Los otros afectados tras la salida de los buses de las calles de Cali

Agosto 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Rostros de mécanicos, conductores, vendedores de comidas y otros trabajadores que dependen del trabajo de los buses tradicionales que saldrán de las calles de Cali. La otra cara de la marcha que colapsó el tráfico de la ciudad y el orden público.

Las caravanas de buses que colapsaron la movilidad de Cali desde las 6:00 a.m. de este miércoles, no sólo estuvieron acompañadas de los conductores de los más de 700 vehículos que se dirigieron en marcha hasta el CAM. Detrás de los distrubios calibradores, aseadoras, vendedores ambulantes, mecánicos y administrativos caminaron por las calles de la ciudad durante toda la jornada.Rocío Rodríguez es una de ellas, mujer cabeza de hogar, madre de dos hijas y conductora de la empresa Blanco y Negro. La ruta que cubre con su vehículo es una de las afectadas con el anuncio de la salida de los buses tradicionales del tránsito de la ciudad y por eso salió a marchar.Cinco vueltas a Cali realiza la ruta 6 de Blanco y Negro que conduce Rocío; cuarenta personas se movilizan en cada recorrido y este trabajo representa ingresos de más de un millón de pesos para ella y sus hijas. Pero también significa trabajo para otras 6 personas, y sus respectivas familias, vinculadas indirectamente con el bus de Rocío.La incertidumbre de quedarse sin trabajo y los operativos, que según los transportadores, se hacen desde la semana pasada cuando se había concertado que se harían después del cinco de septiembre, motivó una movilización masiva que paralizó el tráfico de la capital del Valle. "Lo que me preocupa con la salida de mi ruta es que no voy a tener con qué sostener a mi familia, ¿cómo pagaré la universidad de mis hijos?. El Alcalde y el Secretario de Tránsito no se han dado cuenta del impacto social tan grande que están generando con esta decisión", dijo James Tabares, conductor de la ruta Coomoepal 17, la cuál saldría de las calles el 1 de noviembre.Desde el barrio Floralia en el norte de la ciudad, buses de las empresas Alfonso López, Amarillo Crema, Azul Crema, Azul Plateada, Crema y Rojo, Gris San Fernando, Rojo Gris, Trans Urbano, Pance, Río Cali, Verde Plateada, Coomoepal y Blanco y Negro, circularon en caravana por la Avenida Tercera Norte, glorieta del Terminal, Calle 25, Avenida Segunda Norte, hasta llegar al medio día al Centro Administrativo Municipal, CAM."No nos estamos oponiendo al MÍO, pero son más de 3.000 vehículos los que saldrán de circulación, entre esos en el que trabajo yo; cómo es posible que el Alcalde quiera indemnizar a conductores con 12 y 15 años de experiencia con dos millones de pesos, eso es injusto", explicó durante el recorrido Jorge Enrique Moreno, conductor de la Coomoepal.Edith en cambio no es conductora de bus, ni calibradora, ni mecánico. Pero es la responsable de hacer los desayunos y almuerzos para trabajadores como Jorge Enrique Moreno, en el restaurante de la Coomoepal. Ella y su empleada, Marta López, ya no producen la misma cantidad de alimentos de antes y no saben lo que les depare el futuro."Ambas somos cabezas de hogar y con nuestro trabajo pagamos lo necesario para nuestra alimentación y vivienda; se acaba el empleo y hasta allí llegamos", es la respuesta de Edith Carabalí, quien gana un promedio de 400 mil pesos con su trabajo, a la situación que enfrenta.Mientras tanto, miles de caleños enfrentaban diferentes maneras de moverse por la ciudad para llegar a sus destinos. Filas de más de quince personas a la espera de buses pretrocales sobre la calle 14 y la Avenida Pasoancho, en el sur de Cali, aguardaban por ingresar al MÍO, pero algunos de ellos no paraban por que ya estaba copada su capacidad.Liliana Martínez permaneció una hora en la estación Avenida Las Américas, a la espera de la ruta P32 para ir a su trabajo, pero el pretroncal no pasó hasta minutos después. Como ella, otros tantos esperaron más de una hora en la estación Torre de Cali para dirigirse hacia el sur de Cali, pero los articulados estaban completamente llenos.Ante tal panorama, Metrocali dispuso de toda su flota para el servicio, cambios en los sentidos de las rutas e ingreso gratuito al sistema. Pero aún así, durante la noche del miércoles, los usuarios continuaron reportando congestión y dificultad en el acceso a los buses.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad