Los delitos de algunos 'crucifican' a muchos colombianos en Chile

Los delitos de algunos 'crucifican' a muchos colombianos en Chile

Noviembre 20, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas / enviado especial de El País a Chile 
Delitos en Chile

La Policía de Investigaciones de Chile (PDI) capturó a los cuatro colombianos que fueron condenados recientemente por el asesinato y posterior descuartizamiento de un joven de 20 años en Antofagasta y cuyas partes fueron encontradas en diversos sectores del paseo del mar.

El Mercurio de Antofagasta / Especial para El País

Seguramente salieron del país con los mismos sueños que llevan los colombianos que viajan a Chile en busca de mayores y mejores oportunidades, pero en algún momento desviaron el camino y terminaron involucrados en diversos delitos.

Y aunque no suman ni el 2 % del total de connacionales residentes en la ciudad de Antofagasta, al norte de Chile, el impacto negativo de sus acciones desató una ola de rechazo cuyas consecuencias está pagando el otro 98 % de colombianos que llegó a trabajar honestamente y a aportar al desarrollo de esta ciudad de 540.000 habitantes anclada en el desierto de Atacama.

Ya el detonador de esa suerte de racismo en contra de los colombianos en Antofagasta se había dado el 11 de octubre del 2013; el día que Colombia remontó un 3-0 en el partido contra Chile por la eliminatoria al Mundial de Brasil y cuyo marcador final fue 3-3.

Pero lo que vino después fue una racha de crímenes violentos en los que estaban envueltos ciudadanos colombos y que generaron no solo un impacto fuerte en la tranquila comunidad chilena en Antofagasta, sino una ola de discriminación y xenofobia en contra de la colonia colombiana.

“Yo llevo 38 años viviendo en Antofagasta y nunca había escuchado un caso tan atroz como el del chico colombiano que descuartizaron cuatro compatriotas suyos y lo arrojaron por distintos puntos del Paseo del Mar”, cuenta Ignacio Sandoval, un peruano que se gana la vida conduciendo un taxis en la ciudad de Antofagasta.


Por esos días una colombiana asesinó a otra compatriota en una riña por la propiedad de una casa en un campamento en la zona de ladera y otro caleño fue asesinado por otros nacionales saliendo de una discoteca.
Ya el rechazo no solo se sentía en las zonas populares, donde conviven miles de chilenos y colombianos, sino que se extendió a todos los niveles sociales.

La diputada Paulina Núñez, quien obtuvo la mayor votación al parlamento por la provincia de Antofagasta en las elecciones del pasado domingo, se negó a hablar con El País, pero ha liderado el rechazo hacia los colombianos y prometió liderar una reforma a la ley migratoria en Chile.

“La sensación de inseguridad ha aumentado precisamente por los colombianos porque son más violentos y porque lamentablemente los delitos que hemos conocido, de alta connotación social, son delitos distintos a los que hemos conocido en la última década”, aseguró en entrevista con un medio de comunicación chileno.

Hacen mucho más ruido

El microtráfico, el tráfico de drogas, las riñas y los robos son los delitos en los que mayoritariamente se han visto comprometidos los colombianos en varias ciudades de Chile. Pero un mínimo porcentaje se ha visto envuelto también en delitos sexuales, homicidio, porte de armas y secuestro.

Extraoficialmente conoció El País que en las cárceles de la provincia de Antofagasta permanecerían 497 colombianos entre condenados y sentenciados por algún delito.

Un fiscal de delitos violentos, quien pidió no revelar su nombre, indicó también que se llevan en Chile varios casos en los que se han visto involucrados exmilitares colombianos en la comisión de crímenes y presuntos miembros de bandas criminales.

“La verdad es que nosotros siempre hemos cargado con el estigma histórico del narcotráfico y que ha sido intensificado con las series de televisión y producciones cinematográficas que reviven todo el tiempo ese fantasma”, señala Benjamín Cruz, presidente de la Colectividad de Colombianos Residentes en Antofagasta, una organización dedicada a proteger los derechos de los colombianos en Chile.

Consultados los informes de autoridades chilenas sobre captura de personas vinculadas al narcotráfico, las conclusiones revelan que la enorme mayoría de las detenciones son de ciudadanos chilenos, seguidos por personas de Bolivia y en tercer lugar, con una participación mínima, aparecen los colombianos.

“Aquí existen mucho mitos porque los emigrantes son los que menos se ven involucrados en delitos porque la gran mayoría es gente de bien que no vino a hacer maldades sino a trabajar. Es cierto que algunos han hecho cositas malas, pero no podemos meter a todos en el mismo grupo”, asegura Jackeline Fey, l ecuatoriana que preside todos los Campamentos levantados irregularmente ante la falta de vivienda en Antofagasta.

Crece el ‘gota a gota’

En Chile las autoridades lo llaman simplemente ‘préstamos ilegales’. Sin embargo, de lo que se trata es del fenómeno del ‘gota a gota’ que ha incrementado la violencia en varias ciudades de Colombia y otros países como Panamá, Argentina, Ecuador y Brasil.

“Aún no tenemos un caso en Antofagasta que haya sido divulgado o denunciado, pero sabemos que es un secreto a voces. Además, como no existe un delito en Chile que se llame ‘gota a gota’, lo único que podríamos hacer es iniciar un proceso por usura”, señala un investigador de la Policía de Investigaciones de Chile, PDI.

Ya conocen que los préstamos con alta tasa de interés se han centrado en el Terminal Pesquero, la plaza de mercado, la Feria de las Pulgas y lugares donde se mueve mucho comercio.

Esa es una preocupación nueva para los colombianos que presumen que cuando el ‘gota a gota’ muestre su lado más violento en Chile, seguramente se desatará otra ola de rechazo contra los colombianos de bien.

“No todos los crímenes en Antofagasta son cometidos por los colombianos”

Howell Ricardo Quimbaya Morales es el cónsul de Colombia en la región de Antofagasta, quizá una de las misiones diplomáticas más nuevas que ha creado el Gobierno Nacional, impulsado por el gran número de nacionales en esta región del norte de Chile.

¿Por qué fue necesario abrir este consulado en esta región de Chile?

En la medida en que las migraciones llegaron a Antofagasta, la necesidad de atender a los colombianos hizo que el Ministerio de Relaciones Exteriores adaptara una oficina para atender con todos los servicios consulares la comunidad colombiana. Además, acompañar a los colombianos que suelen experimentar problemas fuera del país, atendemos detenidos, personas en estado de necesidad y les brindamos el apoyo que esté a nuestro alcance.

¿Cuántos colombianos residen actualmente en Antofagasta?

Las autoridades chilenas nos han dicho que son más o menos 37.000 en la región y la cifra sigue creciendo, como lo demuestran las estadísticas oficiales; cifras jalonados por un mejor precio del valor del cobre, por una actividad minera en franca mejoría porque el año pasado el precio de este comodity sufrió una depresión y se espera que logre reactivarse para el próximo año.

¿Cuál es la percepción general que se tiene del colombiano en Chile?

Lo que he podido establecer es que a los chilenos les encanta la mano de obra colombiana y valoran mucho la atención que los colombianos prestan en el área de servicios. Sin duda que son muy bien recibidos en todas las actividades de atención al público y aquí tenemos, por ejemplo, al grupo EPM operando Aguas Antofagasta, que es la empresa que brinda el servicio a esta ciudad.

Sin embargo, hay otros que han venido a cometer delitos...

En efecto, tenemos alrededor de 500 detenidos y es muy notada la noticia cuando se menciona la participación de colombianos en actividades criminales. Nuestra gente que trabajan, los colombianos de bien, se nos quejan porque el mal comportamiento de unos pocos los perjudica a ellos, los estigmatiza y por supuesto lo que el chileno hace es rechazar esa actividad criminal, pero lo que realmente ocurre es que una sociedad tan calmada y conservadora como la que residen en esta ciudad, no estaba acostumbrada al nivel de criminalidad que se viene registrando. Sin embargo, no todos los crímenes en Antofagasta son cometidos por colombianos, que en realidad representan un porcentaje mínimo.

¿Cómo trabaja el consulado para contrarrestar esa imagen negativa?

Estamos gestionando ese rechazo mediante el acercamiento a las autoridades. Llegando a los intendentes de las regiones donde tenemos circunscripción, a los alcaldes, a la prensa, a los empresarios. Estamos tratando de contactar a todas las instancias que tienen incidencias en la vida normal de esta región y lo que hemos encontrado para gratitud nuestra es que las autoridades y empresarios tienen el mejor concepto de los colombianos y sobre todo, les asiste la claridad con relación a la criminalidad. Ellos saben que si bien los medios hacen una estigmatización en términos de colombianidad, la verdad es que los delitos en su mayoría los cometen actores distintos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad