Los ojos del 'Dron', las nuevas formas de vigilar y prestar servicios a los caleños

Julio 30, 2017 - 07:45 a.m. Por:
Redacción El País 
dron

Esta dron tiene una distancia máxima de vuelo de 7 kilómetros.

Fotolia / El País

Aunque un dron suele ser asociado comúnmente por las personas como un juguete caro, estos vehículos aéreos no tripulados pueden hacerlo casi todo: desde tomar fotos espectaculares en ángulos imposibles, identificar focos activos de incendios hasta reconocer personas extraviadas en zonas boscosas y asistir en su rescate.

En Cali, por ejemplo, esta tecnología está siendo empleada para levantamientos topográficos y cartografía de predios, llevar muestras médicas a zonas apartadas, vigilar la infraestructura de servicios públicos y analizar el desempeño de cultivos.

Para el doctor en Geografía, investigador de vehículos aéreos no tripulados y docente de la facultad de Ingeniería de la Universidad Santiago de Cali, José Eduardo Fuentes, la versatilidad de estas herramientas le está permitiendo a diversos gremios generar mayor productividad debido a que generan diagnósticos inmediatos a bajo costo.

“Los ingenios están empleando los drones para detectar fortalezas y oportunidades en sus plantaciones; lo mismo está pasando en términos cartográficos y catastrales, pues se hacen levantamientos de forma fácil, precisa y más rápida que de la manera tradicional; otro potencial de estas herramientas son las obras civiles, pues en el vuelo de un dron se puede hacer fotogrametría y levantar un modelo tridimensional del terreno y esto permite facilitar la ejecución de trabajos; en seguridad hay un potencial interesante, porque tener control y vigilancia a distancia brinda una perspectiva diferente de las situaciones y emergencias”, asegura Fuentes.

De acuerdo con el experto, los drones están en auge debido a la disminución de su costo. “Esta tecnología se ha masificado desde el 2013 y eso ha hecho que los equipos que un año atrás costaban 1300 euros, ahora ronden los 800 euros; hay otros equipos que se pueden conseguir por 200 dólares y tienen una productividad profesional muy buena. Esta es una inversión ínfima si se tiene en cuenta que tomar una imagen satelital para un proyecto puede costar cinco o diez veces más”, afirma Fuentes, quien señaló que Cali es una de las ciudades de Colombia que tiene mayor potencial para el uso de esta tecnología en servicios e investigación, especialmente por su topografía y condiciones climáticas.

Dron que estará sobrevolando Cali
Los cultivos vistos desde arriba

En el Centro Internacional de Agricultura Tropical, Ciat, los drones están siendo utilizados para monitorear el comportamiento de cultivos de arroz y yuca. Explica Milton Valencia, asistente de investigación de Agrobiodiversidad, que a través de las imágenes capturadas por el dron se apunta a detectar enfermedades, hacer predicciones de rendimiento y realizar cálculos de aplicación de fertilizante para mejorar procesos de agricultura de precisión.

“Esta tecnología, que tiene cámaras con sensores infrarrojos y multiespectrales, nos permite determinar con precisión cuál es el estado nutricional de los cultivos, para tomar decisiones sobre qué hacer con las plantaciones y dónde reforzar o dejar de aplicar fertilizantes, por ejemplo. Este es un avance importante en términos de seguridad alimentaria y en técnicas de aprovechamiento del cultivo”, afirma.

El investigador añade que los drones aportan imágenes e información que es analizada para elaborar predicciones que, si se llevan a la escala del agricultor, pueden generar que este se acoja a dinámicas que potencien el rendimiento o decida en tiempo real qué hacer si las condiciones son adversas.

Tres ojos vigilando los servicios públicos

Entre enero y abril de este año, se presentaron en la ciudad 274 robos de cable. En plata blanca, Emcali tuvo pérdidas por $435 millones asociadas a este fenómeno, pues atender los daños por hurto le cuesta a la entidad mensualmente entre $45 millones y $90 millones. Anualmente, estos actos dejan un saldo promedio de 4500 metros de cable de energía de baja tensión y otros 2500 metros de cable de alta tensión robados.

Ante esto, actualmente la empresa de seguridad Atlas está utilizando tres drones para realizar sobrevuelos de verificación y análisis de riesgo de la infraestructura de Emcali, en aras de minimizar el vandalismo.
Luis Emiro Cossio, encargado de pilotear dichos drones, señala que “empezamos con la vigilancia aérea para saber dónde se están registrando los casos y evitar los robos de cableado. Estamos volando en las mañanas durante una hora, porque la regulación de la Aeronáutica Civil nos impide hacerlo en las noches”.


Según el empleado, con los equipos también se están vigilando las plantas de tratamiento de agua potable y de aguas residuales, para identificar amenazas en dichas instalaciones.

‘Piper’, o volando por la salud

Para contrarrestar la falta de logística médica en corregimientos y la ladera de Cali, desde diciembre del año pasado empezó a surcar el cielo caleño ‘Piper’, el dron de la Secretaría de Salud que hace viajes dos días a la semana para entregar muestras de laboratorio que faciliten diagnósticos.

Explica el secretario de Salud, Alexander Durán, que esta idea surgió a raíz del proyecto de entrega de mercancías con drones que implementó la página web Amazon.

“Este es un servicio que es mucho más rápido que la mensajería tradicional, porque por el aire no hay trancones y la entrega no tiene complicaciones. Mientras un carro se puede demorar media hora en llevar una muestra del Hospital Cañaveralejo a la IPS Siloé, este aparato lo puede hacer en cinco minutos”, asegura Durán, quien aspira a que próximamente este dron transporte órganos y bolsas de sangre a los hospitales.

’Piper’, nombre que le pusieron por tener las patas de las hélices tan largas y negras como las de Edulfamid Molina (’Piper’ Pimienta), carga hasta dos kilos de peso, puede cubrir una distancia máxima de 7 kilómetros, tiene 12 GPS para guiarse y cuenta con una batería para volar 20 minutos. El dron cubre cuatro rutas: IPS de Siloé - IPS Primero de Mayo, Hospital Cañaveralejo - Puesto de salud de Montebello, IPS Siloé - Hospital Cañaveralejo y Hospital de Cañaveralejo - IPS de Terrón Colorado.

Hoy, ‘Piper’ es operado por dos técnicos especializados, pero los próximos tres meses se capacitará a personal médico de diversas IPS de la ciudad para que sepan manipularlo.

En capilla

La Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, a partir de agosto, utilizará un dron para detectar y sancionar a quienes arrojen escombros en el jarillón del río Cauca. Según el titular de despacho, Rubén Olarte, la operación costaría $8 millones al mes.

Planeación Municipal tiene proyectada la adquisición de uno de estos vehículos para levantar la cartografía de la ciudad. Con esto sería posible elaborar estrategias del POT, movilidad, geología, espacio público, entre otras.

La Secretaría de Movilidad está ajustando temas jurídicos para expedir una resolución que habilite a empresas privadas que cuenten con drones para levantar planos a escala de accidentes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad