Los caleños están convirtiendo los canales de la ciudad en verdaderas cloacas

Febrero 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Camilo Osorio Sánchez

Tras el fuerte aguacero que el pasado lunes inundó cinco barrios en el nororiente de Cali, se demostró la crítica situación que padece el sistema de canales de aguas lluvias de la ciudad. Se trata de 87 kilómetros de redes, cuyas ramificaciones principales son los canales oriental, sur y norte .

Tras el fuerte aguacero que el pasado lunes inundó cinco barrios en el nororiente de Cali, se demostró la crítica situación que padece el sistema de canales de aguas lluvias de la ciudad. Se trata de 87 kilómetros de redes, cuyas ramificaciones principales son los canales oriental, sur y norte . La estación de bombeo Paso del Comercio, receptora del agua que viaja por el canal oriental, colapsó por la acumulación de 30 poltronas, 20 colchones, 10 cocos neveras, llantas, estufas y miles de bolsas de basura que fueron arrastradas por el aguacero.El jefe de operaciones de bombeo de Emcali, Luis Alfredo Gómez, dijo que la contaminación de los canales se ha incrementado de manera preocupante, lo que los convierte en las cloacas de Cali.“El lunes pasado sacamos aproximadamente 100 toneladas de basura. Y a pesar de que limpiamos el sistema, sigue llegando más”, dijo el ingeniero, quien añadió que a diario viajan cerca de 400 toneladas de basuras y escombros por estos canales. Trabajadores de la estación de bombeo aseguraron que es frecuente encontrar allí fetos humanos, caballos, perros y burros muertos; escombros de construcción y mesas de noche. Incluso, afirmaron que una semana llegó un cadáver desmembrado: primero la cabeza, luego el tronco y al final las piernas. “Han llegado cuerpos envueltos en plástico sobre los que vuelan gallinazos”, dijo uno de los trabajadores.El pasado lunes, Luz García, del barrio Gaitán y vecina del canal oriental, permaneció despierta de 3:00 a.m. a 8:00 a.m. sacando agua de su casa. “No entiendo por qué los vecinos botan cosas al caño si el carro recolector pasa tres veces a la semana”, afirmó. Sin embargo, el canal oriental no es el único afectado. El problema parece ser peor en el canal sur, que pasa por la galería de Santa Elena, donde se tiran grandes cantidades de alimentos descompuestos, bolsas de basura y hasta partes de animales muertos. Este canal no tiene sistema de bombeo ni rejillas de separación de residuos, porque está al nivel del río Cauca y cae en su cauce por descarga de gravedad.Es decir, todo lo que cae al canal desemboca directamente en las aguas del Cauca. “Es preocupante porque este canal recibe las aguas de los ríos Lili, Meléndez y Cañaveralejo”, dijo Ángela Chala Arango, profesional en administración del medio ambiente y los recursos naturales.Entre tanto, en el canal norte, paralelo al río Cali, los problemas están marcados por la contaminación ocasionada por las invasiones de la parte alta del Aguacatal. Los sedimentos y residuos sólidos que caen a este terminan en la estación de bombeo de los bomberos de Floralia. La extrema contaminación de los canales no sólo resulta riesgosa por las inundaciones que provoca, sino que es costosa. Según voceros de Emcali, el tratamiento de la contaminación del sistema pluvial cuesta alrededor de $6.000 millones al año.De acuerdo con el especialista de la Universidad del Valle, Alberto Galvis, “mitigar los efectos del problema implica un trabajo interinstitucional que vincule a todas las fuentes responsables en educación y cultura ciudadana”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad