Los cuerpos de Gunther Von Hagens

Junio 07, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Ricardo Moncada | Redacción de El País
Los cuerpos de Gunther Von Hagens

El alemán Gunther Von Hagens es el creador del proceso de plastinación, mediante el cual se conservan los cuerpos.

En 1988 se expuso por primera vez 'Body Worlds, del médico alemán Gunter Von Hagens, creador de la técnica de plastinación.

Un hombre juega fútbol, otro al ajedrez; una mujer nada y otro monta a caballo como si fuera una gran estatua ecuestre. Hasta ahí sería la descripción de una exposición común en cualquier museo o galería del mundo. Pero si le dijeran que los modelos de esas ‘obras’, son cuerpos de personas muertas, ¿qué opinaría? Esta es la propuesta que hace Gunther Von Hagens, un médico anatomista alemán quien inventó una técnica de preservación de cadáveres que ha denominado ‘plastinación’ y con la cual consigue que los cuerpos se conserven de manera casi ilimitada con una estética realista. Desde que hizo la primera exposición de su serie ‘Los mundos del cuerpo’ (Body Worlds), en 1988, el doctor Von Hagens se ha convertido en una figura mediática. Millares de personas en Asia, Europa y Norteamerica han acudido a sus exhibiciones en ciudades como Manheim, Viena, Colonia, Berlín y Tokio, que tienen como propósito “sensibilizar al espectador sobre los aspectos ligados a la salud y permitirle una mejor comprensión del cuerpo gracias a una presentación de anatomía espectacular y sensacional”.Las exposiciones son meticulosamente organizadas: con publicidad, oferta de documentación y mercadeo de ‘souvenires’. Incluso, a la salida la gente tiene la opción de ofrecer su cuerpo, cuando muera, para hacer parte del proyecto. El planteamiento del científico se basa en una mezcla de educación y entretenimiento. En vez de presentar cuerpos inertes, como tradicionalmente se hace en la biología, el científico dispone los cuerpos en poses de situaciones cotidianas, pero también los abre para dejar entrever sus misterios. Un ejemplo es una de las figuras que exhibe, el de una mujer en embarazo a la cual se le ha abierto el vientre.Para el científico, poner a posar los cuerpos en actitudes cotidianas como jugar ajedrez, puede servir de excusa para hablar sobre el sistema nervioso, o el de un futbolista para entender la conformación muscular de un deportista.Sin embargo, la propuesta de Von Hagens ha sido objeto de cruentos debates. En lo jurídico, por las sospechas sobre la manera como accede a los cuerpos de cadáveres, pues algunos hablan de la existencia de un mercado negro proveniente de Oriente, aunque Von Hagens asegura que se ajusta a la Ley. En lo ético, porque para algunos agrede la dignidad humana de cuerpos inertes. En lo cultural, porque se discute si lo que hace Von Hagens es digno de ser considerado artístico, y en lo económico, por los beneficios multimillonarios que ha derivado de su propuesta. Amenazado con ser expulsado de la sociedad anatómica alemana, boicoteado por algunos sectores de la Iglesia por armar un “circo macabro”, Von Hagens, se ve a sí mismo como un ilustrado, que busca, a través de estos cuerpos inertes, dar lecciones a las personas sobre los malos hábitos que causaron su enfermedad y su muerte.En opinión del sacerdote jesuita Alfonso Castellanos, doctor en historia y semiología del texto y de la imagen de la Universidad de París, la propuesta del anatomista alemán no altera la unidad morfológica de los cuerpos. “Cuando expone esas imágenes de seres en diversas actitudes, hay una composición armónica, hay arte, porque no es una simple exposición de cadáveres, sino que surgen en ellos otras propuestas referentes al problema estético. Es un producto creativo”. Castellanos, decano del Medio Universitario de la Facultad de Ciencias Sociales de la Javeriana de Bogotá, agregó que hay otras experiencias que son mucho más agresivas y que sí alteran la unidad de lo que se considera el valor del cuerpo. “Podría citar al movimiento denominado accionismo vienés de los años 60 donde uno de sus integrantes llegó a situaciones extremas como el suicido o el caso del artista japonés Zhu Yu, en cuyo trabajo consume carne humana. El asunto es una experiencia antropológica, ética y social de lo que significa la antropofagia en otro contexto. Esas tal vez sean experiencias sensitivas, incluso estéticas, pero artísticas no”. Entre tanto Von Hagens, continúa empecinado en su propósito didáctico, el de “hacernos conscientes de la fragilidad y belleza de nuestro cuerpo”. Genio y figuraEl 10 de enero de 1945, nació en Poznan, actual Polonia, el artista y científico alemán Gunter Von Hagens. A los 17 años perteneció al Partido Comunista, movimiento del cual pronto se desilusionó y terminó arrestado en las protestas de 1968, en la entonces República Democrática Alemana. Luego se refugió en Alemania Federal, donde continuó sus estudios médicos. En 1977 mientras laboraba en el Instituto de Anatomía y Biología de Heildelberg, inició sus experimentos para crear el proceso de Plastinación, estudios que concluyeron en 1990 cuando logró plastinar el primer cuerpo. En 1993 créo el instituto de Plastinación de Heidelberg y en 1980 ya había fundado la empresa Biodur, para la creación y distribución de aparatos para la plastinación.Este hombre de mediana estatura, que viste informal, de actitud rigurosa y aspecto algo demacrado es un trabajador incansable. Le gusta presentarse siempre ante los medios luciendo un sombrero y no tiene reparos en posar junto a sus ‘obras’, para defenderla sus detractores.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad