Los niños de Cali ya están listos para El Petronito, conozca sus historias

Los niños de Cali ya están listos para El Petronito, conozca sus historias

Julio 24, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Lina Uribe / Periodista de El País

Tras varios meses de preparación, niños y jóvenes de las comunas de Cali se presentarán el próximo mes en el IX Encuentro Infantil y Juvenil de las Músicas Tradicionales del Pacífico.

[[nid:558859;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/07/petronito-400.png;full;{Desde hace varios meses, niños y jóvenes de las diferentes comunas vienen adelantando un trabajo que mostrarán el próximo 8 de agosto en el Noveno Encuentro Infantil y Juvenil de Músicas Tradicionales del Pacífico.Video: Manuela Rubio y Álvaro Fernández}]]

Dicen que en el Chocó vivió un señor rumbero, rumberísimo, que enfermó de fiebre y convulsiones justo el día en el que habría una fiesta en su barrio. Como no podía perderse semejante evento, decidió ignorar los males e irse a celebrar. Cuando llegó, los demás invitados empezaron a preguntarle por el motivo de sus síntomas y él respondió lo único que se le ocurrió en ese momento: “Un bambazú”.

Como sucede en muchos lugares del Pacífico, esta anécdota se convirtió en canción. Un porro, más específicamente. Y es justo la que hoy, décadas después, 20 niños del barrio Las Ceibas están ensayando para bailar el próximo 8 de agosto en el IX Encuentro Infantil y Juvenil de las Músicas Tradicionales del Pacífico, también conocido como El Petronito.

La maestra Oliva Arboleda fue una de las encargadas de proponer la coreografía. Hija de Guapi, esta mujer baila desde que nació: hace más de 60 años. Recuerda entonces que en sus años de infancia, la música y el baile lo eran todo. Hacían concursos para ver cuál de las niñas movía más  la cadera y anhelaban la hora del recreo para bailotear con los compañeros.

Sabe que eso hoy se ha perdido. Por eso, en compañía de los maestros Yenner Obando y Julián Rodríguez y los niños de Las Ceibas se encarga cada semana de pulir un montaje al que ella misma denominó ‘Los niños queremos volver a jugar’ y que incluye, además de El Bambazú, un par de canciones que ponen a jugar a todos los chiquitos que decidieron pertenecer al equipo.

De los 16 grupos que participarán en El Petronito, ocho pertenecen al proceso de fortalecimiento musical y artístico que la Secretaría de Cultura y Turismo de Cali viene realizando en varias comunas de la ciudad. Además de ellos, el evento contará con grupos provenientes de otros municipios del litoral como Buenaventura, San Andrés de Tumaco, López de Micay y la vereda Limones, de Guapi. Será en el Teatro Jorge Isaacs a las 4:00 p.m. Entrada libre.

Mientras los niños del grupo de danzas continúan con su ensayo, en otro punto de la ciudad se empiezan a escuchar marimbas, cununos, bombos y guasás. Bajo la guía de la maestra Yaneth Riascos y el profe Pascual Caicedo, el grupo Folclor de Las Américas afina voces e instrumentos para practicar una vez más su presentación.

Una de las voces principales es Daniel Valencia, muchachón de 14 años que, dice, ha hecho llorar a sus compañeros con las canciones que interpreta. Canta preciosísimo. Su piel es trigueña, pero él tiene una frase bastante particular: "Cuando canto música del Pacífico siento que se me sale el negro que llevo dentro”, dice. Y agrega que esta música es la mejor del mundo porque alegra al que sea.

El día de la presentación en El Petronito, los niños y jóvenes tendrán acompañamiento de psicólogos que intervendrán en dos momentos: antes de la presentación, para darles ánimo y calmarles los nervios, y después del espectáculo, para felicitarlos y hablarles de la importancia de lo que acaban de hacer.

Si algo tienen claro los organizadores del evento y todos los profes que aceptaron ser parte del proyecto es que estos niños son la promesa del Petronio Álvarez y hay que prepararlos para que el legado se mantenga. De lo contrario, el festival tendría sus años contados.

Folclor a la orilla del río

Varios días a la semana, el sonido del pedazo de río que pasa por el barrio Brisas del Cauca es acompañado por el de una marimba. Allí, a pocos metros del cauce, los chicos del grupo Talentos de Brisas se reúnen en la casa de la señora Luz Cuero para cumplir con su objetivo más cercano: preparar dos bundes y una fuga que interpretarán en El Petronito.

Amante del folclor de su natal Guapi y de todo el Pacífico, doña Luz inició la valiosa labor de convocar a los jóvenes del barrio en torno a la música hace tres años. Desde hace unos meses ya no está con ellos y es ahora su hija Adriana la que se encarga de coordinar a los muchachos para que no se pierda la tradición. Muy coherente con su propósito, Adriana tiene una hijita que hace parte del grupo y que se dedica a batir el guasá para que el sonido de las semillas vuelva más alegre el montaje.

En los cununos están Juan Andrés y Juan Sebastián, dos hermanitos que tocan este instrumento desde hace tanto que ya no recuerdan la fecha en la que empezaron a hacerlo. A lo lejos, detrás del sitio de ensayo que en ocasiones es la calle misma, se observan algunos vecinos que se han contagiado por las notas de ‘Kilele’ y empiezan a bailar casi automáticamente. Ya lo decía Daniel: la música del Pacífico alegra a cualquiera.

El trabajo que han hecho todos estos niños y jóvenes en compañía de los profes durante varios meses se podrá apreciar el segundo lunes de agosto. Si no tiene plan para ese día, esta es una buena opción. Recuerde que es gratis. 

 

 

 

 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad