Los caleños contaron lo que los hace felices en la jornada ‘Happy Post Project’

Diciembre 14, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Los caleños contaron lo que los hace felices en la jornada ‘Happy Post Project’

En la Plazoleta de San Francisco, en el centro de Cali, se concentró uno de los cuatro puntos donde los caleños pudieron expresar lo que los hace felices.

Cali fue la primera ciudad de Colombia que participó de esta campaña que, en menos de un año de creada, ha recorrido 21 ciudades del mundo, entre ellas Tokio y Dubai.

Hay cosas que a sus 82 años lo hacen feliz. Para Carlos Jiménez, un abuelo caleño que vive en el barrio República de Israel, al oriente de la ciudad, la salud, la vida y hasta visitar un amoblado le generan alegría.Estos y los motivos de felicidad de cientos de habitantes de Cali fueron plasmados este martes en papeles adhesivos de colores para responder a la campaña ‘¿Qué hace feliz a la Sucursal del Cielo?, convocada por la Defensoría de Cali en el marco de la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos.Se trata de una iniciativa liderada por ‘The Happy Post Proyect’. Un experimento social que recorre todo el mundo con el fin de recolectar los motivos de la felicidad de la gente para estudiarlos y contribuir a la construcción de políticas públicas mejores para los habitantes del planeta.Cali fue la primera ciudad de Colombia en la que sus ciudadanos participaron de manera masiva en esta jornada que, en menos de un año de creada la campaña, ha recorrido 21 ciudades del mundo, entre ellas Tokio y Dubai.Desde las 8:00 a.m de ayer y hasta las 12:00 del mediodía, en cuatro puntos de la ciudad fueron muchas las razones presentadas por los caleños para vivir felices. Fabio Gil, por ejemplo, encuentra su felicidad en ver crecer a sus dos hijos de 7 y 9 años. “¡Es que salen con unas cosas! Como cuando preguntan cómo nacieron. Ya no se les puede decir lo de la semillita porque saben que el papá y la mamá hicieron el amor”, explicó.La felicidad para otros está en lo divino. “Creer en Dios. Él todo lo puede y nos da bendiciones todos los días”, dijo Amparo Echavarría, antes de poner su papel sobre un tablero dispuesto en la Plaza de Caicedo.Otros mensajes lo resumen todo: “amor”, “salud”, “empleo digno”, “comer”, “dormir”, “cocinar”, “ayudar al prójimo”, incluso “hacer el amor”, son algunas de las palabras con las que los caleños resumieron su felicidad.Según Mario Chamorro, fundador de The Happy Post Proyect “como en todas las ciudades que hemos visitado en el mundo, vemos que el caleño es desapegado de las cosas materiales y encuentra la felicidad en su corazón y los sentimientos bonitos que lo rodean.”Una muestra de ello fue lo que opinaron cerca de 350 niños del Distrito de Aguablanca, quienes participaron de la convocatoria en la Ciudadela Educativa Nuevo Latir.A Astrid Valencia, de 15 años y habitante del barrio El Poblado, la hace feliz bailar. A Bryan Rengifo, de 14 y residente en el barrio La Casona, jugar fútbol le causa alegría. Tocar guitarra es para Édgar Gutiérrez, un niño de 13 años, su mayor felicidad. Sus sentimientos escritos en papeles formaron soles, corazones, caras felices y nubes en la pared del coliseo del colegio. La naturaleza, la familia, los amigos, el agua y la televisión también ponen contentos a estos niños, habitantes de uno de los sectores más deprimidos de la ciudad. No faltaron los deseos de quienes aún creen no haber encontrado la felicidad. “Ganarse la lotería”, “un aumento de sueldo”, “un marido”, hacen parte de la lista.Los pensamientos de los caleños serán analizados a la Universidad de Maine, en Estados Unidos y entregados al próximo alcalde.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad