Los nuevos negocios que se preparan en el bulevar de la Avenida Colombia

Los nuevos negocios que se preparan en el bulevar de la Avenida Colombia

Mayo 05, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García | Reportero de El País
Los nuevos negocios que se preparan en el bulevar de la Avenida Colombia

Las fachadas de las edificaciones que dan a la Avenida Colombia se están remozando. El emblemático edificio de Coltabaco, diagonal al teatro Jorge Isaacs, está en la mira de los inversionistas hoteleros.

El paseo de la Avenida Colombia está cambiando el entorno y atrayendo nueva inversión. Bancos, hoteles y restaurantes ya están allí.

Ahora que cae el telón azul de la obra que la tuvo encerrada durante 21 meses, Ana Julia Medina asoma la cabeza a la puerta del negocio como buscando aire. Su mirada no se fía de nada y su ánimo tiene la huella de la resistencia. “Aquí me quebré, porque me quebré, pero no me fui”, se apura a decir, como si tuviera la imperiosa necesidad de escupir un taco atravesado en la garganta.Mientras habla, abandona su puesto detrás del mostrador y pasa al frente, al lugar de los clientes que no están, que no llegan desde que aislaron del mundo esa parte de la Avenida Colombia y empezaron a perforar el pavimento por allá en agosto de 2011, lo recuerda.Su negocio son las señales electrónicas y de tránsito, los tableros electrónicos que se colocan en las vías, en los estadios, en las canchas de microfútbol. Toda esa señalética, luces led, módulos y partes de tableros de nueva tecnología están sobre mostradores, dispersos en el piso y plegados a las paredes del local que no mide más de 20 metros cuadrados.“Fuimos los únicos que trabajamos aquí a pesar del cierre de la vía. Buscábamos los clientes en la calle, por internet, porque la gente no podía venir por aquí, no podía entrar porque no había cómo”, dice Ana Julia, mientras camina hacia la puerta de la calle. Allí toma aire y reflexiona: “Bueno, también han estado los vendedores de sexo, ellos no han perdonado ni una noche aquí”...De los 30 empleados que tenía solo quedan tres. El local es arrendado, pero el dueño le pidió que se fuera ahora que vio el bulevar, dizque porque lo va a vender. Son 25 años allí y ni el encierro de 21 meses había logrado sacarla. Ahora que se removió el barro y la Avenida Colombia toma nueva forma, los arriendos se subieron de manera escandalosa. Carlos Abadía Fernández, otro vecino del lugar, dice que “aquí enseguida están pidiendo $15 millones por el local donde estaba Star Tours”. Es la esquina de la Avenida Colombia con Calle 8.En esa misma cuadra había oficinas de Coomeva, un consultorio de abogados de la Universidad San Buenaventura, un centro médico cuyo edificio, finalmente abandonado, quedó en manos de la Dian. Queda el edificio Isaza aún con sus diez apartamentos habitados y una casa abandonada hace como 20 años, al lado de las gradas del puente de la Quinta. Pero el olfato inmobiliario ya se percató de la oportunidad de negocio que significa ese bulevar, que le da nueva vida al centro de Cali. El Banco de Bogotá construye un edificio de 15 pisos a la altura de la Calle 8 y -según Miguel Meléndez, secretario de Infraestructura y Valorización-, le va a cambiar la cara a su gris vecindario. Atrás quedaba la ‘Calle del pecado’.Enseguida del nuevo edificio del banco, ya aparece un amplio balcón con mirador hacia el bulevar. Allí funcionaba antes el bar gay Madona’s. Su oscura fachada de ladrillo y vidrios pintados de negro fue demolida y en su lugar se abrió un restaurante bar. ‘Markiño’ se llama y tiene hasta cava de vinos. Uno de sus socios reconoce que vieron allí la oportunidad del negocio y apostaron por él cuando todo era lodo. Para su fortuna, al frente fue hecho un puente peatonal sobre el río Cali, que comunica el CAM y la Avenida. Dos meses después, los mismos que les arrendaron les están ofreciendo compra. No es difícil adivinar lo promisorio del negocio.En la esquina de la Calle 9, Elisa vende cerveza, gaseosa y papas de paquete a transeúntes azorados por el sol del mediodía. Es un ‘chuzo’ de cafetería, rancho y licores empotrado en el vértice del edificio donde funciona el club de ajedrez ‘Los Maestros’. Apareció hace un par de meses. Estratégico para los peatones que van y vienen, los que llegan a los juzgados que están al frente y los que llegarán después al bulevar. Lo más probable es que también lleguen maletas de viajeros. Sí, los inversionistas ya calcularon que el bulevar es bueno para la contemplación y el descanso. Miguel Meléndez, secretario de Infraestructura Vial de Cali, cuenta que alguien tiene interés en abrir un hotel boutique en el edificio del antiguo Hotel Meléndez, en la esquina de la Avenida Colombia con Calle 10.Pero no solo uno. Se sabe que hay otro proyecto hotelero en el emblemático edificio de Coltabaco, sobre la Carrera 12. Nubia Gaona, gerente de Cotelvalle asegura que no conoce el proyecto, pero que sería “regio” tener un hotel en ese lugar, como para evocar que alguna vez al frente de allí estuvo el Hotel Alférez Real, esa joya arquitectónica de la que Cali no para de lamentar su demolición después de casi medio siglo. Incluso cines podría haber en el bulevar. Hace 20 años los hubo entre las calles 10 y 11. Los Cinemas 1 y 2. Estaban en ese edificio de teatro envejecido detrás del lote de una cuadra que da hacia la Avenida. Ese en cuyo muro se suelen pegar carteles. “No sabemos qué esté pensando Cine Colombia que es la dueña de ese edificio, pero eso ayudaría a revitalizar el centro”, comentó Miguel Meléndez. Lo que sí se hará, según el funcionario, es recuperar todo el corredor paralelo al bulevar, por las carreras 2 y 3 entre la Cámara de Comercio (Calle 8) y la Calle 13, pasando por la Dian, el Edificio Zacourd, el teatro Isaacs y La Ermita. También será un corredor peatonal más que vehicular. Los andenes serán más anchos, lo cual ayudará a la renovación urbana de esa zona, como para expiar viejos pecados.Junto con el bulevar, lo que se viene, al parecer, es un nuevo mosaico urbano. Porque la idea es que todos los primeros pisos de los edificios que dominan ese bulevar sean comerciales: cafeterías, restaurantes, almacenes de ropa, sitios de comercio. Las ofertas ya están sobre la mesa.Gustavo Jaramillo, presidente de la Lonja de Propiedad Raíz de Cali y el Valle del Cauca, reconoce que el valor de esos predios subirá considerablemente. No sabe cuánto. Podrían hasta duplicar su precio. Porque “cuando hay un tema de renovación urbana y de mejoramiento de la calidad de vida y del comercio, siempre habrá una tendencia al incremento de valores de predios; eso lo establece el mercado”, afirma.Eso lo entendió Ana Julia Medina, la única comerciante sobreviviente de la obra de la Avenida Colombia, ahora que el arrendador le pidió el local después de 25 años. Lo olfatearon los socios de ‘Markiño’ cuando tomaron un local que era un antro y por el que no se daba un peso, para poner un restaurante. Y lo están entendiendo los banqueros, hoteleros, comerciantes e inversionistas que están llegando a hacer negocio. “La especulación con los precios se estabiliza”, dice Meléndez. Y después de todo, el corazón de la ciudad vuelve a latir.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad