"Los caleños debemos volver a amar los ríos": director de la asociación Siete Ríos

"Los caleños debemos volver a amar los ríos": director de la Asociación Siete Ríos

Febrero 22, 2018 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País 
Juan Guillermo Velásquez, director científico de la Asociación Siete Ríos.

Juan Guillermo Velásquez, director científico de la Asociación Siete Ríos.

Especial para El País

La deforestación, la minería, el vertimiento de aguas servidas y hasta el mismo desconocimiento de la gente de la riqueza de los ríos están deteriorando cada vez más la calidad del agua de los afluentes que atraviesan a Cali.

De acuerdo con Juan Guillermo Velásquez, biólogo y director científico de la Asociación Siete Ríos, estos fenómenos están siendo contrarrestados a través de estrategias conjuntas entre algunos miembros de la comunidad y el Estado, pero deben ser complementados para tener un mayor impacto. Por esta razón, advierte, en mayo de este año se realizará el Siete Ríos Fest, un proyecto con el que se busca crear conciencia sobre la importancia de cuidar el agua y que apunta a mejorar la calidad de los siete afluentes de la ciudad en la misma cantidad de años.

Lea también: ¿Cuántos ríos tiene Cali?, descúbralo en esta infografía

¿Qué es el Siete Ríos Fest?

Es una iniciativa de un grupo de personas que nos dimos cuenta que los ríos de Cali necesitaban ser reconocidos. La gente que ha llegado a la ciudad y los caleños poco conocen que tenemos siete ríos y si los reconocen, no los han vuelto a mirar como debe ser. Este es un proceso a siete años, porque cada año vamos a intervenir un afluente y en el 2018 el turno es para el río Cali. El Siete Ríos Fest ocurrirá el 17, 18 y 19 de mayo del 2018, pero desde ya estamos trabajando con los colegios, universidades y comunidad para hacer de ese festival un momento para mostrar qué estamos haciendo por los ríos y hacer reflexionar a la gente sobre qué puede hacer para protegerlos.

¿Cuál es el aporte de la academia a este evento?

Los colegios de Cali van a participar mostrando qué están haciendo por los ríos, porque los estudiantes ya tienen diagnosticados los problemas y por eso han empezado a hacer propuestas de solución y educación para atender las necesidades de los ríos. Las universidades también participarán en un concurso para solucionar los impactos de cada río; para promover eso tenemos la idea de conseguir $1000 millones con el Municipio y la comunidad, para que haya una veeduría del proceso.

Tenemos que hacer algo que mueva a toda la ciudad y convierta a la gente en defensora de los ríos y que sea consciente que esa belleza natural que tenemos puede seguir siendo buena a medida que los afluentes atraviesan la ciudad. Tenemos siete ríos que nos atraviesan y mucha gente ni siquiera sabe sus nombres; ese desconocimiento hace que la gente crea que los ríos son caños y que allí se pueden tirar basuras. Esto tiene que cambiar, los caleños debemos volver a amar los ríos.

¿Quiénes van a ser los ponentes del festival? ¿Cuáles son las experiencias a contar?

Vamos a tener académicos importantes como Pierre Julien, que es la persona que más sabe sobre hidrología y dinámica de los ríos, ha asesorado a la Alcaldía de Seúl para que destapara un río que tenían cubierto con concreto, lo que convirtió ese cauce en el eje central del buen clima y la calidad de vida que tiene la ciudad, él también nos ayudará a precisar si las avalanchas de Corinto o Mocoa se pueden registrar en Cali, si seguimos destruyendo cuencas. También viene Amy Camacho, que es la líder del Africam Safari de Puebla, en México; ella ha trabajado con la Alcaldía de esa ciudad para recuperar el río Atoyac, que estaba contaminado por completo y, luego de la intervención, se convirtió en un espacio educativo y un ejemplo para lo que podemos hacen en el río Cali. También confirmó asistencia Robert Oates, el hombre que descontaminó el río Támesis, en Londres. La idea con la exposición de estos casos exitosos de ríos que se han mejorado en el mundo nos ayuden a encontrar la manera de sumar aportes a las diferentes iniciativas que hay en la ciudad para recuperar los siete ríos que nos hacen tan diferentes a cualquier ciudad del país.

¿Cómo pretenden recuperar los siete ríos de Cali en siete años?

Esa es una meta que nos hemos propuesto pero, como en todo proceso, tomará tiempo para ir evaluando hasta dónde se llega. Mucho de esto pasa por el cambio de actitud del caleño hacia los ríos, de buscar la manera de tratar bien los ríos y el agua para que no siga pasando lo que ocurre en la actualidad en la ciudad: que nos inundamos o nos quedamos sin agua.

Ustedes van a centrarse este año en el río Cali. ¿Qué hay que hacer para recuperar este afluente?

Muchas cosas. Con las evaluaciones de calidad del agua del río hemos encontrado que el río está más o menos bien hasta el sitio donde se encuentra con el río Aguacatal, en Entre Ríos; en ese punto se comienza a dañar porque hay muchos asentamientos de casas que no han sido bien planificados y en los recorridos nos damos cuenta que las aguas que usan en las casas van directo al río, sin ningún tratamiento. Lo mismo sucede porque la gente que vive en estas zonas de asentamientos no tiene un buen servicio de recolección de basuras y muchos de estos residuos van a parar al río; eso es algo por hacer y mejorar. Hay conexiones erradas en otras partes de la ciudad que contaminan las que deberían ser aguas lluvias y las convierten en agua residual. A esto se suman problemas como la deforestación y explotación minera.

Usted dice que la calidad de agua del río Cali es buena hasta Entre Ríos, pero a su paso por la ciudad, ¿cómo está?

En la década de los 80, época en la que a José Pardo Llada lo nombraron Alcalde del Río, se construyeron unos colectores marginales y eso mejoró la calidad del agua porque todo lo que iba a parar de varios barrios directamente al río, se fue a los colectores para ser tratado en la Ptar. Ahora han llegado más habitantes en otras zonas y esos desarrollos no están conectados a esos colectores, por lo que necesitamos evitar que las aguas servidas lleguen al río o, si van a llegar, que estén tratadas en el punto donde se produce la contaminación.

Las autoridades han dicho que el agua que se consume en Cali es de buena calidad, pero ¿usted cómo la percibe?

¿Usted tomaría agua del inodoro? No, ¿cierto? Los caleños tomamos agua del inodoro, porque la bocatoma de los dos acueductos que más captan agua están 2,5 kilómetros más abajo de donde echamos el agua contaminada que sale del Canal CVC Sur. Ese canal saca las aguas servidas, las que han sido usadas en los hogares del sur y oriente de la ciudad y van a parar, sin ningún tratamiento, al río Cauca; después de eso es que tomamos el agua. El río limpia una parte, pero no todo y por eso es tan costoso limpiar las aguas. Sí tomamos agua de buena calidad, pero se necesita mucho más dinero, esfuerzo y químicos para tratar esas aguas en las plantas de Puerto Mallarino y Río Cauca.

¿Actualmente qué se está haciendo por recuperar los ríos de Cali?

Hay muy buenas cosas. Hay grupos de gente que están trabajando en el río Pance con la universidad Icesi y la comunidad para declarar esa zona como un sector de interés ecológico municipal. Lo mismo ya se logró por entidades oficiales y ONG’s para el río Meléndez. También hay un trabajo muy bonito y articulado con las personas que están trabajando en la zona alta del río Cali, en Felidia y La Leonera; esto en un tiempo no muy lejano nos llevará al servicio de pagos ambientales, porque hay personas que conservan los bosques y los servicios ambientales. Por ejemplo, la gente de la Comuna 1 quiere que le reconozcan el espacio que tienen al lado de su comunidad, donde el río Cali todavía está hermoso; eso está a diez minutos del centro de Cali y la gente no conoce ese espacio que es más bonito que Pance. La gente no reconoce este espacio como un lugar en el que hay conciencia ambiental y que se puede extender para su disfrute en el centro del río. Los ciudadanos de Cali no conocen esto y no saben cómo participar.

¿Y cómo ve las acciones de las autoridades para mitigar el impacto en los ríos?

Se está actuando, pero este es un problema cuyas soluciones no son a corto plazo, que no lo puede resolver una administración y por eso se debe tener una mirada macro y una política a largo plazo. Necesitamos que este sea un propósito construido por la gente de la ciudad y que trascienda intereses políticos o gobiernos.

“Tenemos siete ríos que nos atraviesan y mucha gente ni siquiera sabe sus nombres; ese desconocimiento hace que la gente crea que los ríos son caños y que allí se pueden tirar basuras”.

Para conocer más sobre la programación, conferencistas y actividades del Siete Ríos Fest puede ingresar a la página web del evento: www.7rios-fest.com.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad