Los niños también tuvieron su espacio en el 'Hay Festivalito'

Los niños también tuvieron su espacio en el 'Hay Festivalito'

Febrero 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Los niños también tuvieron su espacio en el 'Hay Festivalito'

En el Hay Festivalito, los menores descubrieron a través de grandes autores el poder que encierran la imaginación y las palabras a la hora de crear historias.

En Cartagena, autores como Ramón Cote y Gonzalo Moure compartieron en el Hay Festivalito con sus lectores más chicos.

Los escritores Ramón Cote y Gonzalo Moure mantuvieron la atención de más de 30 niños durante dos horas, cosa que no es fácil, pero ¿cómo lo consiguieron? Contándoles historias comunes y corrientes, que extraídas de esa bolsa que se llama “cotidianidad” se vuelven extraordinarias cuando se perpetúan en un libro ilustrado a todo color. Los menores participaron entusiasmados de dos talleres de escritura, organizados por Hay Festivalito, evento que se realizó en el marco Hay Festival que acaba de culminar en Cartagena.Lo mejor de esta actividad que se realizó en la Universidad de Bellas Artes y Ciencias de Bolívar, era ver cómo los ojos de varios de los pequeños se agrandaban al escuchar los relatos de los autores y otros hacían caras de perplejos ante alguna exclamación o travesura de los personajes que dan vida a las historias. La lectura fue el puente para crear consciencia en los niños de que todos podemos darle un lugar al escritor que llevamos dentro si sabemos jugar con el poder y la emoción de las palabras. A través de la lectura de tres de sus mejores cuentos: ‘Feliza y el elefante’, ‘Magola y la ley de la Gravedad’ y ‘El gato izquierdo’, el escritor Ramón Cote guió a un grupo de niños en el taller ‘Cuento de las palabras’. Autor y lectores se unieron para descubrir que todos tienen una idea, algo que contar, algo que recordar y que para convertir todo ello en una buena historia se necesitan las palabras. “Con las letras uno puede imaginar el mundo”, dijo Coté a los menores que lo escuchaban atentamente. El escritor les explicó cómo un libro puede originarse de un buen recuerdo o simplemente de una imaginación orientada por las cosas que vivimos o vemos a diario. Para ello les habló de los recuerdos de su infancia que dieron lugar al cuento ‘Feliza y el elefante’ y ‘Magola y la ley de la gravedad’ y de cómo un sueño lo inspiró para inventar ‘El gato Izquierdo’. Saber mirarEl español Gonzalo Moure complementó el taller con una exhortación a la escritura libre, inspirada en saber mirar a nuestro alrededor. “Para escribir sólo se necesita saber mirar”, dijo el español.Pero aclaró que saber mirar es un don que no tiene todo el mundo. “Hay quienes tienen una percepción especial para ver bellezas en donde el resto del mundo sólo ve porquerías”, expresó Moure. De nada vale tener una gran técnica, ser el mejor gramático del mundo y tener una ortografía perfecta si no tienes una historia que contar, expresó el escritor a los niños antes de invitarlos a escribir una novela de doce palabras y relató emocionado como este ejercicio había causado unos efectos “fantásticos” en algunos niños de otros lugares del mundo, a donde él había sido invitado a compartir sus experiencias literarias. Moure puso de ejemplo la novela corta de una niña de Riohacha que le cambió la vida a él en un segundo: “Una mariposa vive un día, pero goza toda una vida”. “Es una novela significativa que me hizo reflexionar sobre el bien que me hace ignorar que estoy viejo y que por esa razón la vida se está acabando; es mejor disfrutar mi vida porque esta empieza cada día. Cada amanecer es una nueva oportunidad para disfrutar nuestro paso por ella”, expresó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad