la mejore”.Karol volvió a caminarSabe lo que es sentir que la vida se le va del cuerpo. En el 2012, después de caerse en un restaurante, jugando con unos amigos, Karol Ortiz comenzó su historia con leucemia linfoide aguda. Quedó en silla de ruedas, pero con el tratamiento hecho al pie de la letra se puso de pie de nuevo. Regresó al colegio y, aunque no podía practicar educación física, su desempeño académico, dice, fue el mejor. El martes de esta semana, Karol, de 14 años, recibió buenas noticias: no hay rastros de la enfermedad en los exámenes que le practicaron. Ahora, el sueño de ser profesora parece no tener límites.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad